Asturias aprueba el techo de gasto más alto desde la crisis, de 3.939 millones

Dolores Carcedo y Guillermo Martínez, ayer, en su comparecencia tras el Consejo de Gobierno.
Dolores Carcedo y Guillermo Martínez, ayer, en su comparecencia tras el Consejo de Gobierno. / M. ROJAS

El margen de maniobra para 2018 crecerá en 146 millones; el PSOE quiere pactar los presupuestos con Podemos e IU y no contempla las rebajas fiscales que pide el PP

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

La recuperación de la economía comienza a sentirse con fuerza en las cuentas públicas. El Gobierno asturiano aprobó ayer el techo de gasto para 2018, antesala del impulso del proyecto de presupuestos, y lo hizo situando el margen de maniobra para el próximo ejercicio en 3.939 millones de euros, la cifra más alta desde que la crisis comenzó a arreciar con toda su fuerza. Supone un incremento de 146 millones sobre este año, un 3,8% más. La consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, mostró la voluntad del Ejecutivo de tratar de sacar adelante las cuentas con el apoyo de Podemos e IU y precisó, en respuesta al ofrecimiento del PP de reeditar el acuerdo vigente a cambio de más rebajas de impuestos, que el gabinete no está por la labor de seguir reduciendo la carga fiscal en el ámbito de la tributación directa.

La aprobación del techo de gasto anticipa que el de 2018 será el proyecto presupuestario más cuantioso de los últimos años, por encima de los 4.300 millones y probablemente cercano a los 4.400. Hay que tener en cuenta que a la cifra aprobada ayer de 3.939 millones hay que añadirle, por ejemplo, el coste de la amortización de la deuda. Serán, pues, unas cuentas expansivas, como ya apuntó este periódico hace unas semanas, lo que da cierto margen al Ejecutivo para tratar de cortejar el apoyo a las mismas de sus potenciales aliados de Podemos e IU.

La cifra aprobada ayer es la suma de los ingresos no financieros, que alcanzan los 3.827 millones, de los que 2.739 millones (el 72% del total) salen del modelo de financiación autonómica; del déficit disponible para 2018, que supone 94 millones; y de la aplicación de los ajustes de contabilidad nacional, que ascienden a 18 millones. Hay que remontarse muy atrás para encontrarse un techo de gasto tan elevado, después de años de austeridad y restricciones derivadas de la crisis.

«Cesiones y concesiones»

El techo de gasto abre ahora el camino hacia la elaboración y negociación de los presupuestos, un proceso que en su fase inicial el Ejecutivo de Javier Fernández quiere lanzar en la segunda quincena del mes con los primeros contactos con los grupos. El Gobierno, señaló ayer Carcedo, muestra voluntad de sentarse a hablar con todos los partidos, aunque el objetivo sigue siendo, pese a los fracasos de los dos últimos años, el acuerdo con Podemos e Izquierda Unida. Los socialistas «insistirán» en esa vía y precisan que todo el mundo «tendrá que hacer cesiones y concesiones» si se quiere llegar a buen puerto.

Claro que una cosa son las intenciones del Gobierno y otra, la receptividad del resto de grupos, especialmente de Podemos. Las cuentas de 2017 salieron adelante en un clima político muy influido por el escenario nacional, que facilitó el voto a favor del PP. Los populares han reeditado su oferta para 2018 pidiendo nuevas rebajas fiscales a sabiendas de que el Ejecutivo tiene muy poco margen para ello, a las puertas de un relevo al frente de la Federación Socialista Asturiana que probablemente tensará la relación con la derecha. Preguntada al respecto, la consejera de Hacienda señaló que el Ejecutivo no está por la labor de seguir rebajando impuestos directos -IRPF, Sucesiones o Patrimonio- en un momento en que, además, el conjunto de la estructura fiscal en España está pendiente de lo que se pueda acordar en la reforma de la financiación autonómica.

Fotos

Vídeos