«Mi relación con Javier Fernández será próxima y cordial, su Gobierno tendrá el firme apoyo de la FSA»

Adrián Barbón, ayer, en Oviedo, momentos antes de su entrevista con EL COMERCIO. / ÁLEX PIÑA
Adrián Barbón - Secretario general electo de la Federación Socialista Asturiana

«Mi ejecutiva será plural, participativa e integradora, pero no habrá cuotas ni pactos de despacho»

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

El teléfono de Adrián Barbón suena de forma incesante antes, durante y después de la entrevista que concede a EL COMERCIO el día después de su aplastante victoria en las primarias. Conciliador, el secretario general electo garantiza apoyo al Gobierno de Javier Fernández, promete impulsar de inmediato el diálogo con Podemos e Izquierda Unida y dice que su ejecutiva será «plural e integradora», pero que no responderá a cuotas ni a pactos bajo la mesa.

-¿Y ahora qué? Porque lo fácil, atendiendo a los avales, era ganar. Ahora empieza lo difícil.

-No, lo fácil no era ganar, había que ganar.

-Pero la victoria era previsible.

-Bueno, pero había que ganar, y ganar bien. Y no por nosotros sino porque tengo la sensación de que la sociedad asturiana así lo quería. Ahora empieza el trabajo. Hay que trabajar en las agrupaciones para que el congreso salga bien. Y me toca construir la comisión ejecutiva.

-¿El resultado se ajustó más o menos a lo que esperaba?

-No tenía ninguna previsión. Es importante porque mejora el porcentaje de voto que tuvo Pedro Sánchez en las primarias de mayo. Vamos incrementando apoyos. Eso significa que hay gente que estuvo con Susana Díaz y Patxi López y que se suma al cambio. El resultado es muy bueno.

-¿Le parece una mayoría suficientemente sólida para, al margen del desarrollo del congreso, de si hay pactos o no, gobernar el partido?

-La mayoría es clarísima. Es uno de los resultados más holgados que se han dado en los procesos en que hay más de un candidato. Estamos al nivel de Guillermo Fernández Vara, que es presidente de Extremadura.

-¿Qué tal el encuentro del domingo con Javier Fernández?

-Bien, como siempre. Es verdad que últimamente coincidimos menos...

-Y que no se llevan del todo bien. Políticamente, digo.

-Políticamente ha habido diferencias que son conocidas, pero la relación personal siempre ha sido buena y el domingo también lo fue. El domingo me felicitó en público, luego también lo hizo donde estaba con mi equipo... Estoy seguro de que en adelante la relación con él será próxima, cordial y sincera.

-Vuelve la bicefalia a la FSA. ¿Le preocupa que derive en conflicto?

-Vuelve el modelo tradicional del partido en Asturias. Lo raro han sido estos cinco años. Y mi actitud será la que he defendido. No tengo dobles discursos. El Gobierno va a estar apoyado por el partido. La competencia de cesar consejeros y directores generales forma parte del ámbito del Gobierno y su presidente.

-¿Ahí no se va a meter?

-Es su competencia, lo tengo claro. Vamos a respaldar al Gobierno para el cumplimiento de nuestro programa electoral.

-¿Un apoyo firme y cerrado? ¿O tibio y dubitativo?

-Un apoyo firme y claro. Luego, en el día a día, el partido irá fijando sus posiciones políticas y las trasladará, como no puede ser de otra manera.

-¿Le preocupa la relación con el grupo parlamentario? Todos 'susanistas' primero y ninguno de su lado en este proceso regional.

-Es verdad, ninguno se ha posicionado con la candidatura del cambio. Pero no me preocupa, creo que ellos asumen la decisión inapelable de la militancia socialista y confío plenamente en que el grupo parlamentario se va a poner a disposición del partido para trabajar. No tengo duda.

-El portavoz parlamentario, Marcelino Marcos, fue miembro de la candidatura de José María Pérez. ¿Está en sus planes relevarle?

-Ahora mismo no contemplo nada. Lo único que contemplo es la necesidad de construir la mejor ejecutiva.

-Ahora mismo. ¿Y más adelante?

-Por eso digo que ahora mismo lo único que contemplo es eso. Más adelante lo primero que haré es sentarme con el grupo parlamentario, que me cuenten las líneas estratégicas del trabajo que estamos desarrollando. No contemplo otra cosa ahora que conformar la mejor ejecutiva.

-Hábleme entonces de la ejecutiva.

-Hay que reforzar el área de organización, tenemos que incluir la dinamización de organizaciones locales. Hay que reforzar el área de formación, por eso va a haber una secretaría de formación e impulso ideológico. Habrá una secretaría de desarrollo rural. Voy a reforzar mucho el área de política municipal, que va a ser clave.

Recuperar militantes

-¿En esa ejecutiva estará José María Pérez o alguno de los suyos?

-Es que no estoy en eso. Estoy definiendo las áreas de trabajo y después veré quién encaja mejor en cada área. Será una ejecutiva pegada a la realidad de la calle, de la que nos hemos alejado en estos años. Y eso se plasma en que perdimos militantes y votantes. Estamos a tiempo de corregirlo. Hay gente que ya me dice que volverá al partido, gente joven que vota a otras opciones y que dice que a un PSOE así puede respaldarlo...

-Su rival habla de unidad. ¿Va a integrar a gente suya en su ejecutiva?

-La mía será una ejecutiva plural, participativa, colectiva, integradora. Pero no va a obedecer a repartos de cargos. Un compañero planteaba que la ejecutiva debe responder a cuotas y yo he dicho que no. ¿Será plural? Sí. ¿En qué manera se irá construyendo esa pluralidad? Vamos a ir viéndolo.

-¿Prevé un congreso tranquilo, incluso de unidad, o habrá batalla?

-Depende de todos. El congreso federal discurrió bien. El congreso debe reflejar, en los posicionamientos políticos, lo que la militancia votó. Si el congreso se desvirtúa respecto de esa votación, malo porque habrá un choque. Pero si va por el buen camino y todos remamos en la misma dirección, como yo creo que sucederá, todo irá bien. Yo animo a un debate sincero de ideas y proyectos. Preveo que será un buen congreso.

Lea la entrevista íntegra en la edición impresa y en Kiosko y Más.

Más noticias

Fotos

Vídeos