Un chalecito en la sierra de Madrid para Pablo Iglesias e Irene Montero

Un chalecito en la sierra de Madrid para Pablo Iglesias e Irene Montero
Pablo Iglesias e Irene Montero, durante un acto de Podemos. / AFP

El líder de Podemos y la portavoz del partido adquieren una casa con piscina por 600.000 euros

PACHÉ MERAYO GIJÓN.

«¿Entregarías la política económica del país a quien se gasta 600.000 euros en un ático de lujo?». Son palabras del líder de Podemos, escritas en una de sus redes sociales hace exactamente seis años. Hablaba entonces Pablo Iglesias de Luis de Guindos. Pero hoy es él de quien habla todo el mundo. ¿Y por qué? Pues porque, según 'OK Diario', es esa, exactamente, la cantidad que se va a gastar el secretario general de la formación morada en su próxima vivienda. Mejor dicho, Iglesias se gastará exactamente la mitad, 300.000 euros. Los otros los pondrá su compañera y número dos del partido, además de portavoz en el Congreso de los Diputados, Irene Montero. Su pareja desde hace tiempo y también la madre de los que serán sus dos primeros hijos, porque ambos esperan gemelos.

Al parecer, para adquirir la casa que se levanta en la sierra de Madrid, cerca del parque de Guadarrama y en la que esperan crezcan sus pequeños, han tenido que pedir una hipoteca de 540.000 euros. Lo que tendrán que pagar cada mes ya dependerá de las condiciones con las que hayan firmado o vayan a firmar, que aún no está confirmada la operación.

Cuentan que la vivienda, un chalet con piscina y, al parecer, casa de invitados, dispone de 268 metros cuadrados construidos en una sola planta y sobre una parcela de más de 2.000. Tres dormitorios, habitación principal con vestidor y baño en una suite revestido de mármol travertino. De momento, Pablo Iglesias, de 39 años, e Irene Montero, de 30, viven en Rivas-Vaciamadrid, un municipio situado a las afueras de la capital, en una residencia «de clase sencilla».

Su nuevo hogar será, en todo caso, un gran cambio y un evidente paso de la sencillez de la que la pareja presume al lujo que se detecta en las medidas del inmueble y también en su precio, muy por encima del medio millón de euros, cifra inaccesible para la mayoría de los mortales.

La compra no podía pasar y no pasó inadvertida en las redes sociales, donde la crítica ha sido constante. Máxime, cuando el propio Iglesias hizo polémica de una compra de -lo que es la casualidad- igual envergadura económica. La de Luis de Guindos.

También hay quien recordaba ayer que, en una ocasión, durante una entrevista televisiva realizada por la periodista Ana Rosa Quintana, el líder podemita aseguró que le parecía un tanto «peligrosa» esa manía que tenían los políticos de irse a vivir en chalets fuera de la ciudad (mencionaba, en aquella intervención, Somosaguas), pues llega un momento en que «no saben siquiera lo que es coger el transporte público».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos