«En estos años el PSOE ha envejecido, quiero que vuelva a ser el partido de los jóvenes»

Adrián Barbón, candidato a la secretaría general del PSOE asturiano: «Si soy secretario general haré una dirección plural y colectiva, pero no habrá pactos de despacho para repartirse cargos; que nadie me busque en eso»

ANDRÉS SUÁREZ POLA DE LAVIANA.

Es difícil avanzar muchos metros junto a Adrián Barbón por las calles de Pola de Laviana sin que tenga que detenerse para atender el saludo o la reivindicación de algún vecino. El alcalde compatibiliza la gestión diaria del ayuntamiento con la competición por el liderazgo del PSOE que culmina el próximo día 17 con las primarias. Barbón sostiene que su candidatura es la garantía de que el cambio iniciado en el partido con el triunfo de Pedro Sánchez en Madrid tenga continuidad en Asturias

-¿Siente la presión del favorito? Eso al menos dicen los avales.

-No. Lo que siento es mucha ilusión. Cuando ves a tanta gente remando en una misma dirección, diciendo que ya era hora, eso te empuja. Presión, ninguna. Ilusión, toda.

-Basa su mensaje en el cambio. ¿Qué cambio necesita el PSOE asturiano?

-Un cambio que acerque al PSOE asturiano a lo que acaba de nacer en el congreso federal. El cambio es aplicar en Asturias lo que se decidió allí y que Asturias no se convierta en una isla en el nuevo PSOE que se está construyendo. Un cambio radical en personas, en proyecto político y en modelo de partido. La sociedad nos dice que o cambiamos o nos cambian, así que tenemos que cambiar.

-¿Piensa que el PSOE se ha desconectado de la realidad asturiana?

-El proyecto actual ha culminado su tiempo. Esta dirección lleva 17 años, dio mucha estabilidad a la federación, solventó muchos problemas. Pero el paso atrás de Javier Fernández, generoso, permite que el partido se replantee y haga un nuevo inicio. Esta es una sociedad muy distinta a la de 2000, con actores políticos y reivindicaciones sociales diferentes. Tenemos que dar respuesta a esas nuevas realidades. Tenemos que conseguir que la Federación Socialista Asturiana, que en estos 17 años ha envejecido, vuelva a conectar con los jóvenes. Mi aspiración es que la FSA sea el partido de los jóvenes.

EL NUEVO PSOE, SEGÚN ADRIÁN BARBÓN

1
Militancia. «Somos la candidatura que considera a la militancia su columna vertebral. No somos un partido de cuadros sino de militantes».
2
Estatutos.
«Modificaremos los estatutos para que quede claro que los militantes tienen las competencias sobre los pactos de gobierno».
3
Participación. «Fomentaremos una mayor participación, ampliando la presencia en congresos, en comités autonómicos...»
4
Renovación. «Hay que renovar las candidaturas en los procesos que están por venir para adaptarlas en cada momento a lo que demanda la sociedad».
5
Retos de futuro. «Debemos construir un nuevo proyecto pensando en las elecciones de 2019 y más allá en el que la federación juegue un papel clave como interlocutor entre la sociedad y el Gobierno»

-¿Qué lectura hace de los 17 años de Fernández al frente?

-Ha dado estabilidad, supo afrontar los problemas... Como todo en la vida, tiene luces y sombras.

-¿Más luces o más sombras?

-Más luces, por supuesto.

-Pero en esta última etapa hubo muchas diferencias entre ustedes.

-En la parte final, y no me refiero a Javier sino a la dirección, porque las direcciones son colectivas, creo que no se supo interpretar el signo de los tiempos. Lo que sucedió aquel 1 de octubre fue un gravísimo error que no se puede repetir. Se fue a un proceso que desembocó en la abstención a la investidura de Rajoy, algo muy alejado de lo que pedían nuestros militantes y votantes. Ahí hubo una diferencia clara con la dirección de la FSA, que avaló esa posición. Yo me posicioné en contra. Todo desembocó en unas primarias en las que la dirección de la FSA se posicionó a favor de Susana Díaz y yo, junto a mucha otra gente, optamos por Pedro Sánchez. Esas fueron las diferencias.

-Dicen sus detractores que si el cambio en el PSOE asturiano es un partido tutelado por el SOMA, mal futuro les espera.

-Ese es un argumento de la derecha, y que haya compañeros socialistas que utilicen un argumento de la derecha para desprestigiar a los sindicatos me parece triste. Si soy secretario general seguiré la línea del congreso federal, que habla de una alianza estratégica con las organizaciones sindicales para luchar por los derechos de los trabajadores y combatir una reforma laboral injusta. Entiendo que quienes me critican prefieren otro tipo de alianzas. Yo prefiero pactar con las organizaciones sindicales que no con la derecha.

-Se presenta usted como candidato de las bases frente a José María Pérez, a quien identifica como la opción del aparato. ¿Pero acaso no es también usted aparato, puesto que es alcalde de Laviana, ha ido en las listas al Congreso, ha estado en el comité federal...?

-Hagamos un repaso. ¿Ha escuchado usted a un diputado autonómico decir que me apoya? ¿A un consejero? ¿A un director general?

-Podría citarle algún nombre. Pocos, es cierto.

-Una parte muy menor. El presidente del partido, que lo ha dicho públicamente. Y tres o cuatro más. ¿Ha escuchado a una mayoría de secretarios generales municipales apoyarme? No. Está claro dónde está el aparato.

-¿Y Ferraz?

-Aquí estamos en un congreso autonómico. Cuando decimos que la nuestra es la candidatura de la militancia no lo decimos por tener más avales, sino por la forma en que nació. Lo hizo de la reflexión colectiva de más de mil compañeros, no nació de un despacho.

Tres primeras medidas

-Dígame qué tres decisiones tomará, si gana, el primer día que llegue al despacho.

-La primera, mantener la oferta de diálogo que se ha hecho a las fuerzas de la izquierda. Me ratifico en ella y creo que hay una vía que a nivel nacional ha abierto Pedro Sánchez que yo puedo liderar como nadie en Asturias. La desunión de la izquierda es la victoria de la derecha. En segundo lugar, el refuerzo al municipalismo, por eso he prometido crear un consejo de alcaldes y portavoces en la oposición, que son la columna vertebral del partido. Y tercero, comenzar a trabajar de cara a las elecciones de 2019. Eso pasa por reconectar el partido con la sociedad, y yo me voy a patear Asturias; tengo el compromiso de visitar al menos dos veces cada agrupación en los cuatro años del mandato. Quiero que los asturianos vean que el PSOE se preocupa por ellos y que habla de lo que les interesa: de la precariedad, de la vivienda...

-Sobre el acuerdo de la izquierda. Dice Podemos que las primarias del PSOE le dan igual y que no se fía de usted ni de su adversario, José María Pérez.

-Estoy convencido de que es un posicionamiento táctico. Y de que si gana el cambio en Asturias y nos sumamos al cambio de Pedro Sánchez, hay muchas posibilidades de abrir una vía de diálogo con Podemos e IU. Por mí no va a quedar.

-Visto lo sucedido en estos meses, ¿se corre el riesgo de acabar en una bronca diaria entre una FSA dirigida por usted y el Gobierno de Javier Fernández?

-El presidente dijo hace poco que no tenía ninguna duda de que se iba a sentir a gusto con cualquiera de los dos candidatos. Punto. La FSA apoyará la acción de gobierno para que en estos dos años culminemos el cumplimiento de nuestro programa. El partido, en permanente contacto con la sociedad, trasladará al Gobierno la problemática que detecte. Una FSA fuerte permitirá reforzar la conexión del Gobierno con la sociedad. Estoy convencido de que el resultado de estos dos años será bueno. Y habrá que comenzar a preparar las elecciones de 2019.

-Que están prácticamente a la vuelta de la esquina.

-Hay que reordenar el partido, fortalecer su estructura en el territorio, conectar con la sociedad... Hay que robustecer el partido porque en este tiempo se ha debilitado.

-¿Como consecuencia de qué?

-De que Javier se ha tenido que centrar en la acción de gobierno desde que asumió el cargo en 2012. Y se debilitó más en 2014 con la marcha de Adriana Lastra. Fortalecer la organización también le vendrá bien al Gobierno.

-¿La militancia tendrá una mayor participación?

-Sí, y nosotros somos la garantía de que así será. Decidirá sobre el cese del secretario general, sobre los pactos de gobierno... Son cosas que se aprobaron a nivel federal pero que debemos incorporar a nuestros estatutos en Asturias. Una participación real. No me sirve de nada que se diga que se va a fomentar el debate pero luego no se deje votar.

-Su rival dice que eso son habladurías, que todo lo que plantea ya se aprobó en el congreso federal.

-Se aprobó, pero hay que trasladarlo a nuestros estatutos.

-En Madrid también se aprobó la idea de la plurinacionalidad pero nadie parece tener claro de qué estamos hablando.

-Queda clarísimo en la resolución del congreso. Se están entremezclando conceptos. Una cosa es la cuestión sentimental, el sentimiento identitario de las personas, que es lo que dice la resolución, y otra es la cuestión jurídica. Y se dice claramente que hay un único estado, que ese estado va a ser federal y que se garantiza la soberanía nacional en el conjunto del pueblo español. Me parece que queda claro.

Más noticias

El adversario

-¿Qué piensa de su adversario, de José María Pérez?

-Siento un profundo respeto por los compañeros que toman otra opción y ahora quien tiene que decidir son los militantes. Lo que no se puede esconder es el pasado reciente, las posiciones políticas que hemos tomado cada uno. Vamos a elegir secretario general y nuestro comportamiento como tal será más o menos creíble de acuerdo a nuestro comportamiento en el pasado reciente.

-¿Lo dice por el apoyo de Pérez a Susana Díaz?

-No, lo digo por el mío a Pedro Sánchez. Yo no oculto que apoyé a Sánchez, que defendí el 'no' a Rajoy, que dije que el debate sobre la abstención y el 'no' había que someterlo a la militancia... No enjuicio a la otra candidatura, tiene mi respeto, pero no escondo que mantengo con esos compañeros diferencias profundas sobre por dónde debe ir la FSA del futuro.

-Si gana, ¿habrá integración o dirección monolítica?

-Será una dirección plural.

- Eso no responde a la pregunta.

-Sí, será una dirección plural en todos los sentidos: desde el punto de vista de posiciones, territorial, intergeneracional... Una dirección muy colectiva. Pero si cuando algunos hablan de integración quieren decir que el congreso debe finalizar en un despacho, con dos personas sentadas repartiéndose cargos, ya le digo que no.

-Vamos, que no ofrecerá a Pérez entrar en su ejecutiva si gana.

-No estoy en ese proceso, estoy en construir el proyecto del cambio porque no quiero que el cambio frene en Pajares. Ahora no estoy construyendo la ejecutiva. Es más, creo que una ejecutiva no se construye pensando en una persona y metiéndola como sea. Se trata de definir los perfiles que debe tener una dirección, las áreas, y luego encajar a las mejores personas que tengamos. Repito, habrá pluralidad, pero no me gustan los pactos de despacho, que nadie me busque en eso. Si gano, la mía será una ejecutiva plural, como es mi candidatura, en la que no solo está la gente que apoyó a Pedro Sánchez, que están todos, sino también gente que estuvo con Susana y con Patxi y ahora están aquí.

Fotos

Vídeos