PP y Ciudadanos dirigen sus reproches a la Generalitat y la izquierda los reparte con Rajoy

Mercedes Fernández defiende la acción de los Cuerpos de Seguridad, mientras IU y Podemos la tachan de «vergonzosa y desproporcionada»

A. COLLADO / C. GARCÍA GIJÓN.

El PP asturiano salió ayer en defensa del Gobierno de España y de la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para evitar «un referéndum inconstitucional y para preservar el Estado de derecho», frente a la actuación del Ejecutivo catalán. Según su presidenta, Mercedes Fernández, la Generalitat «no merece tal calificativo», el de Gobierno, por «tratar de imponer su criterio incumpliendo la Ley». Algo, censura, que ha hecho «sin ningún respeto al interés general de los catalanes». Fernández acusó así al Ejecutivo catalán de vulnerar la Ley y, «lo que es más grave», hacer «gala» de ello y de «situarse al margen de la Constitución». Todo ello, resumió, «inaceptable en democracia».

A la democracia, precisamente, apeló el diputado nacional de Ciudadanos Ignacio Prendes, quien urge la convocatoria de elecciones como «única salida democrática» para elegir un nuevo Gobierno en Cataluña, después de que «dirigentes irresponsables» como Puigdemont y Junqueras se hayan «convertido en un peligro para la convivencia, lanzando a la gente en contra del estado de derecho».

Una visión absolutamente contraria manifestó ayer Podemos, que tachó la reacción policial y las decisiones políticas de Rajoy como «absolutamente vergonzosas y desproporcionadas», al «vulnerar los derechos básicos de la ciudadanía y arrojar profundas dudas sobre la calidad democrática de nuestro país». Podemos no acepta que se «ataque a miles de personas pacíficas» en su nombre y culpa al jefe del Ejecutivo de «dañar irremediablemente la imagen mundial de España y Europa». Es más, añadió ayer el secretario general de la formación en Asturias y diputado en la Junta Daniel Ripa: «Si hoy Cataluña está más cerca de ser independiente se debe a las acciones de Mariano Rajoy». No puede ser, añadió, «que los ciudadanos sufran la violencia policial mientras los corruptos vagan impunemente. Esto deja entrever que a Rajoy le importa poco la cuestión catalana y mucho más mantenerse en el poder». Fue más allá y le culpó de ser «funcional a la estrategia de los señores del 3%». Aún deja lugar a la esperanza: la solución pasa, a su juicio, por la convocatoria de un referéndum «pactado y con garantías» y por «desalojar a Rajoy de la Moncloa».

El diputado regional de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, vivió la jornada de ayer «con cierta amargura». Lamentó que el final del proceso de referéndum se haya correspondido más, en su opinión, «con el relato de los independentistas que con el de los que creemos en una España plural y federal». El parlamentario asturiano considera que tras los enfrentamientos vividos ayer en Cataluña «prima la imagen de represión y queda en muy segundo plano la de la imposición del referéndum y la independencia». Dirige, de este modo, reproches a ambos lados: «A quienes iniciaron este camino de huida y a los excesos del Gobierno del PP». En su opinión, con una declaración del Ejecutivo central y la nulidad del proceso por parte del Tribunal Constitucional habría sido suficiente «y habría evitado el forcejeo, las escaramuzas y esta imagen negativa a inmerecida de la democracia española».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos