Los diputados asturianos, con pocas deudas y propiedades

García Cañal declara el mayor pasivo, de un préstamo familiar, mientras que López Ares y Segundo González no tienen

Noelia A. Erausquin
NOELIA A. ERAUSQUINGijón

El silencioso cierre de filas con el que Podemos respondió a la polémica sobre la compra del chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero comienza a resquebrajarse. Las críticas internas afloraron ayer en un partido que desde su nacimiento ha predicado contra los excesos de los ricos y las estrecheces de los trabajadores. Un discurso que, para algunos, no cuadra con vivir en una casa de 260 metros cuadrados, edificada sobre una parcela de la sierra madrileña de más de 2.000 metros cuadrados y cuyo precio supera los 600.000 euros. Pero, en el caso de los diputados asturianos, ¿a cuánto ascienden sus préstamos hipotecarios? La Ley de Transparencia permite acceder a las declaraciones de ingresos, bienes y préstamos contraídos por los políticos a través de la página del Congreso de los Diputados.

Los diputados asturianos están poco endeudados, sobre todo, si la comparativa se realiza con la hipoteca suscrita por la pareja formada por Pablo Iglesias e Irene Montero. Como el resto de parlamentarios, los representantes de la comunidad tuvieron que presentar su declaración de bienes y rentas tras ser elegidos, un documento en el que dan cuenta de sus posesiones, pero también de su pasivo antes de tomar posesión de su cargo en la XII Legislatura.

Así, según estos documentos, el diputado del Principado más endeudado al inicio de la legislatura era el popular Ramón García Cañal, que registró un préstamo de 170.000 euros recibido de un familiar en 2003 y del que, en 2016, aún debía 120.000. Cierto es que también se trata de uno de los que más bienes declara: la mitad de una vivienda, dos plazas de garaje y un trastero, una plaza de la que es propietario al 100%, el 50% de un local y, procedentes de una herencia, el 16,6% de una casa en Villaviciosa, otra vivienda y otra plaza en Oviedo.

Los diputados asturianos en el Congreso

Ramón García Cañal (PP):
Es propietario de la mitad de un local y un piso, tres plazas de garaje y el 16,6% de otras dos viviendas.
Sofía Castañón (Unidos Podemos):
Posee la mitad de un piso, el 50% de una hipoteca de 48.000 euros y 7.150 euros en sus cuentas.
Isidro Martínez Oblanca (Foro Asturias):
Posee tres pisos, uno al 50%; una plaza de garaje, un trastero y, en marzo de 2017, compró un local.
Natalia González (PSOE):
Cuenta con un piso, al 50%, y un local, al 25%. Tiene la mitad de una hipoteca de 39.065 euros.
Segundo González (Unidos Podemos):
Tiene 11.126 euros en dos cuentas bancarias, un móvil valorado en 259 euros y un portátil.
Susana López-Ares (PP):
Tiene la mitad de dos pisos, un trastero y una plaza de garaje, además de un Jaguar, también al 50%.
Adriana Lastra (PSOE):
Declara un piso, un garaje, un trastero y un inmueble rústico, además de 66.000 euros de saldo.
Ignacio Prendes (Ciudadanos):
Sin piso. No declara propiedades inmobiliarias, pero sí dos coches y 14.158 euros en cuentas.

La siguiente con una deuda mayor es la parlamentaria de Podemos Sofía Castañón, que tiene un préstamo hipotecario de 48.000 euros suscrito con Liberbank en 2015 y del que, en 2016, quedaba por pagar prácticamente todo. Es propietaria de la mitad de un piso, del que solo declara que se encuentra en Asturias.

Isidro Martínez Oblanca es el único que, como Iglesias y Montero, ha modificado su declaración de bienes desde 2016. Lo hizo el año pasado para inscribir la compra de un local de 70 metros en régimen de gananciales y un préstamo con Liberbank de 25.000 euros. Además, expone que tiene dos pisos, de 75 y 120 metros, una plaza de garaje y un trastero, en régimen de gananciales, y la mitad de otro de 75 metros de una herencia.

El vicepresidente del Congreso y diputado de Ciudadanos, Ignacio Prendes, no declara ningún inmueble, aunque sí un préstamo personal de 16.000 euros de 2013 del que le quedaban por pagar 6.630 euros

La socialista Natalia González, que sustituyó el año pasado a Antonio Trevín, tiene un préstamo hipotecario al 50% de 39.000 euros, del que faltaban por pagar casi 6.000 cuando entró en el Congreso. Declara que cuenta con la mitad de la propiedad de un piso y el 25% de un local.

La vicesecretariageneral del PSOE, Adriana Lastra, tuvo un préstamo hipotecario de 100.000 euros suscrito con Liberbank en 2009, pero del que, en 2016, solo tenía pendientes de pago 71 euros. Cuenta con un piso, una plaza de garaje y un trastero en gananciales y un inmueble rústico fruto de una herencia.

Por otro lado, la popular Susana López Ares y el diputado de Podemos Segundo González no declaran deudas, aunque este último no tiene propiedades inmobiliarias y ella posee la mitad de un piso, un trastero y una plaza de garaje, además del 41% de otro piso por una herencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos