El Principado urge la variante de Pajares y rechaza el cierre «precipitado» de las térmicas

Obras en la variante de Pajares. /J. C. Román
Obras en la variante de Pajares. / J. C. Román

El Ejecutivo asturiano señala que la política energética y la financiación son «cuestiones de Estado» que van más allá de los criterios de cada ministro

Andrés Suárez
ANDRÉS SUÁREZGijón

El Gobierno asturiano fijó esta mañana algunas de sus prioridades con vistas a las políticas que vaya a desarrollar el nuevo Ejecutivo central que lidera Pedro Sánchez. El portavoz, Guillermo Martínez, urgió la conclusión de la variante de Pajares y dejó claro, como mensaje preventivo ante el perfil de la nueva ministra del ámbito medioambiental y energético, Teresa Ribera, que se opone a un cierre «precipitado» de las centrales térmicas.

Martínez quiso dar un voto de confianza al gabinete, hasta que empiece a trabajar y desarrollar sus políticas, pero sí dejó claros algunos puntos. Especialmente relevante fue su argumento respecto de la política energética y de la financiaciación autonómica, dos elementos clave para Asturias. En el primer caso está el temor a una agilización del cierre de las centrales térmicas. En el segundo, la posibilidad de que el origen andaluz de la ministra de Hacienda propicie un nuevo modelo favorable a su comunidad y dañino para Asturias. Ambas cuestiones, anotó el portavoz, son asuntos «de Estado» y por tanto responsabilidad de todo el Gobierno y no solo de un ministro en concreto.

Martínez citó la «sensibilidad» que siempre ha mostrado el PSOE hacia el sector del carbón y las comarcas mineras y se mostró convencido de que así seguirá siendo. Restó además trascendencia a la posibilidad de que en el gabinete no haya ministros asturianos y aseguró que la prioridad es que el Gobierno en su conjunto trabaje por los intereses de España y de Asturias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos