Fernández promete no tirar la toalla para lograr un pacto con Podemos e IU

Javier Fernández, ayer, en Grandas de Salime. / DAMIÁN ARIENZA

El presidente cree que «lo normal» sería que los tres partidos sumasen fuerzas en la Junta, aunque precisa que el desenlace «ya no está en manos del Gobierno»

J. M. P. GRANDAS DE SALIME.

El presidente del Principado, Javier Fernández, afirmó ayer que sigue viendo posible un pacto de izquierdas entre PSOE, Podemos e IU en la Junta General del Principado y que no piensa tirar la toalla para conseguirlo, aunque admitió que el desenlace de los acontecimientos no está en su mano sino en la actitud de las otras dos formaciones políticas, hasta ahora reticentes a ese posible entendimiento.

«Si hay 28 diputados de izquierdas en la Cámara regional, lo normal es que esa mayoría política se transformase en una mayoría parlamentaria, pero eso no depende de mí», indicó el jefe del Ejecutivo regional en declaraciones a los periodistas durante la visita que realizó ayer al Chao San Martín, una «joya arqueológica» del Occidente asturiano.

Tras asegurar que «en absoluto» piensa en tirar la toalla en la búsqueda de un acuerdo que dé estabilidad a su gabinete en la segunda mitad de la legislatura, el presidente apuntó que su oferta de diálogo solo ha tenido respuesta a través de los medios de comunicación pero que confía en recibir de Izquierda Unida y Podemos una réplica «con un carácter más elaborado y definitivo» en un futuro cercano.

Fernández fue claro a la hora de señalar que la pelota ya no está en el tejado del Ejecutivo, sino en el de Podemos e IU. «Eso ya no está en manos del Gobierno ni en las mías. Son ellos quienes deben decidir si van a atender o no la propuesta que les realicé», anotó.

Fernández también hizo referencia a los trabajos del grupo de expertos encargado de debatir sobre un nuevo modelo de financiación autonómica que asegure la sostenibilidad financiera de las comunidades autónomas, una cuestión en la que, recalcó, «Asturias se juega mucho».

Según el presidente del Principado, que evitó referirse a las críticas lanzadas por algún partido, caso del PP, al experto asturiano presente en el grupo, ahora son los políticos quienes tienen que analizar y estudiar la documentación disponible, admitiendo que va a ser una negociación «muy complicada» porque Asturias y el resto de comunidad se juegan mucho en el envite.

Matices y cambios

«Tenemos que, en lugar de hacer críticas a los expertos, analizar esos informes y esa propuesta para ver en qué medida podemos aceptarla, matizarla o cambiarla para que el nuevo sistema de financiación sea adecuado para mantener los servicios públicos», remarcó el jefe del Ejecutivo.

En cuanto a la situación interna del PSOE y la relación entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, puntualizó que primero hubo un congreso nacional y ahora están los cónclaves territoriales y que no ve «por qué hay que entrar en controversia entre unos y otros».

Fotos

Vídeos