La dirección federal resta relevancia a la salida de Trevín y no prevé más dimisiones

El portavoz de la ejecutiva federal, Óscar Puente. / EFE / N. GALLEGO

El portavoz del PSOE ve «coherente» la decisión del diputado y cree que el respaldo interno a las tesis de la nueva ejecutiva es muy amplio

A. S. OVIEDO.

La salida del grupo parlamentario socialista de Antonio Trevín, como la de Eduardo Madina semanas atrás, se ve con «respeto» desde la dirección que encabeza Pedro Sánchez. Se aplaude la «coherencia» de ambos políticos al apartarse de un proyecto cuyos grandes ejes no comparten, pero no se teme que sus movimientos representen la punta del iceberg de un éxodo más amplio. Así se posicionó ayer el portavoz de la ejecutiva del PSOE, el también alcalde de Valladolid Óscar Puente, que considera que dentro del partido existe un respaldo amplísimo a las tesis de la nueva dirección.

Trevín, como Madina, eran dos de los miembros del grupo parlamentario que en más ocasiones y con mayor intensidad se habían posicionado en favor de Susana Díaz en la campaña de primarias que finalmente ganó Sánchez, con la diferencia de que el diputado asturiano, que entregará su acta en septiembre, había respaldado en sus inicios al hoy reelegido secretario general. Ambos 'susanistas' quedarán ahora fuera del Congreso y existen dudas respecto de si más diputados darán el paso una vez que comience el nuevo periodo de sesiones. El portavoz de la ejecutiva no ve probable ese escenario.

Puente, en un acto en Valladolid, indicó que no ha oído a nadie, al menos en público, «manifestarse en contra de la línea del partido», y que su sensación es que el grado de sintonía con el proyecto es, «con carácter general», muy alto, y que las decisiones que se están adoptando desde el congreso federal cuentan con un fuerte respaldo interno.

Lo que sí hizo Puente fue agradecer la «coherencia» de Trevín al apartarse de un proyecto político cuyas grandes líneas no respalda ni comparte. «En política la coherencia siempre es respetable», anotó, aplaudiendo que haya optado por «dar un paso atrás» en lugar de continuar en el escaño y cuestionar las decisiones que fuera tomando la dirección. Precisamente el parlamentario asturiano esgrimió ese mismo argumento, su deseo de no convertirse en alguien que atacase permanentemente la estrategia del partido, como una de las razones que le llevaron a apartarse.

«Confrontación»

En el caso concreto de Asturias, la dimisión de Antonio Trevín ha sido recibida con distintas sensaciones. Quienes le son más cercanos y compartieron campaña 'susanista' de primarias lamentan su salida y se muestran especialmente preocupados por sus reflexiones relativas al clima de «confrontación» que, según su versión, se habría instalado en el partido, y a la «falta de fraternidad» entre cargos y militantes a la que hizo mención.

Desde el otro lado la noticia se ha acogido con indiferencia, optando por destacar, como hizo Puente ayer, el amplio respaldo con que cuentan las decisiones que ha ido tomando en estas primeras semanas de mandato la ejecutiva de Sánchez. Los recientes datos ofrecidos por el CIS, que han catapultado las expectativas electorales socialistas, han supuesto un empujón en ese sentido, dejando en un segundo plano a quienes todavía muestran resistencias al PSOE 'sanchista'.

Fotos

Vídeos