«Me gustaría ver unido al PSOE antes de morir»

Ángeles Flórez Peón 'Maricuela', en el salón de su casa, en Gijón. / PALOMA UCHA
Ángeles Flórez Peón 'Maricuela', en el salón de su casa, en Gijón. / PALOMA UCHA

Ángeles Flórez Peón, 'Maricuela', última miliciana española: «La abstención en la investidura de Rajoy me afectó hasta a la salud. Fue un bochorno. Creo que fue una manipulación que llegó de Andalucía»

ANA MORIYÓN GIJÓN.

Con una dulzura encantadora y una lucidez envidiable para los cien años que cumplirá el próximo mes de noviembre, Ángeles Flórez Peón (Blimea, 1918) asegura que la abstención del PSOE en la investidura de Rajoy provocó un importante deterioro en su salud. Miliciana en la guerra civil, prisionera cuatro años y exiliada en Francia para salvar la vida, 'Maricuela' pide ahora «ver unido al PSOE antes de morir».

-El PSOE sufrió un duro golpe tras aquel cónclave en el que se forzó la dimisión de Pedro Sánchez para facilitar la investidura de Rajoy. ¿Recuerda aquellos días?

-Fue un bochorno imperdonable. Las personas que lo hicieron son amigos míos y no comprendo cómo pudieron hacer algo así. No se entiende. Creo que fue una manipulación que empezó por lo alto y, en mi opinión, que vino de Andalucía. No creo que el presidente de Asturias, al principio, pensara así. Fue vergonzoso.

-Las heridas siguen abiertas. ¿Será difícil pasar página?

-No nos queda más remedio, si queremos conseguir algo. Lo pasado, pasado está. Hay que seguir hacia adelante y si nos guardamos eso no avanzaremos nunca.

-¿Le duele ver al PSOE en esta situación?

-Con los años que tengo ya sé que no puedo aspirar a mucho, pero me gustaría ver unido al PSOE antes de morir. Sería para mí el mejor de los regalos. Sé que no soy nadie para pedir nada, pero lo pido en representación de muchas personas que pasaron por lo mismo que yo y que, por desgracia, no pueden estar aquí hoy.

-Javier Fernández no va a repetir como presidente. ¿Cómo valora su labor al frente del Principado y de la FSA?

-Cumplió siempre con su deber y es buena persona. Tuvo eso, que es muy grave, no sé lo que se le pasaría por la cabeza. Pero yo le aprecio mucho. Es la única pega que le pongo.

-Adrián Barbón fue su favorito para dirigir la FSA. ¿Lo es ahora como candidato a la Presidencia?

-Sí, también. Estuvo de alcalde y lo nombraron dos veces porque cumplió lo que prometió. Hay pruebas de que lo que promete, lo cumple. Me gusta como presidente.

-Vamos a hablar del PP. ¿Qué le parece Rajoy?

-Tiene la cara más dura que puede haber.

-¿Y Mercedes Fernández, la presidenta del PP asturiano?

-(Risas). Hace su política...

-¿Y el otro Pablo Iglesias, el de Podemos?

-Cuando creó Podemos, pensé: 'Llamándose así, seguro que estaremos unidos'. Luego le vi con el puño en alto diciendo que quería acabar con el PSOE y con el PP y ya vi que no era un demócrata. Y no se me olvida que por su culpa no tuvimos un Gobierno de izquierdas. Si de verdad hubiera mirado por el pueblo, se hubiera unido al PSOE y a los comunistas en su momento.

-¿Qué pasa que ahora la gente ya no se fía de ningún político?

-La gente está desilusionada.

-¿Por qué?

-Porque no cumplieron con su deber. Abandonaron a la clase obrera completamente.

-¿Todos?

-En general.

-¿También el PSOE?

-Claro. No crea que porque soy socialista voy a tapar nada. Yo soy muy franca. Hasta la salud me afectó cuando el PSOE se abstuvo en la investidura de Rajoy. Fue un palo muy duro. Con todo lo que sufrí y sobre todo con todo lo que vi sufrir no podía soportar que se permitiera eso. Dije entonces que si con mi voto iban a hacer eso, lucharía contra ellos. Y no lo dije para atacarles, sino para salvar al partido. Lo que quiero es que el PSOE esté unido y sea obrero. Como antes.

-Pero siempre se dice que ya no hay políticos como los de antes. ¿Eso es cierto?

-Sí. Entonces éramos más fuertes porque no teníamos nada que perder, y luchábamos.

-Preocupa mucho la situación de Cataluña. ¿Cómo se ha podido llegar a esta situación?

-Dos no riñen si uno no quiere.

-¿A qué se refiere?

-Se juntaron dos iguales y estalló. Si hubiera estado otra persona en el Gobierno central, por ejemplo Zapatero, habría negociado y no hubiera dicho 'no, no, no a todo'. Hay que perder en algo. Pero este tío (por Rajoy) solo sabe decir 'no, no y no'. Se cree el más fuerte, el más poderoso, el amo. ¿No ve cómo habla? Dice que salimos de la crisis y se queda tan tranquilo, pese a que la gente está trabajando diez horas por cuatro duros. Eso no es salir de la crisis.

-Puigdemont se ha ido a Bruselas, dice que está en el exilio. ¿Se puede comparar a la situación que usted vivió?

-Si está en el exilio será porque se ve en peligro. Pero no es comparable. Yo no huía de la cárcel, huía de la muerte.

-Hay otro tema preocupante: las pensiones.

-Eso es horrible. Yo les digo a los jóvenes que tienen que salir a la calle. Pero no, paso yo con casi cien años y, mientras, la gente mirándome desde el bar. No hay que pensar en uno mismo sino en el pueblo, en que podamos comer todos. Yo no lucho por mí. Mire la edad que tengo. Ni siquiera lucho por mis hijos que tienen pensión francesa. Estoy luchando por los que están mal. Esa es mi lucha. Siempre lo ha sido.

-Usted ha sido una luchadora desde la cuna...

-Pablo Iglesias era amigo de mi padre y me acuerdo cuando murió. Tendría yo unos siete años. Siempre tuve muy presente su ejemplo. Ahora dicen que me manipulan. ¿Manipularme a mí? Ni mis hijos. A mí lo único que me manipula es lo que vi sufrir. Fue horrible. Yo fui una privilegiada porque cuando estuve presa era soltera y no tenía hijos. Pero había madres que no podían ver a sus hijos. Había compañeras a las que vi salir para ser fusiladas. En nombre de todos los que murieron recojo todos los galardones que me han dado. Y por ellos pido al PSOE que nos unamos, de corazón, para defender a una España que está sufriendo. Lo pido de corazón.

Más entrevista

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos