Denuncian su expulsión de un avión por hablar catalán a una azafata asturiana

La versión de las dos pasajeras implicadas no coincide con la de otros testigos, que aseguran que las echaron por su mal comportamiento con el personal de la aerolínea

E. C. GIJÓN.

Vueling estudia la reclamación de dos pasajeras que aseguran que fueron expulsadas de un vuelo Barcelona-Menorca por dirigirse a la tripulación, y más concretamente a una azafata asturiana, en catalán. Sin embargo, todos los conflictos tienen dos versiones y a la de las dos mujeres no tardaron en salirle opositores. Según otras personas que aseguran haber sido testigo de los acontecimientos, ambas fueron expulsadas por su mal comportamiento con el personal de Vueling y no por la lengua que utilizaron para dirigirse a ellos.

«La azafata simplemente iba a explicarles que estaban sentadas en una salida de emergencia, ante lo cual la señora más joven le dijo que le hablase en catalán. La azafata se disculpó y le dijo que no lo hablaba, ante lo que la señora se puso borde y le hizo llorar», ha colgado en Twitter un usuario, que se ha identificado como uno de los viajeros del vuelo de la polémica. Otros le apoyan diciendo que las mujeres «se pusieron chulas ante la sobrecargo y el comandante», lo que motivó su expulsión.

Pero el relato de las afectadas es muy distinto. Según recoge VilaWeb y el Diario de Menorca, las pasajeras cuentan que todo se desencadenó cuando una de las azafatas requirió a Margarita Camps Coll, de 72 años y residente en Menorca, que colocara la lámina de pintura que llevaba en el compartimento superior. La mujer, que estaba sentada próxima a la salida de emergencia, le respondió en catalán que «no se preocupara», y que lo haría cuando el resto del pasaje se sentara para evitar que la pintura se arrugara si alguien colocaba algún bulto sobre ella. «Usted me tiene que hablar en español», le respondió la azafata, siempre según la versión de Camps Coll, a lo que la mujer se negó. Su decisión fue apoyada por otra de las pasajeras que indicó que en esa conexión aérea los azafatos debían entender catalán.

Vueling estudia lo sucedido y defiende que la tripulación de esa ruta sí habla catalán

A través de las redes sociales, un profesor universitario también ha querido desmontar la versión de las implicadas, en un hilo de diecinueve mensajes. Se basa en el testimonio de otro usuario, que afirma ser el novio de una de las azafatas y confirma que fueron expulsadas del avión por su mal comportamiento. No obstante, según indica, prefiere mantener el anonimato para proteger a su novia contra posibles represalias.

Vueling ha reconocido la polémica y ha publicado un mensaje, en el que asegura que todas las tripulaciones con base en Barcelona hablan catalán, lengua en la que, por cierto, se ha dirigido a sus usuarios. Pero el asunto está trayendo cola y hasta el mismísimo expresidente huido de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha querido referirse al suceso. «Después del 155 una ola autoritaria crece día a día. Expulsar a alguien de un avión por el idioma en el que habla es injustificable», publicó el político catalán desde Bruselas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos