La respuesta del Gobierno a la justicia belga: «España respeta escrupulosamente los convenios europeos e internacionales»

La juez Carmen Lamela.

Instituciones Penitenciarias remite un exhaustivo dossier de 15 páginas y fotografías garantizando que Puigdemont será tratado correctamente

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La justicia belga pidió explicaciones sobre cómo estaría Carles Puigdemont en una cárcel española y el Gobierno se deshizo en detalles. El Ejecutivo remitió a última hora de la tarde del jueves un exhaustivo dossier de 15 páginas, incluidas 18 fotografías del centro de Extremera, para garantizar que el expresidente será tratado correctamente y en el que Instituciones Penitenciarias respondió a las catorce preguntas hechas por las autoridades judiciales belgas.

Más información

“¿Las circunstancias de detención en esta cárcel son de conformidad con la Convención Europea de Derechos Humanos o con la jurisdicción del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y con las normas impuestas por, por ejemplo, las European Prison Rules o las reglas de organizaciones como, por ejemplo, el CPT (European Comittee for the Prevention of Torture)?”, preguntó Bélgica. “ Las circunstancias de su detención respetarían escrupulosamente los convenios Europeos e Internacionales suscritos por España”, respondió el Gobierno, que fue más allá y lanzó un reproche al huido: “Hay que significar, que la legislación vigente en España, es la misma que se aplica en Cataluña, comunidad autónoma que tiene transferidas las competencias ejecutivas en materia penitenciaria y que han sido gestionadas por el Gobierno del señor Puigdemont, hasta su destitución”.

Para el Ejecutivo, “no parece comprensible que se intente proyectar sospechas sobre las condiciones de internamiento en España, por personas que han gestionado las cárceles en Cataluña, con los mismos estándares legales y elementos materiales”.

Instituciones Penitenciarias, en respuesta a las demandas de información de Bélgica, llegó hasta el más mínimo detalle: “Madrid VII responde, en su diseño construcción y equipamiento al penitenciarismo más avanzado. El Centro inaugurado en el año 2008, obedece al diseño denominada ‘Centro tipo’ que admite una comparación ventajosa con los más avanzados de nuestro entorno. Está dotado de celdas amplias y luminosas (11 metros cuadrados), amplios talleres para la ocupación laboral de los internos, aulas para educación y de sectores equipados para la atención sanitaria de los internos, con atención médica las 24 horas en el Centro”. “La Administración Penitenciaria española está directamente supervisada por jueces de vigilancia penitenciaria, independientes, integrantes del poder judicial, con amplias facultades para corregir cualquier desviación o abuso que pudiera producirse”, se vio obligado a explicar el Gobierno.

“¿Cuáles son las dimensiones de la celda en la cual el (los) implicado(s) será(n) encerrados?”, inquirió Bruselas. “Todas las celdas residenciales del Centro Penitenciario de Estremera (Madrid VII) tienen una superficie de 11 metros cuadrados y están equipadas para ser ocupadas por 2 internos como máximo. Dentro de la celda tienen un inodoro y una ducha en un espacio con separación, que permite la intimidad del interno cuando realice su aseo personal como se puede apreciar en la imagen. La celda dispone también del mobiliario para dos personas y de las estanterías para guardar sus pertenencias. Dispone de conexión para televisión y elementos de comunicación con las oficinas de los funcionarios”, respondieron desde España.

Y así hasta la saciedad. Incluso hasta el punto de incluir fotografías de las salas de vis a vis, amén del comedor, celdas, vistas aéreas…

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos