Barbón promete sentar a Fernández, Podemos e IU para alcanzar un acuerdo de la izquierda

Adrián Barbón recibe el aplauso de los presentes en la Casa del Pueblo de Gijón, entre ellos Adriana Lastra, de pie y en primera fila. / D. MORA

El candidato 'sanchista' a la FSA buscará también un acuerdo que permita recuperar la Alcaldía de Gijón y anuncia que irá de la mano de los sindicatos

ANA MORIYÓN GIJÓN.

Adrián Barbón confirmó ayer, ante medio millar de personas que dejaron pequeña la Casa del Pueblo de Gijón, su intención de presentarse a las primarias de la Secretaría General de la Federación Socialista de Asturias (FSA). Lo hizo con continuas apelaciones al reciente congreso federal que permitió a Pedro Sánchez recuperar la dirección del PSOE, y rodeado de los mismos con los que ha venido bregando desde Asturias para que esto fuera posible. Y alguno más. Barbón dijo estar orgulloso de la etiqueta de 'sanchista' con la que se le vincula y, de hecho, se presentó ante la militancia con el compromiso de implantar en la FSA esa ilusión y esos valores que, entiende, ha supuesto la vuelta de Pedro Sánchez a Ferraz. Dijo, incluso, representar «la opción del cambio de la FSA» frente a quien, apuntó en alusión al proyecto que representa el edil gijónés José María Pérez, «apuesta por la continuidad porque piensa que cambiando una cara, se soluciona todo».

Y para que no hubiera dudas de que debajo del brazo trae aires nuevos, el candidato realizó una serie de compromisos que prometió cumplir si el próximo mes de septiembre es elegido nuevo secretario general de los socialistas asturianos. Su primera decisión será, dijo, «junto con el presidente del Principado, Javier Fernández, pedir a Podemos e IU que nos sentemos a negociar ese acuerdo de la izquierda» que permita dar estabilidad al Gobierno de Asturias y, de forma paralela, llegar a un acuerdo para que «se saque a la derecha» del Ayuntamiento de Gijón.

Barbón hizo levantar al público en ese momento de su intervención, pero también en otros muchos. Los presentes aplaudieron con fuerza también cuando el regidor se comprometió, al igual que ha hecho Pedro Sánchez a nivel nacional, a «ir de la mano» de las organizaciones sindicales para recuperar los derechos de los trabajadores, para lo que se dirigió a los representantes sindicales presentes en la sala y, de forma explícita, al líder del SOMA, José Luis Alperi. Hubo, no podía ser de otra manera, un compromiso por su parte para llevar a cabo una transición energética en la que el carbón autóctono sea una fuente de reserva «importantísima» cuando falle la energía renovable.

Creará una secretaría para apoyar a los grupos en la oposición y a los de los concejos pequeños

Barbón también contó en su puesta de largo con la presencia de la vicesecretaria general del PSOE nacional, la diputada Adriana Lastra, con la que se fundió en un emotivo abrazo. También estaban la senadora María Luisa Carcedo; Gimena Llamedo, directora de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo, y Graciela Blanco, gerente del ERA; los exconsejeros Francisco Blanco y Faustino Blanco; y varios alcaldes, como el de Corvera, Iván Fernández, y Onís, José Manuel Abeledo, además de numerosos portavoces municipales, como María Fernández, de Langreo o Daniel Sánchez Bayón, de Lena. Y Pablo García, presidente de la FSA, a quien Barbón se refirió como «su dique, su refugio, cuando peor lo pasé en este proceso», en refencia a la dimisión de Pedro Sánchez y la constitución de la gestora. «Yo no os escondo para que no se os vea en la foto», espetó, queriendo marcar la diferencia con el acto celebrado un día antes para presentar la candidatura de José María Pérez, donde los diputados y consejeros que arropan su proyecto ocuparon un claro segundo plano.

El discurso del candidato, y el de los ocho militantes de base que le precedieron en el uso de la palabra, fue especialmente emotivo, con continuas referencias a los momentos difíciles que atravesó el partido en los últimos meses, pero también con numerosos guiños a la ilusión que les ha supuesto el regreso de Pedro Sánchez a Ferraz. En la presentación de la candidatura se utilizó, de hecho, una puesta en escena exacta a la que utilizaba Pedro Sánchez en su campaña, recibiendo al candidato a ritmo de 'Color esperanza' de Diego Torres, y cerrando el acto con 'La internacional'.

Autobuses

El candidato se comprometió ante medio millar de personas -se fletaron autobuses y buena parte del público se quedó en la calle- a implantar en Asturias el nuevo modelo de partido acordado a nivel federal para que, anotó, los pactos de Gobierno en esta región «los tenga que votar la militancia», y para que los secretarios generales de la FSA «solo los puedan cesar los afiliados». También prometió crear un consejo de alcaldes y portavoces municipales, una secretaría ejecutiva para ayudar a los grupos municipales que están en la oposición y otra para arropar a los de los pequeños municipios. También propuso crear una secretaría de formación y otra de memoria histórica y anunció que, de aquí a septiembre, su equipo demostrará que es tiempo de cambios en el seno del PSOE con un proceso electoral «mucho más participativo».

Eso sí, Barbón no despejó la duda de si acepta el reto lanzado por José María Pérez de discutir sus posicionamientos en debates públicos, si bien sí cogió el guante que le lanzó el candidato 'oficialista' sobre su apuesta por la bicefalia en el partido. «Me presentó para secretario general, no para otra cosa», quiso aclarar Barbón. Hoy, a las 12.30 horas, registrará en la sede de la FSA su candidatura y se espera que lo haga acompañado por numerosos militantes.

Más

Fotos

Vídeos