Fernández ofrece a Podemos e IU un pacto «de progreso» en la Junta y desalojar a Foro en Gijón

El presidente defiende «la unión de la izquierda» en fiscalidad, demografía o presupuestos y alerta del riesgo de «allanar el camino» a la derecha

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

Sobre la mesa de los dirigentes de Podemos e IU reposa ya la oferta del presidente del Principado, Javier Fernández, para sentarse a negociar un acuerdo de la izquierda que asegure «una alternativa progresista, social y de futuro» en la Junta General y permita desalojar a Foro del poder en Gijón. La propuesta del líder socialista, que dice que «no voy a ser yo quien tire la toalla» a la hora de buscar un acuerdo, alerta del riesgo de, a partir de la desunión de la izquierda, «allanar el camino» a la derecha en las próximas elecciones de 2019.

La carta remitida al secretario general de Podemos, Daniel Ripa, y al coordinador de IU, Ramón Argüelles, es la expresión práctica del ofrecimiento verbal que Fernández realizó hace una semana en la Junta General, aprovechando el turno de preguntas al presidente de los viernes. El texto reitera los puntos donde el dirigente ve más necesario alcanzar acuerdos -los presupuestos, la fiscalidad, la lucha contra la corrupción, la financiación autonómica, el área central, la demografía, la exigencia al Ejecutivo central en temas como las comunicaciones o la minería y la situación política en Gijón- pero deja abierto el abanico de asuntos a abordar, a la expectativa de los temas que los partidos puedan plantear. «La disposición es máxima», anota Fernández.

Resulta llamativo cómo el también secretario general de la FSA insiste en la necesidad de ir más allá de la situación política asturiana y analizar la realidad de Gijón, donde gobierna Foro a través de Carmen Moriyón cuando la izquierda «suma mayoría suficiente para construir una alternativa». No hay, opina, «explicación razonable» que lo justifique. Insta Javier Fernández a revertir esa situación e impulsar un «gobierno progresista» en la ciudad, con el argumento de que si en España se está explorando la posibilidad de un acuerdo para desalojar a la derecha del poder, «no entiendo por qué la izquierda debe asumir resignada el gobierno de Foro en Gijón».

Cree que si en España se busca sacar a la derecha del poder, lo mismo se puede hacer en Gijón

Se trataría, opina el presidente, de reunirse, «apartar obstáculos y pactar un rumbo común para los próximos años». Hay por delante dos años «decisivos» para el futuro de la región ante los que, remarca, no cabe renunciar a acuerdos «para el progreso y la transformación» de Asturias. «La agenda está abierta; las propuestas y el método, también», expone.

El mensaje de Fernández trasluce un intento de tomar impulso político en un momento delicado para el gabinete que lidera. «No pienso desistir de tomar una y otra vez la iniciativa para impulsar el entendimiento», apunta. Y apostilla: «No voy a ser yo quien tire la toalla, ni renuncio a un gobierno progresista en Gijón ni cometeré la irresponsabilidad de promover el desencuentro de la izquierda en Asturias para allanarle el camino al Partido Popular y a Foro».

Primera reacción crítica de IU

Pero las intenciones del presidente se topan con la dura realidad de sus potenciales aliados, Podemos e IU. En una primera lectura del documento, la coalición ve «decepcionante» la oferta, escasa de contenidos y poco ambiciosa, sin posición política comprometida.

Fotos

Vídeos