Fade y sindicatos critican que el presupuesto sitúe a Asturias a la cola del país en inversión

Fade y sindicatos critican que el presupuesto sitúe a Asturias a la cola del país en inversión
El presidente de la Fade, Belarmino Feito, y el coordinador de IU de Asturias, Ramón Argüelles, ayer, en un momento de su reunión. / E. C.

La patronal advierte de que presentar las cuentas a estas alturas del año complica la ejecución de los fondos y amenaza con retrasar los proyectos

Andrés Suárez
ANDRÉS SUÁREZGijón

La complicidad con el proyecto estatal de presupuestos para 2018 es modesta en el terreno político -solo el PP los respalda a estas alturas, con Foro aún lejos del 'sí'- y escasa en el ámbito empresarial y sindical, donde el texto presentado por el Gobierno de Mariano Rajoy ha levantado pocas expectativas. La única concesión que hace la patronal asturiana es el reconocimiento a la «apuesta» por la finalización de la variante ferroviaria de Pajares. A partir de ahí, la Fade, por boca de su presidente, Belarmino Feito, lamenta que el Principado sea una de las comunidades «peor paradas» en el reparto de la inversión pública. Un capítulo que también se queda cojo en opinión de los dirigentes de UGT y Comisiones Obreras.

Esa mención al impulso final de las obras de la variante de Pajares es pues la única valoración positiva que se hace al documento elaborado por el Gobierno central, que acaba de iniciar su tramitación parlamentaria. A partir de ahí, reproches de distinta índole. En el caso de la Fade preocupa especialmente que Asturias quede relegada al vagón de cola en la distribución de la inversión. «Solo tres comunidades» reciben una asignación menor que el Principado, lamenta Feito, que compara con pesar el incremento inversor del 10,2% del que se beneficia la comunidad con el más pujante 17,8% de la media nacional.

El PSOE ve en la rebaja del Huerna un intento de disimular que no se plantea su supresión

Los temores de la patronal no se quedan ahí. Feito hace alusión también al hecho de que la tardanza en la tramitación de los presupuestos, cuya previsible aprobación, de llegarse a un acuerdo, se produciría a las puertas del verano, tendrá unas consecuencias «altamente negativas». Según su análisis, esa demora en los plazos dificulta notablemente las posibilidades reales de ejecución de las partidas de inversión. Algo que, en la práctica, acaba ralentizando el avance de los proyectos.

Esta «incidencia negativa», señala el presidente de la Fade, sería todavía mayor en caso de no llegarse a un acuerdo y continuar en situación de prórroga. Porque al bloqueo de la inversión, razona Feito, habría que añadir la parálisis de los 116 millones extra de la financiación autonómica que el Ministerio de Hacienda adeuda a Asturias pero que no ha desembolsado aún. La patronal sostiene que ese dinero no tiene que ver con los presupuestos y que, por tanto, su abono no debería estar ligado a su aprobación. Un criterio opuesto al que mantiene el Gobierno de Rajoy.

El bloqueo de los 116 millones extra de la financiación mantiene en vilo al Principado

El análisis de las organizaciones sindicales es aún más severo. La inversión prevista para Asturias es «insuficiente» en una región que acumula un déficit histórico «más que preocupante» en materia de infraestructuras, remarcó ayer la dirección de UGT. La región viene marcando «mínimos históricos» en gasto del Estado y el «esfuerzo mínimo» que contemplan las cuentas de 2018 no ayuda en absoluto a paliar esas carencias, agrega la central. En cuanto a Comisiones Obreras, su secretario general, José Manuel Zapico, habla de un proyecto «partidista» que «ningunea los intereses de los asturianos» y que reitera «incumplimientos» del Ejecutivo del PP en asuntos cruciales como la variante de Pajares o la red de cercanías.

En clave política, el PSOE asturiano insistió en su discurso de oposición frontal a las cuentas del PP. En una doble vía. Por la mañana, el portavoz parlamentario, Marcelino Marcos, habló de «afrenta» a Asturias, de cifras «desoladoras» y de una «mofa» de los populares al anunciar rebajas ya existentes para el peaje del Huerna para ocultar que no se contempla su supresión. Por la tarde, el responsable federal de política económica, Manuel Escudero, tildó en Gijón de «antisocial» el presupuesto, que «jibariza» el Estado de bienestar, y avanzó la próxima presentación de una enmienda de totalidad en el Congreso que plasme la alternativa socialista al modelo de la derecha.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos