Los críticos hablan de «dedazo» pero ven pocas opciones de dar la batalla con éxito

Reprochan a Sánchez que utilice un acto sobre pensiones para lanzar a Barbón «obviando su discurso de que quien decide es la militancia»

A. S. OVIEDO.

El espaldarazo de Pedro Sánchez a Adrián Barbón como candidato socialista a la Presidencia del Principado en 2019, previo paso por unas primarias, cogió el miércoles por sorpresa a buena parte del PSOE en Asturias. Los partidarios del político lavianés celebraron ese impulso por considerar que es la opción «mas lógica y solvente» para afrontar esos comicios. Entre los críticos, sin embargo, predominó el discurso de censura a la actuación del líder federal, que tildaron de «dedazo» cuando, recordaron, el mensaje imperante en esta etapa reciente es el de que la capacidad de toma de decisiones recaería en la militancia y no en pequeños grupos de poder.

Lo cierto es que esta sacudida ha avivado el debate entre los críticos con la dirección de la FSA sobre la posibilidad de presentar una candidatura alternativa a las primarias a la Presidencia del Principado. No hay unanimidad. Algunos cargos ubicados en este espectro político sostienen que con el secretario general enfrente el margen es nulo y que es hora de asumir los resultados y esperar. Otros mantienen una actitud más belicosa y son partidarios de salir a la arena, aun asumiendo lo complicado del escenario.

En las filas socialistas se hace alusión a los movimientos que el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, ha hecho tanteando apoyos para presentarse a las primarias, entre ellos un fallido acercamiento a la UGT para que le dé su respaldo.

Sobre el debate interno del PSOE se pronunció también el PP, que criticó que los socialistas «usen las causas sociales», en este caso las pensiones, para un acto de campaña «en el que imponer a dedo a Barbón».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos