Barbón y Pérez pugnan por el voto del cambio en unas primarias que arrancan con el debate

Adrián Barbón y José María Pérez conversan en la tradicional bonitada socialista de Tapia, el pasado mes de agosto. / PURIFICACIÓN CITOULA
Adrián Barbón y José María Pérez conversan en la tradicional bonitada socialista de Tapia, el pasado mes de agosto. / PURIFICACIÓN CITOULA

El cara a cara de hoy da la salida a una carrera en la que el lavianés quiere dar continuidad al triunfo de Pedro Sánchez y el gijonés tiene que ir a la ofensiva para recuperar terreno

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

La campaña de las primarias que decidirán la identidad del próximo secretario general de la Federación Socialista Asturiana, poniendo fin a los 17 años de mandato de Javier Fernández, arranca hoy con el único cara a cara previsto entre los dos candidatos. Adrián Barbón y José María Pérez se encontrarán en la sede regional del partido en Oviedo para discutir sobre sus planes de futuro para la organización, en una pugna por ver quién enarbola mejor y con más solvencia la bandera del cambio. El alcalde de Laviana, favorito si se atiende al dato de avales, busca navegar sobre la ola del triunfo de Pedro Sánchez en Madrid y sostiene que solo su victoria asegura que ese impulso llegue también al Principado. El portavoz municipal en Gijón, por su parte, no tiene otra alternativa que jugar a la ofensiva para recuperar terreno y se presenta como la persona capaz de afrontar la revolución que, a su juicio, necesita el PSOE para encarar el futuro inmediato.

El punto de partida de ambos es diferente y les lleva a encarar este proceso con estrategias distintas. El dato de los avales, el único que se puede tomar como referencia, sitúa a Barbón por delante. Superó los 3.100 apoyos, mientras que Pérez se quedó al borde de los 2.000. Eso permite al regidor lavianés contemporizar su posición, centrarse en el discurso propio, en defender que su candidatura es la única que permitirá trasladar a Asturias el cambio iniciado con la victoria de Pedro Sánchez en las primarias federales, y obviar el choque cuerpo a cuerpo con su competidor. El político gijonés, mientras, tiene que recuperar el terreno perdido, lo que le obliga a arriesgar. Su discurso compatibiliza el mensaje de la «revolución» que necesita el PSOE con el ataque directo a su rival. En sus mensajes, o en los de sus afines, se leen críticas al peso que tendría el SOMA en un partido dirigido por Barbón, a cuyo entorno ha acusado de «presiones» para obstaculizar la presentación de su candidatura.

La estrategia de ambos ha quedado clara en las entrevistas que este pasado fin de semana han concedido a EL COMERCIO. En ellas la palabra 'cambio' ha jugado un papel esencial. «Asturias no puede ser una isla en el cambio nacional que ha comenzado Pedro Sánchez», dijo Barbón, que sabe que el apoyo de Pérez a Susana Díaz es un flanco débil para su adversario. El Principado, objetó el gijonés, necesita cambios «radicales» y no «cosméticos» como los que, a su juicio, aplicaría el alcalde de Laviana.

A buen seguro que todos estos mensajes marcarán el debate que esta tarde, a las 18.30, protagonizarán Barbón y Pérez en Oviedo. Una batalla dialéctica dividida en tres bloques -economía, política social y modelo de partido- que marcará el inicio de una campaña que también tendrá un cierre simbólico, ya que el día 16 se celebra el tradicional acto de Funeres, previo a la votación del 17.

Las primarias mantienen en una situación de compás de espera la vida política asturiana. Todas las miradas están puestas en el resultado, teniendo en cuenta que con el inicio del curso político volverán a necesitarse pactos y acuerdos que sorteen el bloqueo que ha marcado la primera mitad de la legislatura, con la mirada puesta en ese hipotético entendimiento de la izquierda, de PSOE, Podemos e IU, que no ha llegado a cuajar.

Fotos

Vídeos