La decisión de prohibir el debate sobre el referéndum divide a la Corporación de Gijón

Ana Castaño, de IU; Mario Suárez del Fueyo, de Xixón Sí Puede y José María Pérez, del PSOE, ayer, en una rueda de prensa conjunta sobre los bienes inmatriculados, junto a José María Rosell, segundo por la derecha, portavoz del colectivo Grupo de Inmatriculaciones de Asturias.
Ana Castaño, de IU; Mario Suárez del Fueyo, de Xixón Sí Puede y José María Pérez, del PSOE, ayer, en una rueda de prensa conjunta sobre los bienes inmatriculados, junto a José María Rosell, segundo por la derecha, portavoz del colectivo Grupo de Inmatriculaciones de Asturias. / JORGE PETEIRO

PP y C's respaldan la negativa de Foro a ceder el uso de un local público, mientras que los grupos de la izquierda opinan que es una vulneración de los derechos democráticos

A. MORIYÓN / I. VILLAR GIJÓN.

La decisión del equipo de Gobierno de Gijón de denegar el uso del centro municipal de El Llano para acoger un coloquio sobre el referéndum catalán, en el que está previsto que participe el diputado de ERC Joan Tardá, ha vuelto a dividir a la Corporación gijonesa. Mientras PP y Ciudadanos han respaldado la postura de la alcaldesa, Carmen Moriyón, los tres grupos municipales de la izquierda han mostrado su rotundo rechazo. Los primeros creen que detrás del debate -con representantes de ERC, la Cup y Cataluña en Común- se esconde un acto de apoyo a un referéndum «ilegal» y que, como tal, el Ayuntamiento de Gijón está en la obligación de negar el uso de espacios públicos para tal fin. Por su parte, los grupos de la izquierda argumentan que, más allá de los diferentes posicionamientos sobre este asunto, la negativa supone una vulneración de derechos democráticos.

El Ayuntamiento de Gijón desautorizó el uso del centro municipal al considerar que el citado debate no tiene «encaje» en las normas generales de uso de los equipamientos municipales y después de compartir con los organizadores -la Federación Asturiana Memoria y República y la asociación vasca Ahaztuak- sus dudas sobre la posible vulneración del mandato del Tribunal Constitucional, que prohíbe cualquier tipo de actuación orientada a la preparación y celebración de la citada consulta. La decisión ha sido muy criticada por los impulsores, que han trasladado el coloquio -previsto para las 18 horas del sábado- a un local privado, la sede de la Asociación Cultural La Manzorga, que, junto a Editorial 'Viento Sur', colaboran también en la organización del acto. Consideran que se está vulnerando el derecho a la libertad de expresión y ya han convocado una manifestación el domingo a las 13 horas delante del Ayuntamiento.

En su apoyo salieron ayer los tres grupos municipales de la izquierda, que habían convocado una rueda de prensa conjunta para otro asunto. Aunque no compartan la posición política del Gobierno catalán, puntualizan, «no se puede negar el derecho a que alguien exprese su opinión, solo porque es distinta a la nuestra», sentenció el portavoz del PSOE, José María Pérez. «Un Ayuntamiento como el de Gijón no puede negar la posibilidad de celebrar un debate para que la gente discuta sobre este asunto, u otros. Me parece impropio del año 2017 y de un sistema democrático como el que tenemos», añadió. Desde Xixón Sí Puede, Mario Suárez calificó la decisión de la alcaldesa de «atentado contra la libertad de expresión» y recordó que los centros municipales acogen actos de todos los grupos políticos.

Aurelio Martín, de IU, considera que «el asunto es grave» y cree ver detrás de esta decisión «un guiño de Foro hacia su electorado de derechas, al que busca contentar a base de pisotear los derechos de los ciudadanos a reunirse, debatir y utilizar los espacios públicos». Recordó que su formación «tiene una posición muy clara con respecto al referéndum, en el que no participaremos porque entendemos que no reúne las condiciones democráticas. Pero la decisión del Ayuntamiento no tiene que ver con eso, sino con otra cosa».

En apoyo a Moriyón salieron PP y Ciudadanos. Pablo González, concejal popular, advirtió en respuesta a los grupos de la izquierda que si bien todos los partidos organizan actos en los centros municipales, estos son «legales y no atentan contra la unidad de España». «Si quieren defender posiciones contrarias a la ley, que no pretendan hacerlo en dependencias públicas», añadió. Igual que Ciudadanos, que emitió un comunicado en apoyo al Gobierno local «porque un referéndum ilegal no puede contar, de ningún modo, con el apoyo de nuestro Ayuntamiento».

Más

Fotos

Vídeos