Críticos del PSOE creen que el acto de Mieres constató que la brecha interna sigue abierta

Críticos del PSOE creen que el acto de Mieres constató que la brecha interna sigue abierta
Adriana Lastra, Adrián Barbón y Nuria Devesa, el domingo, en el acto de homenaje a Manuel Llaneza en Mieres. / DAMIÁN ARIENZA

Reprochan a Barbón que hable de un partido unido en una celebración sin presencia del presidente regional y con una mínima participación del Ejecutivo y del grupo parlamentario

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

No todo el mundo en el PSOE asturiano comparte el análisis del secretario general, Adrián Barbón, de que el partido está «unido» y ha superado la fractura. Una reflexión que el político lavianés realizó en el acto de homenaje a Manuel Llaneza que se celebró el pasado domingo en Mieres, cita que, para los críticos con la nueva dirección socialista, constató precisamente todo lo contrario. «Es difícil hablar de unidad en un acto al que no asiste el presidente del Principado y en el que la representación del Gobierno y del grupo parlamentario es mínima», apuntó ayer un dirigente ajeno a la nueva mayoría.

Que el acto de Mieres fue un éxito en términos de convocatoria, una demostración de músculo del nuevo PSOE y del SOMA, no lo niega nadie en las filas socialistas. Tampoco los críticos. «Había mucha gente, mucha, las fotografías hablan por sí solas, mucha más gente que en los últimos años», razona otro cargo. Otra cosa es que esa asistencia multitudinaria pueda entenderse como un síntoma de unidad interna. «Hoy por hoy ellos -en referencia al sector mayoritario del partido- son más y eso quedó claro el domingo», argumenta. Pero, apostilla, tan importantes como las presencias fueron las ausencias y estas últimas dejaron claro que queda mucho que coser en el PSOE para llegar a esa unidad a la que se refirió en su discurso el secretario general.

La ausencia de Javier Fernández, confirmada por él mismo, era conocida desde días atrás, al hilo de la polémica del grupo de whatsapp en el que representantes del PSOE de Mieres y del SOMA planteaban un posible boicot al presidente en la entrega de unos galardones. Pero, anotan desde el sector crítico, la representación del Gobierno, en la única persona del consejero de Industria y por tanto encargado de los asuntos -minería, energía...- de los que se iba a hablar en el homenaje, fue «la mínima imprescindible». En cuanto al grupo parlamentario, solo acudió Nuria Devesa, cuya presencia es habitual en el homenaje a Llaneza. «Ningún gesto, pues, que haga pensar en esa unidad a la que se refirió Barbón», recalca un dirigente.

Con todo, los críticos admiten que la estrategia de la dirección -desinflar la controversia de los últimos días, evitar los reproches directos a Fernández, más allá de 'recados' con guante de seda, y presumir de unidad- es la lógica en estas circunstancias para aglutinar a la organización y, sobre todo, a los afines. La unidad, razonan las fuentes consultadas, se pondrá realmente a prueba a medida que se acerquen las primarias para elegir al candidato a la Presidencia del Principado para 2019.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos