La Fiscalía investiga a los jóvenes que se «mofaron» de Blanco en las redes sociales

Irene Carril y Pelayo Serantes, en la imagen que colgaron en Facebook ante el Ayuntamiento de Oviedo. / E. C.
Irene Carril y Pelayo Serantes, en la imagen que colgaron en Facebook ante el Ayuntamiento de Oviedo. / E. C.

El ministro del Interior rechaza en Gijón el comportamiento de Carril y Serantes y pide a la sociedad «recuperar el espíritu de Ermua»

CAROLINA GARCÍA GIJÓN.

La Fiscalía de Asturias investigará si los dos jóvenes que realizaron la foto con el gesto de una pistola apuntándose a la sien justo delante de la pancarta que recuerda los 20 años del asesinato del concejal popular Miguel Ángel Blanco colocada en el balcón del Ayuntamiento de Oviedo han incurrido en un delito. De ser así, Irene Carril y Pelayo Serantes, los jóvenes que se fotografiaron y colgaron la imagen en las redes sociales, podrían enfrentarse a penas por «delitos de odio, de menosprecio o humillación a las víctimas terroristas» por «mofarse» del edil de Ermua. La decisión de la Fiscalía no se conocerá por lo menos hasta dentro de seis meses.

Las pesquisas se centrarán ahora en determinar si su comportamiento es constitutivo o no de una infracción penal después de que ambos jóvenes tomaran la foto y la mostraran en sus cuentas de Facebook. No tardaron en recibir mensajes de repudia, lo que obligó a una de las protagonistas, a Irene Carril, a utilizar horas después la red social para pedir disculpas públicamente.

Desde el minuto uno, Nuevas Generaciones de Asturias condenaron la «mofa» de ambos jóvenes. Al rechazo se sumó ayer desde Gijón el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. «Si lo han hecho por hacer una broma, se trata de una broma de un pésimo gusto. Y si no ha sido una broma y lo que pretendían era otra cosa, significará algo más», sentenció en apoyo a la decisión de la Fiscalía de Asturias de iniciar de oficio una investigación. Al margen del resultado, su postura «es y será» la de «estar siempre del lado de las víctimas del terrorismo porque llevan una pena, una tristeza y sobre todo un dolor que no se le apartará durante toda su vida».

«Si es una broma, es de muy pésimo gusto y si pretendían otra cosa, siginificará algo más»

Cuando se cumplen dos décadas desde que una marea humana salió a la calle para decir 'basta ya' a la banda terrorista, el ministro pide recuperar «el espíritu de Ermua a toda costa. Las manos blancas dijeron que los vascos sí, pero la ETA no, y que ya estaba bien de asesinatos», recordó Zoido. «Ese espíritu y, sobre todo, el sufrimiento de tantas y tantas miles de víctimas del terrorismo no puede ser objeto ni siquiera de una broma de mal gusto», añadió.

Para ayudar a paliar el dolor de las familias reclama «justicia, verdad, memoria y, sin duda, un relato veraz». Y para evitar futuros comportamientos como los de Irene Carril y Pelayo Serantes en Oviedo, animó a los jóvenes «a que conozcan bien a todas las víctimas del terrorismo, que sepan lo que han pasado y sigue pasando, para que de esa forma no vuelvan a hacer una broma de ese mal gusto».

La polémica foto ante el Ayuntamiento de Oviedo no ha sido lo único que ha ensombrecido el homenaje al concejal asesinado. En Getafe (Madrid) aparecieron quemadas las fotos y las flores que adornaban la calle que lleva su nombre en el centro de la ciudad y que colocaron para recordar al concejal popular. En el pleno que se celebró ayer, la alcaldesa, Sara Hernández, condenó los «actos vandálicos», al igual que lo hizo el PP municipal que en su cuenta de twitter en la que, también a través de las redes, explicó que el recuerdo de Blanco «unió a todos» contra ETA.

Fotos

Vídeos