Los críticos admiten que sus opciones se complican si Barbón es candidato

Momentos previos a la celebración del comité autonómico de la Federación Socialista Asturiana, el pasado mes de diciembre, con el secretario general, Adrián Barbón, en primer plano. / PABLO LORENZANA
Momentos previos a la celebración del comité autonómico de la Federación Socialista Asturiana, el pasado mes de diciembre, con el secretario general, Adrián Barbón, en primer plano. / PABLO LORENZANA

Asumen la dificultad de batirse con un secretario general recién elegido con un notable volumen de apoyos, aunque creen que el escenario está aún muy abierto

A. SUÁREZ OVIEDO.

No será hasta final de año cuando los socialistas asturianos celebren sus primarias para elegir el candidato que peleará por la Presidencia del Principado en la primavera de 2019, pero la partida, al menos los primeros tanteos, ya ha comenzado. Como informó ayer este periódico, dirigentes y militantes próximos a la nueva dirección de la FSA presionan para que el secretario general, Adrián Barbón, dé el paso y compita en ese proceso interno. Una posibilidad con la que hasta ahora no se contaba, toda vez que la previsión inicial era ir a una bicefalia, y que pone las cosas más difíciles al sector crítico, tal y como admiten algunos de sus referentes.

«Es cierto que Barbón defendió su apuesta por limitarse a la secretaría general, como también lo es que dijo que siempre escucharía y atendería lo que le plantearan los militantes», señala un destacado dirigente socialista al hilo del criterio que el secretario general defendió meses atrás sobre la conveniencia de que el líder de la FSA y el candidato al Principado fueran personas diferentes. Este movimiento impulsado ahora por cargos y afiliados pretende convencer a Barbón de que recapacite y concurra a estas primarias al considerar que es «el mejor activo» del partido, tanto en clave interna como electoral.

Que esta posibilidad cuaje es analizada con un punto de inquietud desde el sector crítico con la nueva dirección de la federación. La reflexión parte de un razonamiento obvio: es más difícil confrontar con el secretario general, «que además acaba de ser elegido hace poco tiempo y con un porcentaje de apoyo notable», que con otro candidato. Los otros nombres que se manejan son el del alcalde de San Martín del Rey Aurelio y secretario de política económica, Enrique Fernández, y el del secretario de política municipal y alcalde de Corvera, Iván Fernández.

«Es pura lógica: igual que Barbón lo hubiera tenido más difícil en las primarias a la secretaría general si Javier Fernández se hubiera presentado, ahora será más difícil hacerle frente a él en las primarias a candidato al Principado si decide presentarse», razona un veterano dirigente curtido en procesos internos.

Es verdad que los críticos relativizan mucho la situación, teniendo en cuenta el tiempo que resta para las primarias, el cúmulo de acontecimientos que están por venir en estos meses tanto en la política nacional como en la regional, o el hecho de que hasta el momento nadie de este sector haya dicho 'esta boca es mía' en el sentido de comprometer la existencia de un candidato, por más que se manejen nombres como los de Fernando Lastra o Guillermo Martínez.

«Estamos ante los primeros tanteos, todo el mundo quiere marcar el territorio, pero nada está claro», razona otro dirigente crítico, que en su caso da por seguro que Barbón será el candidato del sector mayoritario en esas primarias. En las filas socialistas hay quien interpreta, además, que los críticos piensan no tanto en la posibilidad de competir en las primarias como en buscar una posición de fuerza que facilite algún tipo de acuerdo.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos