Mariano Marín, principal candidato para delegado de Gobierno

Gabino de Lorenzo dimite como Delegado del Gobierno en Asturias
Mariano Marín, presidente del PP gijonés

El presidente del PP de Gijón encabeza la lista de candidatos a delegado de Gobierno, en la que también se encuentran la exsenadora Dorinda García y el diputado nacional Ramón García Cañal

DANIEL FERNÁNDEZ / OCTAVIO VILLA / AGENCIAS

El presidente del Partido Popular de Gijón, Mariano Marín, es el principal candidato para relevar a Gabino de Lorenzo al frente de la Delegación de Gobierno, tras la dimisión, anoche, del exalcalde de Oviedo. Se espera que el nombramiento se produzca a lo largo de la mañana, tras la reunión del Consejo de Ministros, en el que se decidirá el sustituto de De Lorenzo.

El nombre del edil gijonés es el primero de una lista en la que también se encuentra la exsenadora Dorinda García. Ambos son los que más opciones tienen de ocupar el cargo vacante, aunque es el dirigente popular gijonés el que más gusta en la Moncloa. De Marín destacan la buena sintonía que mantiene tanto con la dirección regional –es uno de los hombres de confianza de Mercedes Fernández--, como con la nacional así como la labor realizada al frente del PP gijonés.

En la lista también aparecen otros nombres. Uno de ellos es el del diputado nacional Ramón García Cañal, muy valorado también por la dirección nacional del partido. También, aunque esta opción parece descartada, fueron valorados los nombres de Luis Venta Cueli, secretario general del PP, y de José Agustín Cuervas-Mons. Sin embargo, esta posibilidad parece haber quedado descartada, debido a que su nombramiento podría trastocar la labor del grupo parlamentario a un año de las elecciones autonómicas.

El Consejo de Ministros decidirá en su reunión de este viernes el nombramiento del nuevo Delegado del Gobierno en Asturias, tras la renuncia de Gabino de Lorenzo, que llevaba en el cargo desde 2012. Así lo ha confirmado, a preguntas de los periodistas, la presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, en los pasillos de la Junta General del Principado de Asturias (JGPA). Fernández no ha querido opinar sobre la dimisión de De Lorenzo y se ha remitido a las horas posteriores al nuevo nombramiento. Ha declinado así hacer de momento comentarios aún, «por economía procesal».

De Lorenzo hizo pública este jueves alrededor de las 23 horas una carta dirigida al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que decía que dejaba el cargo. «Setenta y cinco años es una buena edad para la jubilación y yo los he cumplido hace unos años», argumentaba en la breve misiva.

Antes de ser Delegado del Gobierno, De Lorenzo fue alcalde de Oviedo desde 1991 y la referencia del PP en Asturias. Gobernó con mayoría absoluta durante veinte años en el municipio asturiano. En 2011, con la irrupción de Foro Asturias, perdió esa mayoría absoluta y en 2012 dejó el cargo para ocupar el cargo que ahora ha abandonado.

Incluso en la junta local del PP de Oviedo el anuncio de Gabino de Lorenzo causó sorpresa. A muchos de sus principales militantes les sorprendió la noticia durante la cena del premio al Ovetense del Año. Los móviles comenzaron a sonar y la conmoción fue intensa.

Pese a la sorpresa causada en amplios ámbitos del partido en Asturias, no se olvida que en los últimos meses se había hablado, incluso, de dos ternas de candidatos que desde la dirección de la formación en la región se habrían remitido al Gobierno central para facilitar la designación de un nuevo delegado del Gobierno en el momento en el que Mariano Rajoy lo considerase oportuno.

Más información

El propio Gabino de Lorenzo había deslizado recientemente en varias ocasiones que el momento de su jubilación de la política se acercaba. Al cumplir los 75 años el pasado 14 de febrero los rumores se reforzaron en el sentido de que el relevo podría estar cercano, pero también se subrayaba, como explicación para la tardanza en un relevo que en el partido no eran pocos quienes consideraban cercano, que el Gobierno de Mariano Rajoy llevaba demasiados meses inmerso en el conflicto generado por el independentismo catalán y que, consecuentemente, trataba de mantener las problemáticas territoriales circunscritas a lo inevitable, postergando así decisiones que muchos daban por hechas hace no tanto.

«Gabino mira para Gabino»

Siempre controvertido en el PP, el que detentase en su momento un poder casi omnímodo en el seno de la formación popular en Asturias había visto en los últimos años cómo su estrella iba declinando. La situación judicial de íntimos colaboradores como Agustín Iglesias Caunedo (investigado en el ‘caso Pokemon’ y de Alberto Mortera, exedil de Urbanismo en el Ayuntamiento de Oviedo y exjefe de Gabinete de la Delegación del Gobierno, para el que la fiscalía pide siete años de inhabilitación por un delito de prevaricación continuada, contaminaron su imagen. Ya no acudía a los actos del partido más que en muy contadas ocasiones.

No todo era sorpresa anoche en el PP. El propio De Lorenzo le comentó días atrás a gente cercana que 75 años «ya están bien», y buenos conocedores del ya exdelegado anotaron: «Gabino mira para Gabino».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos