Las dudas sobre si competir o no en las primarias crecen en los críticos de la FSA

Las dudas sobre si competir o no en las primarias crecen en los críticos de la FSA
Barbón conversa con la secretaria de Comunicación, Pilar Huerta, tras la reunión de la ejecutiva. / PABLO LORENZANA

La expectativa de una votación en junio y el formato limitado a los militantes castigan sus opciones; la candidatura de Barbón, pendiente solo de los plazos

A. SUÁREZ OVIEDO.

Pasa el tiempo, la candidatura de Adrián Barbón parece solo pendiente de los plazos y en el sector crítico del PSOE asturiano crecen las dudas sobre la conveniencia de concurrir o no a las primarias para elegir al candidato socialista a la Presidencia del Principado para las elecciones de 2019. La incontestable mayoría que aglutinan Barbón y los suyos, la expectativa de que ese proceso se adelante a junio y el formato previsto, limitado a los militantes, constriñen las esperanzas de los descontentos con la actual dirección de la federación.

Las dudas que ganan terreno en el sector crítico tienen que ver con este cúmulo de factores y suponen que entre quienes apoyaron primero a Susana Díaz y después a José María Pérez en los anteriores procesos de primarias haya posiciones encontradas. Hay quien discretamente ya ha iniciado un distanciamiento de estas posiciones que en algunos casos va acompañado de un progresivo acercamiento a la nueva mayoría. Otros ven poco razonable volver a plantar cara a sabiendas de que será para perder, y o bien piensan que Barbón y los suyos se han ganado una oportunidad de competir en las urnas o bien prefieren esperar a esas elecciones de 2019 para, en caso de derrota, sí aprovechar el momento para levantar la voz y exigir responsabilidades.

Y otros, los más beligerantes, están por la labor de dar la batalla en cualquier caso, por la defensa de unas ideas y un proyecto de partido y por creer que la renuncia equivaldría a dejar todo el espacio libre a Barbón y quienes le respaldan. Este triple análisis se da tanto en el ámbito regional como en el local.

Todo está pendiente, en realidad, de que se confirmen los plazos en que se van a convocar las primarias. La posibilidad de que el proceso se adelante de finales de año a junio, según la tesis que maneja la dirección federal y que avanzó este periódico hace unas semanas, complica mucho el margen de maniobra a los críticos a la hora de pensar en organizar una alternativa a Barbón. Igualmente, el hecho de tener que competir con el secretario general del partido es otro obstáculo que muchos asumen a las claras.

Barbón, señalado por Pedro Sánchez como su apuesta, evitó ayer ser explícito en su comparecencia posterior a la reunión de la ejecutiva de la FSA y se remitió al calendario y al rigor del proceso interno, pero nadie duda en las filas socialistas de que dará el paso.

En clave política y no interna, Barbón tildó de «vergüenza» el presupuesto estatal para Asturias, atacó los obstáculos de la derecha al crédito extraordinario y criticó la situación en Madrid por la escándalo del máster de Cristina Cifuentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos