Garzón teme una rebelión en IU tras el rechazo en Asturias a la confluencia con Podemos

Ramón Argüelles conversa con el secretario de Organización de IU, Alejandro Suárez.
Ramón Argüelles conversa con el secretario de Organización de IU, Alejandro Suárez. / EFE

Argüelles considera que la coalición «sale reforzada» tras la consulta y los críticos le piden que «recomponga» su dirección regional

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

Siempre han dicho en clave interna en IU que cuando Asturias estornuda, el resto de España se constipa. Y no es baladí esta expresión, debido al peso que la región tiene en la coalición. No tanto por el número de militantes, sino porque es en la región donde Izquierda Unida logra históricamente sus mejores resultados. Y es por ello que el viernes, el número 35 de la calle Olimpo de Madrid se seguía con especial atención la consulta a la militancia de Asturias, en la que los afiliados debían elegir si IU debía mantener su identidad propia en las próximas elecciones autonómicas y locales o, por el contrario, si apostaba por la confluencia con Podemos. La militancia habló: el 95% dijo que 'sí' a la identidad propia. Un resultado que aleja la confluencia con la formación morada en Asturias.

En la sede federal de Izquierda Unida se esperaba que la militancia asturiana rechazara esa confluencia. No en vano fue en esta región donde más reparos se puso al acuerdo con Podemos a nivel nacional con el que ambas formaciones se presentaron conjuntamente a las elecciones generales. Pero lo que los dirigentes nacionales de la coalición no esperaban era un resultado tan abrumador. Desde la dirección federal el discurso oficial es el de no valorar los procesos internos que llevan a cabo sus federaciones: «Respetamos todas las opiniones expresadas por la militancia», es la respuesta dada ayer. Sin embargo, fuentes de la coalición afirmaron que el resultado de la consulta ha hecho saltar todas las alarmas. Alberto Garzón teme una rebelión de otras federaciones con importante peso en IU, como es Andalucía, la Comunidad Valenciana o Castilla y León.

El coordinador general cree que en estas federaciones, donde cada vez son más las voces que se oponen a la confluencia con Podemos, se lleven a cabo consultas con resultados similares a los de Asturias. En ese caso, su posición al frente de la coalición quedaría bastante debilitada. Cabe recordar que Alberto Garzón reconoció el pasado fin de semana que la confluencia con Podemos no logró los resultados que esperaba, puesto que ha restado presencia a IU, aunque sigue apostando por mantener este modelo en el futuro.

Mientras la dirección nacional teme una posible rebelión, en Asturias la consulta celebrada el viernes ha servido para «unir y hacer un partido más fuerte». Así lo aseguró ayer el coordinador regional de la coalición, Ramón Argüelles, quien insistió en que «este ejercicio ha valido para que conservemos nuestra propia identidad».

«Un terremoto»

En idénticos términos se posicionó el diputado regional Ovidio Zapico, representante de uno de los sectores que impulsó la celebración de la consulta. «Hemos salido más cohesionados y con un mensaje claro de que IU queremos para el futuro», dijo. El parlamentario asturiano considera que los resultados muestran que «una parte de la dirección no se manifestó por el 'sí'», en contra de lo que el 95% de los militantes hicieron «por lo que debe recomponer esa dirección en torno a lo que la militancia quiere». Zapico aclara que el liderazgo de Argüelles no se cuestiona, «pero como cuando ocurre un terremoto, las placas tectónicas que lo producen deben recomponerse».

El exdiputado y dirigente regional de IU, Ángel González, uno de los impulsores de la consulta y crítico con la confluencia con Podemos, afirmó ayer que la coalición «está hoy más unida que antes» y compartió con Zapico en la necesidad de que el coordinador regional «recomponga la dirección y en la que todos los sectores estén representados».

Más

Fotos

Vídeos