Barbón sitúa como prioridad poner fin a la sangría de militantes del PSOE asturiano

Adrián Barbón, ayer, en Canal 10.
Adrián Barbón, ayer, en Canal 10. / PURIFICACIÓN CITOULA

Garantiza pleno respaldo del partido al Gobierno de Javier Fernández e invita a la militancia a decidir entre el «continuismo» de Pérez o el cambio que representa su alternativa

A. SUÁREZ GIJÓN.

El progresivo descenso del número de afiliados a la Federación Socialista Asturiana inquieta a los candidatos a la secretaría general. Uno de ellos, Adrián Barbón, situó ayer como prioridad poner freno a esa sangría y avanzó que, en caso de victoria en las primarias, activará una estrategia para recuperar a los militantes que se han ido y para incorporar al partido a los jóvenes que ahora no ven al PSOE como una opción de su agrado. En los últimos cinco ejercicios la organización ha perdido una media de 260 afiliados al año, pasando de 9.600 a 8.300.

Barbón, que ayer estuvo en Canal 10 y participó en un acto en Gijón para presentar las 50 grandes medidas de su proyecto político, apuntó a la caída de afiliados como una de las pruebas del «debilitamiento» que ha sufrido el PSOE en los últimos años. La figura del militante, de hecho, está en el epicentro del discurso del alcalde de Laviana. «Este congreso será el de la activación de la militancia y la recuperación de su protagonismo como base de funcionamiento del partido», reza el documento que detalla los ejes de ese nuevo programa para el PSOE. Entre las medidas propuestas, la concesión a las bases de capacidad de decisión sobre los pactos de gobierno o una hipotética revocación del secretario general de la FSA.

Barbón remarcó que en la votación del domingo se decide entre «continuidad», la que a su juicio representa el otro candidato, José María Pérez, o «cambio», la traslación al Principado del proyecto federal que lidera Pedro Sánchez. Entre sus objetivos en caso de tomar las riendas del partido situó, ya en el corto plazo, el impulso al diálogo con Podemos e IU, con los presupuestos de 2018 en el punto de mira. Recalcó que rechaza otro pacto presupuestario con el PP que implique una rebaja de impuestos, tal y como pide Mercedes Fernández, que «pone en riesgo el estado de bienestar».

Barbón negó las insinuaciones de su competidor de que tenga previsto forzar cambios en el Gobierno si gana y señaló que eso es competencia del presidente. También criticó el «mensaje del miedo» que alerta de un excesivo peso del SOMA en el partido. «Nosotros no queremos esconder a los sindicatos, queremos trabajar con ellos para plantar cara a la derecha», aseveró.

Recelos hacia la oficialidad

Lo que no aparece en los postulados de Barbón, y tampoco en los de Pérez, es la oficialidad del asturiano que reclama un grupo de militantes socialistas. El programa del primero habla de «impulsar su uso en la administración» y «ampliar su promoción» en la enseñanza. El segundo dice estar a favor «de que se pueda utilizar la lengua, de los derechos individuales y de que se promueva su conocimiento y la difusión de nuestra cultura».

Fotos

Vídeos