Los empresarios alemanes en Cataluña le cantan las cuarenta a Roger Torrent

Roger Torrent. / Efe/Atlas

«Voto por que todos ustedes vayan a prisión», le espetó uno de los directivos germanos al presidente del Parlament en una conferencia

CRISTIAN REINOBarcelona

Roger Torrent es en estos momentos la máxima autoridad autonómica de Cataluña a la espera de que se forme un nuevo gobierno, y en cada acto social al que acude se está encontrando con la hostilidad de una parte de la sociedad civil hacia el proceso secesionista. Le ocurrió hace una semana en el Colegio de Abogados de Barcelona, donde la cúpula judicial de Cataluña le hizo un desplante, y le volvió a pasar ayer en una conferencia organizada por el Círculo de directivos de habla alemana, en Barcelona, donde recibió duros reproches como cara visible del secesionismo.

Durante el coloquio, uno de los asistentes llegó a expresar su deseo de que los dirigentes secesionistas sean encarcelados por las «mentiras» que vierten y por incumplir la ley. «Han conseguido que 3.000 empresas se vayan de Cataluña y nos han hecho retroceder medio siglo. Voto por que todos ustedes vayan a prisión», aseguró. Una buena parte de la sala aplaudió, mientras Torrent ponía cara de circunstancias. Otra de las intervinientes, incluso se atrevió a exigirle al presidente de la Cámara catalana que se quitara el lazo amarillo porque ofende a la mitad de la sociedad. Torrent replicó que, como diputado y ciudadano, tiene derecho a defender sus convicciones, aunque en esta ocasión evitó hablar de presos políticos, lo que provocó el desplante del ótro día en el Colegio de Abogados. Otro de ellos le recriminó que haya designado a candidatos a la investidura que están fuera del país o en prisión. Torrent defendió a Jordi Sánchez.

El presidente de esta entidad empresarial, que agrupa a mas de 200 multinacionales alemanas radicadas en Cataluña, se desmarcó de la posición individual de los socios que tomaron la palabra, aunque también se mostró crítico con el independentismo y sus efectos en la economía. «La inseguridad no nos permite tomar decisiones de inversiones», alertó Albert Peters, que pidió a los futuros gobernantes catalanes que «vuelvan a la legalidad». Aunque también dijo que no se puede dar la espalda a 2 millones de votantes (independentistas) y que el Gobierno central debería «hablar, negociar y pactar» con el próximo ejecutivo catalán. Criticó además que Felipe VI no haya sido más «conciliador» con los soberanistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos