Jaime Mayor Oreja: «Todo lo que sea ser más exigente con quienes asesinan me parece positivo»

Jaime Mayor Oreja: «Todo lo que sea ser más exigente con quienes matan y asesinan me parece positivo»
Jaime Mayor Oreja, ayer, en Oviedo. / MARIO ROJAS
Jaime Mayor Oreja, exministro del Interior

«ETA fue durante 40 años la vanguardia del nacionalismo, hoy lo es el plan Puigdemont»

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

La carrera política de Jaime Mayor Oreja es larga y prolífica, pero en el imaginario popular su nombre se asocia al cargo de ministro del Interior que ejerció entre 1996 y 2001. Alejado de la vida de partido, aunque continúa como militante del PP, ayer estuvo en Oviedo, invitado por la Asociación Club Torla, para participar en la charla-coloquio 'Crisis de valores en occidente: causas y alternativas'.

-¿A qué se refiere cuando habla de crisis de valores?

-A que seguimos sin diagnosticar la naturaleza de la crisis. Algunos han dicho que era política, otros que era económica, otros que era financiera... Y no solo es política, económica o financiera, sino que está en la persona, en la sociedad.

-¿Una crisis moral?

-Sí. Una crisis que se debe a una actitud personal de muchas décadas en las sociedades occidentales.

-Se dice que salimos de la crisis. ¿Solo de la económica?

-En la economía no es lo mismo fortaleza que crecimiento. Si creces desde el endeudamiento siempre estás obligado a crecer. La auténtica fortaleza de la economía es que creces cuando debes crecer. Pero considero que como esta crisis tiene una naturaleza moral, que está en la persona, aún no ha terminado.

-En esta sociedad vuelve a aflorar el debate sobre la prisión permanente revisable, al hilo de lo que acaba de suceder en Almería. ¿Le parece un instrumento válido?

-Me contradeciría a mí mismo si entrase en el tema de Almería.

-Pues desliguémoslo de eso. Como concepto general.

-Tiendo a creer que todo lo que fortalezca la ley es en general positivo.

-Hay partidos que piden derogarla.

-Estaré siempre en la dirección de todo lo que sea fortalecer la ley, el Estado de derecho, ser más exigente con quienes matan y asesinan. Lo que hace falta es que se haga en los márgenes de la ley. Y no tendría ningún sentido no dar el visto bueno a que esa formulación siguiese en pie. Frente a ETA, siempre creí que había una fórmula que no se había ensayado del todo en España: la ley, pero toda la ley. No hay que tener complejo por aplicar la ley.

-ETA ya no mata. La pregunta es: ¿qué ha quedado después?

-ETA, como organización, no existe. Como proyecto, es más inquietante que hace diez años. ETA es un proyecto de ruptura de España y cuando sucede lo que sucede hoy en Cataluña, el diagnóstico de lo que es el origen y la razón principal de ETA está ganando. Esa idea absurda de que hemos derrotado a ETA es una falacia. En términos de ruptura, el nacionalismo está avanzando en España.

-¿Se puede conectar, en clave política, ETA con el conflicto catalán?

-Evidentemente que sí. ETA, en un momento determinado, se dio cuenta de que había una reacción social como nunca se había producido en España y salta a la política. Y como sabe que no se puede romper España desde el País Vasco, da un salto inédito a Cataluña. Los acuerdos con el PNV en Estella-Lizarra, las conversaciones con ERC en Perpignan... Es el mismo proyecto. No hay tres movimientos nacionalistas, uno vasco, otro catalán y otro gallego. Hay uno. Cambia la vanguardia. Durante 40 años la vanguardia del proyecto nacionalista fue ETA. Luego fue el 'plan Ibarretxe' y ahora el 'plan Puigdemont'.

-¿Qué salida ve al tema catalán?

-No hay un tema catalán, hay un movimiento nacionalista que sigue en marcha. Hay que poner pie en pared y detener ese movimiento. Después de Cataluña, el movimiento nacionalista continuará, de otra manera. Con otra vanguardia. Tratarán de hacer legal lo que ayer era ilegal, los referendos dentro de la ley. España se puede romper a cámara rápida o a cámara lenta. ETA es la expresión de cómo hacerlo a cámara rápida. El 'plan Puigdemont' es la expresión de la ruptura con rebelión. Ahora viene otro modelo, legalizar los referendos. Y hay que decir que no se puede romper España ni a cámara rápida ni a cámara lenta. No deben tener ninguna esperanza.

-14 años del 11-M. Usted siempre ha dudado de la validez de la versión oficial.

-Siempre he dicho, lo dije en julio de 2004, después de que ganara Zapatero, que es evidente que ese atentado se hizo para cambiar el rumbo de España. No sabemos quién es el autor intelectual, pero es indudable que lo hubo. No me corresponde a mí determinar si fue un grupo terrorista u otra organización al estilo de un servicio secreto de un país exterior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos