El 'efecto Moriyón' y el empuje electoral de Ciudadanos meten presión al PP

El 'efecto Moriyón' y el empuje electoral de Ciudadanos meten presión al PP
Mercedes Fernández, ayer, a su llegada a Covadonga. / JUAN LLACA

Los populares esperaban acaparar los votos de una previsible caída de Foro; Mercedes Fernández matiza que las elecciones son «en clave de Asturias» y no de un municipio

Andrés Suárez
ANDRÉS SUÁREZGijón

La posible llegada de Carmen Moriyón a la política autonómica como cartel electoral de Foro en las elecciones de 2019 agita un poco más el complicado escenario del centro-derecha. Las expectativas foristas apuntan a un mejor resultado con la alcaldesa de Gijón como cabeza de lista, lo que unido al empuje de Ciudadanos mete presión al PP, que hasta hace unos pocos meses veía al alcance de la mano la Presidencia del Principado y cuyos dirigentes asumen que la pugna va a ser más dura de lo que inicialmente se creía.

En los cálculos electorales del PP entraba, por un lado, absorber el grueso del voto que pudiera perder Foro. Los populares dicen contar con encuestas que dejan al partido que ahora lidera Cristina Coto al borde de quedarse fuera del Parlamento regional. Ese caudal de apoyos que en su momento se fueron y pudieran volver 'a casa' contribuiría a mitigar el previsible impacto del crecimiento de Ciudadanos.

Pero ahora el análisis varía. Foro piensa que el 'efecto Moriyón', teniendo en cuenta el impacto de la alcaldesa en la principal ciudad de Asturias, Gijón, pero también en otros puntos del territorio donde se pueda publicitar una imagen de política sensata y buena gestora, le permitirá cosechar un buen resultado en las autonómicas. De ser así, al PP le resultaría más caro pescar votos en el caladero forista.

Es verdad que tanto Foro como el PP deben hacer frente al empuje electoral de Ciudadanos, cuyo crecimiento al calor de la política nacional y singularmente del discurso de Albert Rivera en Cataluña parece imparable, aunque todavía queda un año para la cita con las urnas. En las filas populares se asume que el partido naranja les va a restar apoyos, aunque se confía en que un mordisco similar sufra también el PSOE.

La incógnita, a estas alturas de la película, está en si esa reordenación de votos en el centro-derecha servirá para alcanzar la ansiada cifra de 23 escaños que otorga la mayoría absoluta. PP, Foro y Ciudadanos suman hoy 17 diputados, muy lejos de esa frontera. Es verdad, eso sí, que en el Parlamento regional hay quien recuerda que el partido naranja se mueve en un terreno ideológico más ambiguo y que, llegado el caso, no sería descartable que pudiera entenderse con el PSOE.

En público, el PP relativiza el posible aterrizaje autonómico de Moriyón. «Nosotros, a lo nuestro», dijo ayer Mercedes Fernández en Covadonga, a donde se desplazó en el marco de la campaña 'Los miércoles, carretera' que le ha llevado ya por distintos puntos de la región. La presidenta popular cree que cuantos más diputados aglutine el centro-derecha «mejor» porque eso facilitará acuerdos que permitan desalojar a la izquierda del poder.

Sin embargo, no se resistió a lanzar algún 'recado' a Moriyón, en la actualidad alcaldesa de Gijón. Las elecciones se juegan «en clave de toda Asturias y no de un municipio», anotó, y el PP afronta el proceso «defendiendo los intereses generales, por encima de localismos».

Quien dice no estar preocupado por Moriyón es el socialista Adrián Barbón. «Quien tiene que estarlo es Mercedes Fernández», ironizó.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos