Asturias cumple con holgura el objetivo de déficit y cierra 2017 en el 0,31% del PIB

Asturias cumple con holgura el objetivo de déficit y cierra 2017 en el 0,31% del PIBGráfico
Dolores Carcedo, en el pleno de la Junta General. / PABLO LORENZANA

Las autonomías se sitúan por primera vez por debajo del límite y compensan el desfase registrado por el Estado y la Seguridad Social

A. SUÁREZ / D. VALERA OVIEDO / MADRID.

Asturias hizo los deberes financieros en 2017 y cerró el ejercicio cumpliendo con holgura el objetivo de déficit establecido, que era del 0,6% del Producto Interior Bruto. Se quedó en el 0,31%, que en términos absolutos supone 71 millones de euros. Por primera vez desde el inicio de la crisis, el conjunto de las comunidades autónomas se ciñó al límite establecido por el Gobierno central, algo que sumado al habitual superávit de los ayuntamientos permitió compensar el desfase de la administración estatal y de la Seguridad Social y 'salvar' las cuentas del país.

Así pues, comunidades y ayuntamientos fueron claves para lograr que España alcanzase el objetivo pactado con Bruselas y cerrase el ejercicio con un déficit de 35.758 millones, equivalente al 3,07% de la riqueza nacional. Las autonomías debían quedarse por debajo del 0,6% del PIB y presentan un 0,32%. En el caso de las corporaciones, el superávit -el sexto consecutivo- fue del 0,59%. Datos favorables que ayer certificó el Ministerio de Hacienda que sirven para paliar el desvío tanto de la administración central -ocho décimas, nada más y nada menos- como de la Seguridad Social, que presenta números rojos por valor de 17.209 millones de euros.

El pasado curso supuso un punto de inflexión en la hoja de ruta de estabilidad para las comunidades. No tanto para el Principado, que salvo ejercicios puntuales mantiene una senda de cumplimiento que le ha permitido bajar del 0,49% de déficit de 2016 (105 millones) al 0,31% del último ejercicio (71 millones), como para el conjunto de la estructura autonómica, que por primera vez se ajusta a los topes exigidos después de años de excesos.

Seis territorios incumplen

Salvo seis territorios que siguen sin cuadrar sus números (Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana), el resto aprobaron el examen e incluso cuatro (Baleares, Canarias, Navarra y País Vasco) presentan superávit. Sin llegar al saldo positivo, el Principado, con Dolores Carcedo al frente de la gestión económica, está entre los que lucen un balance más saneado.

El Ministerio de Hacienda se atribuye parte del éxito autonómico. Achaca esa evolución positiva a los 6.567 millones más del sistema de financiación inyectados en las arcas regionales por la mejora de la economía. Lo que es un hecho es que desde 2011 las comunidades han reducido su déficit en tres puntos porcentuales y en 2018 están ya en diposición de acercarse al equilibrio presupuestario.

La Administración central, por su parte, acabó 2017 en el 1,86%, lo que supone incumplir sin matices el objetivo previsto del 1,1%. Sin embargo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, explicó que ese desfase sería dos décimas inferior si se descuentan unos ajustes correspondientes a la actualización de los conciertos económicos de País Vasco y Navarra que supusieron 1.248 y 336 millones, respectivamente.

Montoro presumió asimismo de que la administración estatal es la que ha realizado un mayor esfuerzo de consolidación fiscal, con un descenso que roza los cuatro puntos porcentuales desde 2011.

El desfase de la administración central se debe también a un comportamiento de los ingresos peor de lo previsto. La recaudación tributaria fue inferior en 2.862 millones a lo estimado en los presupuestos de 2017. Si Hacienda había previsto una mejora por esta vía del 7,8%, la realidad habla de un avance del 6,4%. El mayor desvío se produjo en el impuesto de Sociedades, el único que no ha recuperado los niveles anteriores a la crisis. Las aportaciones a través del IVA y el IRPF han mejorado, pero no tanto como se había previsto, de ahí el desequilibrio.

La Seguridad Social, mal

La Seguridad Social también incumplió el límite que tenía asignado, en su caso del 1,4%, aunque lo hizo por poco: un 1,48%. En cualquier caso, el ministro de Hacienda aseguró que se trata de una situación «seria y grave», aunque resaltó que «era peor en 2012». Montoro mostró su confianza en que el aumento de las cotizaciones, que el pasado ejercicio fue del 4,9%, contribuya a reducir ese agujero.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos