«Javier Fernández está aislado y su proyecto acabado, no creo que termine la legislatura»

Daniel Ripa, secretario general de Podemos Asturias, en Oviedo.
Daniel Ripa, secretario general de Podemos Asturias, en Oviedo. / ÁLEX PIÑA

Daniel Ripa, Secretario general de Podemos Asturias: «No es cierto que haya que sentarse con el PSOE para aprobar iniciativas, ni tampoco que hacerlo sea garantía de que luego se cumplan»

ANA MORIYÓN OVIEDO.

Daniel Ripa (Jaca, 1982) secretario general de Podemos Asturias y diputado autonómico, afronta con optimismo el acercamiento que su formación está experimentando con IU para convertirse, según sus propias palabras, en una «alternativa de cambio». Tras un pacto inicial en relación a la comisión de las listas de espera, ambas formaciones se han citado para un primer encuentro en el que IU proyecta alcanzar acuerdos más ambiciosos, aunque Ripa aboga por ir poco a poco, como si fueran «una pareja que se está conociendo». Esto, sin ocultar su deseo de que pueda crearse a medio plazo un escenario de colaboración en el que ambas fuerzas se encuentren cómodas. Con el PSOE, sin embargo, Podemos no aspira a llegar a ningún sitio y ni siquiera ha respondido a Javier Fernández su oferta de diálogo. «No es creíble», sostiene Ripa, quien muestra además serias dudas de que el presidente sea capaz de acabar la legislatura. «Está aislado y su proyecto acabado».

Más

-¿Qué espera de ese primer encuentro con IU?

-Llevamos dos años siendo muy críticos con la estrategia de IU, que no compartíamos, especialmente con la de su portavoz parlamentario, Gaspar Llamazares, que apostó por entregar un cheque en blanco a la FSA. Pero en este momento vemos un giro positivo para construir una alternativa de cambio, porque IU se ha dado cuenta de que la FSA no tiene voluntad de cumplir con lo prometido. No obstante, entendemos que lo más honesto es ir poco a poco alcanzando acuerdos puntuales sobre medidas concretas.

«Podemos e IU somos como una pareja que se está conociendo y quiere ir poco a poco» «No vemos creíble que un Llamazares que dio la investidura al PSOE cambie su estrategia de un día para otro»

-Han empezado por un acuerdo en materia sanitaria, pero IU pide un diálogo más ambicioso.

-Ellos nos plantean un acuerdo más ambicioso, pero nosotros no vemos creíble que un Gaspar Llamazares que dió la investidura al PSOE cambie de un día para otro su estrategia. Creemos que para que este proceso sea creíble lo que toca ahora es ir tejiendo acuerdos concretos y, a partir de ahí, caminar con las luces de largo alcance.

-Da la sensación de que no se fían del todo del cambio de posición de IU...

-(Risas) La verdad es que nos lo dicen mucho en las redes sociales. Que no nos fiemos de Llamazares porque va a volver a pactar con la FSA.

-¿Y se fían o no?

-Me fío de que en IU hay buena voluntad. Pero que vayamos poco a poco no es porque no nos fiemos, es porque hemos pasado de tener estrategias muy diferentes a querer compartirlas y entendemos que esto tiene que ir cuajando poco a poco. Como una pareja que empieza.

-Explíquese.

-Podemos e IU somos como dos novios que empiezan y que quieren ir poco a poco. Primero iremos al cine, luego a tomar algo y ya veremos si más adelante nos vamos de vacaciones. Lo primero ha sido el acuerdo sobre las listas de espera, la próxima semana buscaremos más acuerdos y en septiembre ya veremos cómo se plasma todo esto en el Parlamento.

-¿Y en 2019 habrá boda?

-(Risas). No sé cual es el horizonte de IU, pero el nuestro es ser mucho más que Podemos en las elecciones de 2019. Pero no solo por la suma de partidos, sino de agentes y movimientos sociales, convirtiéndonos en un movimiento rebelde, insumiso, que cambie de verdad la forma de hacer política.

-La militancia de IU fue contundente en relación a mantener la identidad de la coalición en las próximas elecciones. ¿Les rompe eso un poco los esquemas?

-Entendemos que la fórmula de Unidos Podemos se da por agotada, pero eso no implica que renunciemos a buscar otras maneras de alcanzar acuerdos. Siempre hemos dicho que la solución para la confluencia no pasaba por externalizar la toma de decisiones en Madrid, porque ese es un atajo con las patas muy cortas y que teníamos que llegar a acuerdos aquí que nos permitieran seguir avanzando.

-¿Qué fórmula propone, entonces, de cara a las elecciones?

-La solución pasa por generar trabajo conjunto y confianza y llegar a un punto en el que las dos organizaciones estén cómodas. Yo creo que si hay voluntad política, se puede llegar a cualquier lado y así me gustaría que ocurriera. Pero creo que no nos debemos circunscribir al Parlamento, sino también alcanzar acuerdos a nivel local, buscar confluencias en situaciones y conflictos concretos, trabajar codo con codo en luchas comunes... Un proceso que sea exclusivamente parlamentario está bien, pero es insuficiente, aunque lograr acuerdos en el Parlamento ayuda a transmitir la sensación de que vamos en la línea correcta. Es lo que venimos defendiendo siempre y también lo que ha dicho públicamente Ramón Argüelles.

-¿La llegada de Argüelles a la dirección de IU ha facilitado las cosas?

-Hasta ahora IU mantenía una posición equidistante entre Podemos y PSOE. Algo que no entendíamos porque no se puede comparar a quien pretende una alternativa de cambio en la sociedad con quien lleva despilfarrando el dinero público y negando la corrupción durante 30 años. Ramón Argüelles se impuso en el proceso interno de IU con un discurso en el que presentó a Podemos como posible aliado, y no como enemigo, y yo creo que ha sido positivo. Celebro el giro, aunque somos conscientes de que la colaboración no va a ser fácil porque somos organizaciones muy vivas.

-Hace ahora un año, antes de la llegada de Ramón Argüelles, Llamazares ya proponía sentarse con ustedes para hablar de fiscalidad y se negaron. ¿No tienen la sensación de que han perdido un año para llegar a acuerdos con IU?

-No... Porque creo que ahora es la primera vez que IU hace una reflexión profunda y toma conciencia real de que el PSOE no tiene ningún interés en cumplir el acuerdo de investidura que ha firmado con ellos.

-No obstante, este noviazgo entre IU y Podemos nace con metas muy diferentes. Ante la oferta de diálogo de Javier Fernández ellos hablan de unir fuerzas para forzar al PSOE a que gire a la izquierda y ustedes de construir una alternativa al PSOE.

-El PSOE plantea un acuerdo de legislatura para llegar a grandes acuerdos de leyes que quiere aprobar e IU quiere que lleguemos a una serie de medidas en bloque para luego negociar con el PSOE con más fuerza y que las asuma. Nosotros creemos que eso es una fase que ha terminado. La fase de mirarnos como una fuerza subordinada del PSOE ya ha acabado. El PSOE no ha demostrado que sea una alternativa de cambio. Ni en la Junta, donde sistemáticamente ha bloqueado las medidas de regeneración democrática y medidas sociales, como luego en la connivencia con la corrupción, que se ve en el 'caso Villa', en el de El Musel y en otros muchos. Nosotros queremos liberarnos de todo eso. Creemos que puede haber una alternativa al PSOE y PP, que llevan años repartiéndose el poder en Asturias.

-¿El tiempo para negociar con Javier Fernández se ha acabado?

-Nosotros no hemos cesado en toda la legislatura de hacer ofrecimientos reales a Javier Fernández. Y, de hecho, en cuestiones concretas entendemos que sí hay cancha para llegar a acuerdos con el PSOE, igual que con el resto de los grupos de la Cámara. Pero esa idea que propone de un pacto global para no se sabe muy bien el qué, no.

-¿No se creen su oferta de diálogo?

-Ha tenido oportunidades múltiples de llegar a acuerdos y sistemáticamente ha votado en contra. Ahora lanza una oferta que no se corresponde con lo que ha hecho durante todo este tiempo en el Parlamento y, encima, lo hace el día que pacta con el PP la reforma de Sucesiones. De momento el único acuerdo estable que ha firmado es con el PP. Su ofrecimiento no es creíble y por eso hasta la fecha no hemos respondido.

-¿No lo van a hacer?

-(Silencio). Quizá IU pueda querer seguir intentando que el PSOE cumpla lo que ha incumplido durante todos estos años, pero nosotros creemos que si no lo ha querido hacer hasta el momento, tampoco lo hará ahora.

-Ustedes plantean crear una alternativa al PSOE, pero para eso necesitan más votos que los que suman Podemos e IU.

-Y de hecho llevamos dos años aprobando iniciativas, la gran mayoría, con la única oposición del PSOE.

-Pero hay algunas medidas, más de carácter de izquierda, que no contarán con el apoyo de las fuerzas de la derecha...

-Si son medidas concretas que solucionan los problemas de la ciudadanía no tienen por qué no salir adelante. Buscaremos los acuerdos de todos los partidos, como hemos hecho hasta ahora. No es cierto que haya que sentarse en un despacho con Javier Fernández para aprobar iniciativas, ni tampoco hacerlo es garantía de que luego las cumpla. Al contrario. Por eso no es prioritario para nosotros sentarnos a negociar con Fernández. Por eso y porque tenemos un gobierno que está en la fase de epílogo, que ya veremos si aguanta la legislatura.

-¿Piensa en una moción de censura?

-No. Mociones, el tiempo dirá si las hay o no. Estamos hablando de que es un presidente que, a día de hoy, no tiene ni siquiera el apoyo de su partido y ya veremos cómo acaba su mandato.

-¿Cree que dimitirá?

-Creo que está aislado y que su proyecto está acabado. Sabe que no tiene tiempo para hacer grandes cambios, que ha perdido apoyos dentro y fuera de su propio partido y que ahora tiene al PP que va a degüello. No tengo claro que aguante la legislatura. Veremos a ver qué pasa.

Fotos

Vídeos