El crédito amenaza con irse a mayo y pone en peligro la ejecución de las obras

A. S. OVIEDO.

Asturias sufre hoy el impacto de una doble prórroga presupuestaria: la estatal, con el proyecto iniciando su tramitación en el Congreso, y la regional, después de que el Ejecutivo autonómico fracasara en diciembre en el intento de aprobar sus cuentas. El crédito extraordinario llamado a mitigar el impacto de esta segunda prórroga tiene votos suficientes para su aprobación, pero esta aún puede demorarse a la primera quincena de mayo, poniendo en riesgo la ejecución de las inversiones.

El crédito tiene votos para salir adelante después de los acuerdos alcanzados por el PSOE con Podemos e IU. El problema está en los plazos. El Ejecutivo ha solicitado su tramitación por lectura única, la fórmula más rápida y que requiere de una mayoría de dos tercios de la Junta (30 diputados). Eso es lo que marca el reglamento de la Cámara. Todo se complica si se tiene en cuenta una sentencia del Tribunal Constitucional relativa al conflicto en Cataluña, que pone límites a esa lectura única -un proceso que prescinde de comparecencias y enmiendas- y que establece que debe respetarse la capacidad de los grupos de presentar enmiendas.

Sobre la traslación de este embrollo jurídico a la tramitación del crédito parlamentario hay distintas visiones. Hay quien piensa que la lectura única solo es posible si se da la unanimidad de todos los grupos, algo inviable a estas alturas porque PP y Foro ya han anunciado que no están por la labor. Otros, caso de IU, sí ven factible una fórmula intermedia que combine la lectura única con la capacidad de los grupos para presentar enmiendas al proyecto, lo que permitiría su aprobación ya la semana próxima. El lunes, en la reunión de portavoces, se abordará la cuestión.

La clave del asunto es que, si no se aprueba la lectura única, la opción es un trámite urgente que llevaría la aprobación del crédito a la primera o segunda semana de mayo. Teniendo en cuenta la demora y las complicaciones que conlleva la nueva ley de contratos públicos, el Gobierno y algunos grupos temen por la ejecución de las inversiones recogidas en el documento.

Este fue uno de los temas que ayer estudiaron en una reunión el nuevo presidente de la Fade, Belarmino Feito, y el coordinador de IU de Asturias, Ramón Argüelles. Ambos coincidieron en la necesidad de aprobar el crédito para estimular la inversión y fomentar la creación de empleo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos