«No apoyamos la oficialidad porque no queremos que pase en Asturias lo de Cataluña»

Luis Venta Cueli, en la escalinata de entrada a la Junta General del Principado. /  MARIO ROJAS
Luis Venta Cueli, en la escalinata de entrada a la Junta General del Principado. / MARIO ROJAS

«Que en Gijón está Foro gobernando con Podemos es una obviedad. Nosotros tenemos claro cuál es nuestro enemigo político»

DANIEL FERNÁNDEZ OVIEDO.

El fútbol es una de sus grandes pasiones, después de la política, claro está. Y además, siempre que puede le gusta hablar de fútbol. Luis Venta Cueli, diputado regional y secretario general del Partido Popular de Asturias, tiene un sabor agridulce en estos momentos: dulce porque su Oviedo se encuentra en un buen momento, y agrio porque su Lealtad -equipo en el que llegó a jugar- sigue en puestos de descenso en Segunda B. Y así, hablando de fútbol, recibe en su despacho en la Junta General a EL COMERCIO, donde analiza la situación política de Asturias, del país, de su partido y del resto de formaciones.

-Tengo que darle la enhorabuena.

-¿Por qué?

-Bueno, su Oviedo está de dulce...

-(Risas). Pues sí. Tengo dos equipos. El Lealtad, donde jugué, y el Oviedo. Y ojalá el Oviedo siga en la línea que está. Confío que así sea, pero es muy difícil.

-Y en una semana, el derbi.

-Debo ser honesto conmigo y he de decir que el Sporting es seguramente de los mejores equipos de Segunda y estará arriba, seguro. Pero qué importa el fútbol, habiendo otras cosas...

-Tiene razón. Como los presupuestos. O mejor dicho, los no presupuestos. ¿Por qué no apoyó el PP las cuentas que presentó el Gobierno?

-Hemos estado siempre dispuestos a negociar por Asturias y lo hemos hecho hasta que un gobierno y una FSA decidieron que era mejor tener a Asturias sin presupuestos que negociar con un partido que estaba dispuesto a remangarse por Asturias. Nos dijeron que no hacíamos falta, por lo tanto, está claro que querían prórroga presupuestaria a toda costa. Ellos se negaron a acuerdos y deben explicarlo.

-Ahora, con los presupuestos prorrogados, ¿continúan con la mano tendida para negociar partidas vía créditos extraordinarios?

-Nosotros seguimos dispuestos a negociar. Hay que ver qué créditos se proponen y qué aporta el Gobierno.

-¿La falta de sintonía entre el Gobierno regional y la nueva dirección de la FSA ha impedido un acuerdo?

-Gobierno y FSA son PSOE. Quien no tiene desde luego responsabilidad de que no haya presupuestos es el PP. Fuimos quienes llamamos a la puerta del Gobierno hasta el último día al ver que las guerras internas entre los socialistas y las guerras externas de socialistas y comunistas con Podemos no llegaban a buen término. El Gobierno y la FSA están jugando a que son dos, pero los asturianos no entienden de los problemas de dos, sino de los suyos.

-¿Quiere decir que en el PSOE se está jugando a buenos o malos?

-Eso parece. Pero no lo digo yo, lo dicen ellos en cada una de las opiniones. Lo tuvimos con las térmicas. Aquí defiende Javier Fernández, con buen criterio, el no al cierre de las térmicas, pero en Madrid su PSOE vota a favor del adelanto del cierre. Ellos transmiten constantemente que hay dos partidos.

-En varias ocasiones han pedido a Javier Fernández que dé un paso a un lado y deje la Presidencia. ¿Lo mantienen?

-Lo que Javier Fernández tiene que hacer es dar algún paso, porque no lo da ni para adelante ni para atrás. Y claro son demasiados años para tener a Asturias parada y demasiado tiempo para seguir teniendo a Asturias parada hasta 2019. Lo que está claro es que las políticas de Javier Fernández, que en el fondo son las de sus amigos socialistas, Adrián Barbón y todos los que forman la FSA, no son las del PP. Aquí no hay un nuevo PSOE, es más PSOE. Quieren vender como que son algo nuevo, pero siguen siendo los mismos.

-¿Será Mercedes Fernández, la presidenta de su partido, la candidata del PP en 2019?

-Yo creo que Mercedes Fernández será la próxima presidenta del Principado.

-Eso es un sí como una casa.

-Eso es que será la próxima presidenta de Asturias.

-¿Y en Oviedo? ¿La situación de Agustín Iglesias Caunedo -investigado en una pieza separada del 'caso Pokémon- le descarta como cabeza de lista de nuevo?

-Está en una situación bastante difícil, la verdad. No hay que esconder que la dirección nacional con un criterio razonable ha dicho que los candidatos deben ser los mejores y sin ningún tipo de procedimientos judiciales a sus espaldas. Y a partir de ahí, elegir los mejores candidatos.

-Esta pasada semana Caunedo se ofreció a encabezar de nuevo la candidatura.

-Los tiempos del partido no los marca ninguna junta local ni ninguna persona que se proponga como candidato. Esto es como el atletismo, cuando alguien se adelanta a la salida hay que volver atrás. Los tiempos del partido son los que son y los marca la dirección nacional. Sobre todo en las capitales de provincia.

-¿Está la diputada nacional Susana López Ares en las quinielas para liderar la lista de Oviedo?

-Ahora no hay puestos de salida. Hay muchas personas válidas para ser candidatos en Oviedo, Gijón o cualquier ciudad de Asturias. Que se hable de muchas personas lo que da a entender es que son personas muy válidas y seguramente muy comprometidas con esta ciudad y la región. Susana López Ares es un nombre que ha salido, como puede salir el de mucha gente. Pero no toca ahora mismo jugar a esas quinielas.

-Y en Gijón, ¿será Mariano Marín el candidato del PP?

-Mariano Marín ha hecho una labor excelente como presidente del partido y es una persona querida en Gijón. Pero insisto, decir que Marín será el candidato sería adelantarme, pero estamos muy orgullosos del trabajo que ha hecho en el PP, que es un partido más fuerte, cada vez con más afiliados y muy activo. Gijón necesita claramente un cambio, lo que no necesita es que se gobierne a cualquier precio, cediendo Foro, en este caso, claramente a políticas de Podemos.

-Y en Avilés se convoca un congreso que se prevé tenso, con dos candidatos: el diputado Pedro de Rueda, afín a la dirección regional, y el concejal Alfonso Araujo, del sector crítico.

-Pues si hablar de Oviedo o Gijón es prematuro, imagínese en el caso de Avilés. Lo que queremos es que acabe el proceso abierto eligiendo democráticamente a un presidente y que el que pierda asuma la derrota y el que gane sepa ganar. Pero todos deben tener claro que el enemigo a batir no somos los que formamos parte del PP, sino el socialismo más rancio que lleva gobernando en Avilés treinta años.

Pacto con Foro

-Lo que hace unos meses parecía cercano, ahora se aventura como muy lejano: un pacto electoral con Foro.

-Lo fue complicado para 2015, en las elecciones generales, y se llegó a un acuerdo. Yo no volvería a pasos dados. Para el PP el enemigo no son aquellos partidos que puedan estar ideológicamente cercanos, sino la izquierda, que en 2019 será la izquierda radical, Podemos e IU, junto al PSOE. Ahí no habrá disensiones: irán todos a una. Nosotros tenemos claro cuál es nuestro enemigo político y quiénes son los que pueden hacer daño a los asturianos.

-¿Quiere decir que Foro no tiene claro cuál es el enemigo?

-Solo puedo hablar por el PP. Y nuestra prioridad es que deje de gobernar el PSOE o que no haya un gobierno con Podemos en año y medio.

-No me regatee. Se lo pregunto de nuevo. ¿Foro no tiene claro quién es su enemigo político?

-¿No es verdad que Foro llega a pactos con el PSOE en muchos ayuntamientos de Asturias? ¿Y con Podemos o sus respectivas marcas, como Xixón Sí Puede? Que en Gijón está Foro gobernando con ellos es una obviedad, no lo digo yo. Nosotros tenemos claro que el enemigo político es el PSOE y sus acompañantes.

-¿Es Ciudadanos un partido de esos que usted llama 'ideológicamente cercanos'?

-Es un partido ambiguo, principalmente. Y dentro de esa ambigüedad se puede llegar a acuerdos. Pero es un partido que no se moja. En el Congreso, en los grandes temas o se ha abstenido o ha votado con el PSOE, como hemos visto con la cadena perpetua revisable. Lo fácil es ponerse de perfil en las cuestiones en las que ideológicamente hay que manifestarse.

-La cooficialidad del asturiano está en el debate político de la región. ¿Por qué se oponen a esta posibilidad?

-Porque creemos que no es lo que necesitan los asturianos, porque no es una prioridad para Asturias, porque desde la política no debemos complicar la vida a los ciudadanos, sino facilitarla, y porque esa oficialidad no la pide casi nadie. Por mucho que nos traten de vender que hay cooficialidades 'light', hay que ser conscientes de que no hay oficialidades a medias: las hay o no. Los ciudadanos deben tener claro que en 2019 habrá cooficialidad si gobierna la izquierda y no la habrá si lo hace el PP.

-El PP mantiene, sin embargo, una postura diferente en otras comunidades.

-Si hay alguna cosa debemos aprender en el día a día y en la política es ver los fallos y bondades de los demás. En este caso soy asturiano y no quiero que en Asturias pase lo que está pasando en Valencia, en Cataluña, País Vasco o Baleares. ¿Que el PP ha hecho en esos territorios de la cooficialidad su bandera? Pues ellos sabrán por qué.

-¿Y Galicia? ¿Por qué siempre que se habla de cooficialidades la dejan fuera de este debate?

-No, no, en absoluto. En Galicia está claro. Alberto Núñez Feijoó es el presidente por mayorías absolutas tres veces. Él ha llevado esa política de la cooficialidad, o mejor dicho, cuando llegó a la Presidencia el gallego ya era oficial, y nada que objetar. Nosotros tenemos que pensar en Asturias y no apoyaremos la cooficialidad y no seremos rehenes de lo que haga el PP en otras comunidades, solo nos faltaba, porque entonces no podríamos presentarnos con credibilidad ante los asturianos.

-Esta semana ha vuelto a estar de actualidad la presunta financiación irregular del PP, tras las comparencias en el caso de la 'Gürtel'.

-Cualquier atisbo de corrupción política, no solo la condeno, sino que la detesto. Y a partir de ahí, que la Justicia siga su curso. No me alegro de que haya supuestos corruptos ni en el PP, ni en otros partidos. Corrupción ha existido siempre y lamentablemente existirá porque forma parte de la condición humana. Como secretario general del Partido Popular de Asturias pido disculpas a los ciudadanos por lo que han hecho otros.

-La situación en Cataluña parece enrocarse cada vez más.

-El Gobierno ha reinstaurado la legalidad constitucional en Cataluña y habrá un antes y un después a la aplicación del 155. La legalidad se va a mantener aunque habrá episodios rocambolescos, porque es lo que buscan algunos actores en este proceso. Pero los separatistas, que creo que cada vez hay menos o están menos farrucos, no se van a atrever a pisotear otra vez las leyes de este país.

-Han criticado a Arrimadas por no presentarse a la investidura, como hizo Mariano Rajoy en 2015 tras ganar las elecciones.

-A Rajoy lo querían llevar al matadero sabiendo que era para perder. Y en este caso no se puede sorber y soplar a la vez. Ciudadanos quería una moción en septiembre para desbancar a los nacionalistas sin tener apoyos suficientes y ahora, que tienen más números a favor, no quieren presentarse a la investidura. Obedece a la ambigüedad a la que me refería anteriormente.

-El desafío independentista parece traer un acercamiento del Gobierno con el PSOE. ¿Será más fácil ahora lograr acuerdos, como por ejemplo el nuevo modelo de financiación autonómica?

-Lo que quiero es que no se perjudique a Asturias. Porque hay un gobierno socialista y una FSA que no pastan en los mismos lugares. El Gobierno del Principado tiene todo nuestro apoyo para buscar la mejor financiación para Asturias y exigimos que Javier Fernández no se pliegue a intereses de otros territorios que Pedro Sánchez quiera beneficiar. Le hemos dado este mensaje claro y que los defienda ante el Gobierno del PP y ante la dirección de su partido. Es bueno que haya entendimiento entre el principal partido de la oposición y del Gobierno. Nos da envidia, porque aquí el que no quiere hablar es Javier Fernández.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos