Fernández: «Me siento en la obligación de respaldar la aplicación de la fuerza razonada de la justicia»

Javier Fernández, en el acto de apertura del año judicial en el que también participó el presidente del Tribunal Superior de Justica de Asturias, Ignacio Vidau. /PABLO LORENZANA.
Javier Fernández, en el acto de apertura del año judicial en el que también participó el presidente del Tribunal Superior de Justica de Asturias, Ignacio Vidau. / PABLO LORENZANA.

El presidente del Principado, con la Constitución en una apertura del año judicial centrada en Cataluña

DANIEL LUMBRERAS / EUROPA PRESS

Dejando aparte las cuestiones de la Justicia asturiana, el presidente del Principado, Javier Fernández, ha dedicado su intervención de hoy en la apertura del año judicial a la situación en Cataluña, alineándose con el Gobierno en la restauración del orden legal: "Me siento en la obligación de respaldar a quienes tienen la atribución de aplicar la fuerza razonada de la justicia para dar preferencia a la Constitución sobre cualquier norma incompatible con ella".

En un acto celebrado en el Palacio de Vadecarzana de Oviedo, Fernández reclamó una mayor iniciativa política con "respeto a las reglas del juego" y advirtió de que "las apelaciones huecas al diálogo son ejercicios inútiles de buenismo".

Ante la situación que vive Cataluña, Javier Fernández considera que "la política no puede conformarse con marcar el paso al compás de una instrucción judicial". "El terreno perdido por la omisión política no se ganará exclusivamente con la acción jurídica", advierte, apostando por un modelo federal que garantice que "la soberanía en España" sea "sujeto único, no múltiple".

"Y eso, quiero dejarlo muy claro, no sólo descarta la autodeterminación entendida como la decisión soberana en un acto expreso y único de una comunidad territorial sobre su propia forma política, sino también la alternativa confederal", ha remarcado.

Por su parte, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, Ignacio Vidau, lamentó que "algunos ponen en cuestión" la separación de poderes y, en el tricentenario de la Real audiencia asturiana, deseó que "dentro de otros tres siglos España continúe unida".

Al evento, que era también la apertura de la reunión de presidentes de Tribunales Superiores de Justicia de España, no acudió el presidente del Tribunal supremo, Carlos Lesmes, que a última hora decidió permanecer en Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos