«El independentismo catalán me desagrada y me entristece»

Nicolás Redondo Terreros ve una «expresión de irracionalidad» en el devenir de los acontecimientos en Cataluña. / IÑAKI MARTÍNEZ
Nicolás Redondo Terreros ve una «expresión de irracionalidad» en el devenir de los acontecimientos en Cataluña. / IÑAKI MARTÍNEZ

«Pedro Sánchez y el PSOE están ahora, en estos momentos de crisis, donde tienen que estar, defendiendo la soberanía nacional y la Constitución»Nicolás Redondo Terreros Abogado y analista político

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

Confiesa que no echa de menos la política activa, pero sigue la actualidad con verdadera pasión, y en sus artículos y tertulias radiofónicas expresa ahora lo que piensa. Del tema catalán, Nicolas Redondo Terreros dice que le «desagrada» y le «entristece» al pensar en el proyecto «ilusionante» que supuso la Constitución de 1978. El abogado y analista político vasco opina que todo es «discutible» pero dentro del marco legal. Él defiende «ser siervo de la ley para no ser esclavo de las dictaduras».

-La primera pregunta no puede ser otra que la que se hace gran parte de la ciudadanía de este país. ¿Qué va a ocurrir en Cataluña y qué cree que debería ocurrir?

-Yo no hubiera querido nunca que ocurriera lo que está pasando. La expresión de irracionalidad, de fundamentalismo, de egoísmo de élites y de una parte de la sociedad catalana es inasumible para un proyecto común de sociedad civilizada y europea. Me desagrada y me entristece, porque empezamos un proyecto común muy ilusionante en 1978, que ha permitido que tengamos una línea de crecimiento, de bienestar y de democracia extraordinaria, aún con todos los problemas que tiene un país. Sin embargo, una vez más, esa élite catalana ha mostrado su peor cara, la de la insolidaridad y la de un complejo de superioridad que no sé de dónde les viene. A mí me gustaría que en un futuro próximo se imponga la razón y se pueda discutir dentro de la Constitución de 1978. Yo defiendo ser siervo de la ley para no ser esclavo de las dictaduras. Veremos a ver qué sucede.

«El presidente del Principado es un hombre de valía en el socialismo español»

-¿Cuál es el problema de fondo?, ¿Se está produciendo una revolución social?

-En cada país y dentro de cada zona de cada país se están vistiendo de forma diferente las consecuencias de la crisis económica mundial, de la revolución tecnológica. La elección de Trump, el poderío de Le Pen o el 'Brexit' forman parte de unos movimientos de las sociedades occidentales que muestran su disgusto o inquietud por lo que está sucediendo. En España, ese movimiento ha aparecido en forma del populista Podemos y el independentismo catalán. Los dos están de acuerdo en dinamitar el sistema de 1978.

-¿Cataluña influirá en el independentismo del País Vasco?

-El PNV ha visto que la relación pacífica con el Gobierno le es rentable. Nunca han tenido tanto poder y no creo que desaprovechen esta situación. Hombre, es verdad que siempre se miran de reojo, pero aparte de las bravatadas que puedan soltar el día de su fiesta, no darán muchos quebraderos de cabeza. Salvo si no aprueban los Presupuestos y nos vamos a elecciones anticipadas.

El retrato «de verdad»

-Y del resto del país, ¿Qué?, ¿Cómo ve la política española?

-Lo bueno de todo esto de las crisis y el independentismo catalán es que nos retratan a todos de verdad. Se puede discutir la situación del PSOE, pero el PSOE y Sánchez están ahora, en este momento de crisis, donde tienen que estar, defendiendo la Soberanía nacional y la Constitución de 1978. Y el Partido Popular también se va a colocar en una mejor posición en la que está, y los de Podemos acaban de hablar de pacto constituyente.

-¿Está al tanto de la situación del PSOE asturiano?

-Sé que ha habido unas primarias. Las primarias las carga el diablo. Son buenas si al acabar todo se olvida. No deben dar como resultado que el que gana, gana todo. Si no se entiende así, tiene mala papeleta. Los socialistas vascos hemos tenido una relación muy intensa con los socialistas asturianos, pero la vida interna del partido me interesa cada vez menos. Sí me gustaría decir que tengo un gran respeto por el presidente del Principado. Creo que es uno de los personajes que deberían ser referencia de comportamiento político. Es un hombre de valía en el socialismo español y este necesita gente de valía en estos momentos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos