Javier Fernández duda de la «verosimilitud» de las llamadas a la unidad de Pedro Sánchez

Javier Fernández, en una intervención en la Junta General. / EFE
Javier Fernández, en una intervención en la Junta General. / EFE

El presidente del Principado insiste en que «no veo demanda social» para la oficialidad del asturiano y defiende un PSOE «con un rumbo fijo en el centro izquierda»

D. F. GIJÓN.

Javier Fernández duda de que las llamadas a la unidad en el PSOE que viene haciendo su secretario general, Pedro Sánchez, sean sinceras. O al menos, no ve «verosimilitud» en ellas. Sobre todo tras el veto a la exministra Elena Valenciano para presidir el grupo socialista en el Parlamento Europeo. «No sé si son sinceros», dijo el presidente del Principado en una entrevista que publicó ayer 'El Mundo' y en la que reconoce que no «tengo previsto acudir» el próximo 17 de marzo a la escuela de buen gobierno que ha organizado la dirección federal del PSOE y en la que Fernández, según refleja el programa, está anunciado para impartir una 'masterclass' sobre la España autonómica.

Estas jornadas han sido convocadas por la dirección federal del partido para tratar de escenificar una unidad que, como se interpreta de las palabras de Javier Fernández en la entrevista publicada ayer por 'El Mundo', sigue siendo más de cartón que de piedra.

En ella, el presidente del Principado se muestra respetuoso con la línea política que ha marcado el secretario general, «que es el líder del partido y no voy a discutirlo», pero sí deja claro que no comparte algunas de las propuestas que impulsa la dirección federal. Ese es el caso del modelo de Estado plurinacional que propone Pedro Sánchez. «A mí no me gusta entregar palabras con contenido simbólico a los nacionalistas. Y pocas encierran tanta simbología como la palabra nación. De todas formas, la idea de España plurinacional no es nada», dice Javier en la entrevista. «No conozco ningún Estado federal que se defina como plurinacional. Ahora bien, el partido lo asumió en su congreso. Yo lo respeto, pero no lo comparto».

«Soy de manual antiguo»

También se mostró distante con el nuevo reglamento que aprobó el comité federal recientemente, en el que se refuerza el peso de la ejecutiva y de la militancia y lo pierden el comité federal, los secretario generales autonómicos y los barones territoriales. El presidente del Principado afirmó que «no es el modelo que yo propugnaba» y se mostró partidario de una «democracia representativa, dentro y fuera del partido» en lugar de una democracia directa. «Yo soy de manual antiguo», añadió.

Durante la entrevista, el jefe del Ejecutivo asturiano también fue cuestionado por la oficialidad del asturiano. Como ya hiciera en anteriores ocasiones, como en los plenos de la Junta General, Fernández insistió en su rechazo a esta posibilidad, pese a que «esa pulsión ha existido siempre en la FSA». Fernández defiende que lo «más adecuado» es el desarrollo de la Ley de Uso y Protección del asturiano. El presidente asturiano destaca que el PSOE plantea la oficialidad «y dice que no comportará ninguna imposición. Y yo lo creo». «Ahora bien -advierte-, que no haya imposiciones no quiere decir que no existan obligaciones. Y tiene un coste». Insiste el presidente del Principado en que «no veo» demanda social para la oficialidad del asturiano, pero «en todo caso se vería en unas elecciones si los partidos se presentan con ese programa».

En clave nacional, Javier Fernández también defiende que el PSOE «lleve un rumbo fijo en el centro izquierda, que es donde siempre ha tenido éxitos electorales» y que «la vocación mayoritaria» del Partido Socialista «debe hacer que no se escore. Debe competir por su izquierda con Podemos en igualdad y por su derecha, donde ahí pueden estar Ciudadanos y el PP, en eficiencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos