La Guardia Civil investiga también a los jóvenes que se «mofaron» de Blanco

Irene Carril y Pelayo Serantes, en la imagen que colgaron en Facebook ante el Ayuntamiento de Oviedo. / E. C.

Los agentes tomaron declaración el jueves a Irene Carril y a Pelayo Serantes y presentarán las diligencias al juzgado de la Audiencia Nacional

C. G. GIJÓN.

La Guardia Civil inició el mismo jueves la investigación para determinar si los dos jóvenes de Oviedo -Irene Carril y Pelayo Serantes- que realizaron la foto con el gesto de una pistola apuntándose a la sien justo delante de la pancarta que recuerda los 20 años del asesinato del concejal popular Miguel Ángel Blanco colocada en el balcón del Ayuntamiento de Oviedo, han cometido un delito. Las pesquisas se centrarán ahora, tras tomarles declaración en las dependencias del cuartel de El Rubín, en si con su comportamiento han incurrido en un delito de «descrédito, menosprecio o humillación a las víctimas del terrorismo o a sus familias». Nada más tener constancia de la imagen en las redes sociales, los agentes identificaron a los jóvenes -Irene Carril, de 20 años, y Pelayo Serantes de 26-. Ahora, el grupo de Información finalizará las diligencias para remitirlas al Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional.

La investigación de la Guardia Civil, explican desde la Comandancia de Oviedo, «se llevará a cabo sin perjuicio de las iniciadas por la Fiscalía» un día después de ellos y en las que el órgano judicial requirió además a la Benemérita para que iniciara una investigación. La Fiscalía de Asturias, por su parte, se centrará en determinar si han cometido «delitos de odio, de menosprecio o humillación a las víctimas terroristas».

Las reacciones de la Guardia Civil y de la Fiscalía conceden aún más peso al rechazo de la sociedad asturiana al comportamiento de ambos jóvenes. Instantes después de 'colgar' la foto en Facebook en la que se podía leer «saluda al cielo» comenzaron a recibir mensajes de repudia, lo que obligó a Irene Carril a utilizar horas después la misma red social para pedir disculpas públicamente. Habló en nombre de los dos. En su breve mensaje pedía disculpas por «el malentendido» de la foto. «Decimos malentendido porque no era nuestra intención hacer daño a nadie, no somos así. Estamos en contra de cualquier tipo de terrorismo», aseguró. En el texto reconoce que se trata de «un error enorme» y aseguró estar «muy arrepentidos», al tiempo que pidió a los internautas que «dejaran de enviarles mensajes y amenazas por privado».

De manera pública, fue Nuevas Generaciones del Partido Popular en Asturias el primero en condenar la «mofa sobre el concejal asesinado por ETA, Miguel Ángel Blanco» y animaron a la sociedad a condenar estas conductas, ya que «no podemos mirar para otro lado ni quedarnos callados ante este tipo de situaciones. Debemos ser conscientes de que fue la sociedad civil la que, pacíficamente, salió a la calle para decirle a este grupo terrorista: Basta ya».

Al rechazo se sumó el viernes desde Gijón el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. «Si lo han hecho por hacer una broma, se trata de una broma de un pésimo gusto. Y si no ha sido una broma y lo que pretendían era otra cosa, significará algo más», sentenció durante su visita a Gijón.

Fotos

Vídeos