Unos encapuchados intentan quemar dos lanchas de Vigilancia Aduanera en Algeciras

Una patrullera de la Guardia Civil. /A. Carrasco Ragel (Efe)
Una patrullera de la Guardia Civil. / A. Carrasco Ragel (Efe)

Irrumpieron en el lugar y consiguieron rociar con gasolina las embarcaciones

CECILIA CUERDOSevilla

La escalada de tensión en el Campo de Gibraltar (Cádiz) entre narcotraficantes y fuerzas de seguridad prosigue, y ahora un grupo de encapuchados ha intentado sabotear dos lanchas de Vigilancia Aduanera amarradas en el Puerto de Algeciras. Un vigilante de seguridad evitó que las quemaran. Horas antes, un agente de la Guardia Civil fuera de servicio fue apedreado al toparse con una banda de narcos en pleno alijo en la carretera en La Línea.

Fuentes policiales explicaron que el suceso se produjo a primera hora de la mañana, cuando al menos dos personas encapuchadas para evitar ser identificadas se acercaron a bordo de una embarcación a la parte del puerto algecireño donde reposan las lanchas de Guardia Civil o la Agencia Tributaria. Allí rociaron con gasolina ambas lanchas motoras, presentadas hace apenas una semana como parte del refuerzo del dispositivo contra el tráfico de drogas, y se disponían a quemarlas cuando fueron sorprendidos por el vigilante de seguridad de las instalaciones. Los encapuchados se dieron a la fuga, y según algunas fuentes, profirieron amenazas asegurando que volverían a intentarlo.

Desde las fuerzas de seguridad enmarcan este intento de boicot a la campaña de hostigamiento que sufren en los últimos tiempos, y que tuvo su culmen en el asalto de película que una veintena de personas realizaron al Hospital de La Línea para rescatar a un narco que había sido detenido en un control poco antes. Las lanchas que pretendían incendiar son dos embarcaciones semirrígidas de unos 12 metros de eslora que se incorporaron al dispositivo policial el pasado día 28 de febrero. Las lanchas Félix I y Félix II están dotadas con tres motores fueraborda que les permiten alcanzar unos 60 nudos por hora (unos 111 kilómetros hora), y se estrenaron al día siguiente con la incautación de un alijo de tabaco y la detención de cuatro narcos tras una persecución por alta mar. Según explicó durante su presentación el responsable de Vigilancia Aduanera, el objetivo es «igualar las fuerzas» con los narcos, confiando en que su incorporación supondrá «un importante punto de inflexión en las actuaciones contra el narcotráfico por la mayor versatilidad que aportan». Asimismo, Interior ha adelantado que trabaja ya en la reforma de la normativa para prohibir estas embarcaciones, de modo que puedan ser incautadas, incluso en tierra, con independencia si transportan o no alguna carga ilícita, tal y como solicitan los sindicatos policiales y las coordinadoras antidroga de la zona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos