Barbón advierte a Podemos de que no excluirá a IU de un pacto presupuestario

Adrián Barbón y Marcelino Marcos, en primer término, al inicio de la reunión. / DANIEL MORA
Adrián Barbón y Marcelino Marcos, en primer término, al inicio de la reunión. / DANIEL MORA

El líder de la FSA insta a huir de «tacticismos», reclama un consenso de las tres fuerzas de la izquierda y cierra la puerta a un acuerdo con el PP

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

La pretensión de Podemos de dejar a Izquierda Unida en un segundo plano en la negociación de los presupuestos de 2018 se topó ayer con el rechazo frontal de la dirección de la Federación Socialista Asturiana. El secretario general, Adrián Barbón, defendió como opción ideal un acuerdo de las tres formaciones de la izquierda, reivindicó la «fuerza imparable» que supondría la suma de sus 28 diputados y apeló a huir de «tacticismos» que contaminen el diálogo. Las palabras de Barbón evidenciaron también su negativa al ofrecimiento de pacto por la derecha que el pasado domingo le lanzó el PP.

La propuesta de Podemos de un acuerdo a dos con el PSOE sobre los presupuestos, excluyendo a IU del foco y limitando su participación prácticamente a suscribir lo que previamente pudieran haber cerrado los socialistas y la formación morada, ha achicado notablemente los espacios de la negociación presupuestaria. Una maniobra que no gusta a Barbón, que reiteró que el consenso de la izquierda -«de las tres fuerzas de la izquierda», precisó con toda la intención- es la opción más solvente para sacar adelante las cuentas autonómicas y dar un primer paso en el desbloqueo de las múltiples iniciativas legislativas atascadas en la Junta General.

Alertó Barbón a los responsables de la formación morada del riesgo que asumen en caso de instalarse en una posición de bloqueo. Les advirtió de que en 2019 hay elecciones y que los ciudadanos pedirán entonces cuentas a sus representantes por la gestión de los cuatro años anteriores. Y les avisó de que de persistir el atasco y la desunión en la izquierda se estará «abriendo el camino a la derecha» hacia el Gobierno, un escenario que identificó como el peor de los posibles.

«Yo no quiero que la derecha gobierne Asturias», apostilló el líder de la FSA, para quien en el ámbito de «la pluralidad de la izquierda» hay «mucho espacio» para el acuerdo. El problema es que su tesis choca con el criterio de Podemos de que su formación no es de izquierdas sino «transversal», según sus propios dirigentes, que no quieren ver ni en pintura la fotografía de un acuerdo a tres bandas con PSOE e IU.

Lo que Barbón no parece contemplar en ningún caso -ya lo ha dicho en más de una ocasión- es mirar a la derecha en caso de que la vía de la izquierda se cierre. Ayer insistió una y otra vez en que su apuesta es el acuerdo con Podemos e IU y se esforzó por dejar claro que la derecha es una amenaza en toda regla. Lo hizo el día después de que el PP planteara un entendimiento a cuatro bandas del que también formaran parte Ciudadanos y Foro.

Más noticias

Fotos

Vídeos