Gimena Llamedo se perfila como próxima secretaria de Organización de la FSA

Iván Fernández y Gimena Llamedo, el día de entrega de los avales en favor de Barbón. / ÁLEX PIÑA
Iván Fernández y Gimena Llamedo, el día de entrega de los avales en favor de Barbón. / ÁLEX PIÑA

Iván Fernández, de Corvera, opción para liderar el consejo de alcaldes; Roberto García Morís, Alejandro Calvo o Enrique Fernández apuntan a la ejecutiva

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

Resueltas las primarias con la elección de Adrián Barbón como secretario general de la FSA, todas las miradas se orientan ahora hacia el congreso que el partido celebrará entre el 30 de este mes y el 1 de octubre y que proclamará al nuevo líder y su dirección. La confección de la ejecutiva es el próximo paso y aunque los movimientos son aún incipientes y no hay nada cerrado, hay varios escenarios que tienen muchas opciones de cuajar. El principal, la posibilidad de que Gimena Llamedo sea la próxima secretaria de Organización y número dos de la federación asturiana.

Para el congreso quedan todavía diez días, así que el margen de maniobra de Barbón para confeccionar su equipo de trabajo es todavía muy amplio. Pero hay decisiones que en medios socialistas consultados por este periódico se dan como altamente probables. La de situar a Llamedo a los mandos de la secretaría de Organización, pieza clave en cualquier partido y singularmente en el PSOE, es una de ellas. Llamedo ha llevado las riendas de la campaña del político lavianés y goza de una alta consideración entre los 'sanchistas' asturianos por el desarrollo de la misma. Actualmente es directora de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo y uno de los pocos cargos del Ejecutivo regional que se significó en apoyo de Pedro Sánchez, primero, y ahora de Adrián Barbón. Por su perfil político y por la experiencia de estos últimos meses, en el nuevo PSOE se le considera la persona idónea para asumir una posición estratégica.

Otra de las personas relevantes en el equipo más cercano de trabajo de Barbón es Iván Fernández. Alcalde de Corvera, es uno de los más firmes apoyos de Pedro Sánchez ya desde los primeros momentos en que el político madrileño asomó al primer plano de la política. Las fuentes consultadas señalan que dado que también ejerce como secretario general de la agrupación socialista de Corvera, cargo al que no querría renunciar, no entraría en la ejecutiva para respetar el criterio de no asumir al mismo tiempo dos cargos orgánicos. Por eso una de las opciones que están sobre la mesa es que encabece el consejo de alcaldes y portavoces en la oposición que se va a crear en la Federación Socialista Asturiana, atendiendo a la voluntad de potenciar el espíritu municipalista del partido. En el seno del PSOE regional se asume que el partido ha perdido pulso sobre el territorio y eso es algo que se quiere corregir. También se busca dar un apoyo directo desde Oviedo a la labor que las distintas corporaciones y grupos municipales desarrollan por todo el territorio asturiano.

Son, por otro lado, varios los nombres de peso dentro del 'sanchismo' asturiano que apuntan como incorporaciones a la nueva ejecutiva. Todos ellos activos apoyos de Barbón en esta campaña de primarias y defensores de Pedro Sánchez en el proceso federal. Se trata, entre otros, del actual alcalde de San Martín del Rey Aurelio, Enrique Fernández; del secretario general del PSOE de Siero, Roberto García Morís; del portavoz municipal en Lena, Daniel Sánchez Bayón; o de Alejandro Calvo, gerente de la Sociedad de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado.

Juventud y experiencia

Todos ellos responden a un perfil similar: políticos jóvenes, con experiencia en la gestión en clave pública o interna y con elevada proyección futura. Cumplen, según las fuentes consultadas, el requisito de aportar aire fresco y capacidad política a una nueva ejecutiva que debe sustentar el cambio que ha representado el eje de la campaña de Barbón en estas primarias, como ya había hecho Sánchez previamente.

Toda la atención se centra ahora en el envite autonómico, en el congreso del que saldrá proclamado Barbón y su equipo, pero el proceso interno que viven los socialistas todavía no terminará aquí. Primero fue la cita federal, ahora la regional y después tocará el turno de los congresos locales. Será otra piedra de toque para el proyecto del nuevo secretario general. En su equipo se da por seguro que el mensaje de cambio que ha calado ahora tendrá continuidad en las citas municipales, con algunos puntos de interés.

Es el caso, por ejemplo, de Gijón, feudo del rival de Barbón en las urnas, José María Pérez, que preside la gestora que de forma interina aunque ya prolongada rige los destinos de la agrupación. También hay otra gestora, aunque acaba de dimitir, en Mieres.

Se da por sentado que el nuevo PSOE extenderá su influencia por una mayoría de agrupaciones, singularmente en las cuencas mineras, Siero u Oviedo, donde el triunfo en las primarias del pasado domingo fue arrollador. Más dudas hay sobre lo que ocurrirá en territorios como Avilés, Tineo o Navia, de momento contrarios a esta renovación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos