Las defensas de Villa y Castillejo preparan a contrarreloj sus propias auditorías contables

Fernández Villa, del brazo de su abogada y su mujer, en las inmediaciones del juzgado. / EFE
Fernández Villa, del brazo de su abogada y su mujer, en las inmediaciones del juzgado. / EFE

La Audiencia Provincial concede a los acusados, tras varios recursos, acceder a la contabilidad del SOMA y el Infide para preparar su estrategia

A. M. OVIEDO.

La Audiencia Provincial ha concedido finalmente a las defensas de José Ángel Fernández Villa y de Pedro Castillejo, acusados de un delito continuado de apropiación indebida en el conocido como 'caso Villa', acceder a la contabilidad del SOMA y del Infide para preparar sus propias auditorías contables. Los peritos Adolfo Suárez Fueyo -propuesto por el bufete de Ana García Boto, que defiende a Villa- y Calixto Novo Pérez -a instancia del letrado Alfredo García López, que se ocupa de los intereses de Castillejo- se trasladaron hace unas semanas a la sede del sindicato en Sama para hacer acopio de toda la documentación. Ambos expertos preparan ya a contrarreloj sus propios informes sobre la contabilidad de estas organizaciones, con el objeto de ser utilizados por las defensas en el juicio que, previsiblemente, comenzará el próximo 5 de marzo.

Acceder a esta documentación fue una reivindicación de las defensas desde que comenzó la instrucción del caso, a finales de 2015. Se había solicitado en reiteradas ocasiones ante el Juzgado de Instrucción número 2 y, ante su negativa, se presentaron varios recursos a la Audiencia Provincial. Argumentaban las defensas que la auditoría que firma la empresa CB Auditores y Asesores SLP, y que sirve para sustentar la denuncia contra ambos exdirigentes, es una prueba de parte. En este informe queda evidenciado un «total descontrol contable» de la organización y en sus conclusiones se basa el sindicato para reclamar a quien fuera su máximo líder durante treinta años 434.158 euros, y otros 119.439 euros al exresponsable de la fundación Infide. Sin embargo, los representantes legales de ambos imputados consideran que de ese mismo documento se desprende que existía un «caos contable» que iba más allá de la responsabilidad de sus clientes, y han pedido desde el primer momento la contabilidad para hacer sus propios análisis.

La Audiencia Provincial, finalmente, ha aceptado su petición y en las últimas semanas las defensas se han trasladado a la sede del SOMA para recoger toda la documentación solicitada. Sin embargo, la abogada de José Ángel Fernández Villa ya ha mostrado su disconformidad al entender que no ha podido tener acceso a todos los archivos que precisa para realizar la auditoría relativa tanto al SOMA-UGT como al SOMA-Fitag-UGT desde 2001 hasta 2013 en igual de condiciones que lo hizo la empresa contratada por el sindicato.

La respuesta de los letrados del sindicato no se ha hecho esperar. Desde el bufete Ontier se da por entregada a la representación legal de José Ángel Fernández Villa «toda la documentación contable requerida» en el escrito de defensa y se recrimina a la letrada del exsindicalista que utilice una «torciera manipulación» de los hechos para tratar de «modificar la prueba solicitada» inicialmente y pedir nueva documentación, tratando, además, de responsabilizar a la acusación de ocultar pruebas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos