Javier Fernández ve otra rectificación del PSOE en la plurinacionalidad y aviva el debate interno

El presidente del Principado, Javier Fernández.
El presidente del Principado, Javier Fernández. / EFE

Celebra que esa tesis «pierda vigor»; la reflexión molesta a los 'sanchistas' y aunque Barbón «respeta» su opinión, matiza que en el partido las decisiones son «colectivas»

Andrés Suárez
ANDRÉS SUÁREZGijón

Bajan revueltas las aguas en el seno del PSOE asturiano, un partido que apenas ha digerido el resultado de las primarias para elegir a su secretario general y ya tiene la mirada puesta en las que habrán de designar al candidato al Principado en 2019. No hay un minuto para el respiro. Toda declaración se escruta con lupa, especialmente si viene de alguien como el presidente del Principado, Javier Fernández. Sus referencias a una «rectificación» de la nueva dirección de Pedro Sánchez en sus relaciones con el PP, el martes en Madrid, ya levantaron polvareda e irritaron a los 'sanchistas', que negaron su versión. Con matices, el episodio volvió a repetirse ayer, cuando Fernández apuntó la existencia de otro cambio de criterio de la organización, en este caso en relación con la plurinacionalidad, del que, como unos días atrás, también dijo sentirse satisfecho.

«Tengo la sensación, casi la certeza», reflexionó Fernández refiriéndose a la plurinacionalidad, una de las columnas del nuevo PSOE que quedó plasmada en el congreso que proclamó a Pedro Sánchez, «de que después de la crisis catalana ha quedado un tanto arrumbada». Fue más allá y remarcó que la plurinacionalidad «está perdiendo vigor» en la discusión interna y «yo me alegro, porque nunca me ha gustado entregar palabras de ese carácter a los nacionalistas».

Entiende Fernández, pues, que la plurinacionalidad de la que hizo bandera Sánchez ha perdido fuelle y que la posición del PSOE sobre el modelo de Estado se mantiene en los términos de la 'declaración de Granada', pactada cuando Alfredo Pérez Rubalcaba era secretario general y él, coordinador del consejo territorial. «La España plurinacional no es nada», apostilló en una entrevista en la Cadena Cope, «lo que me preocupa es cuando se habla de Estado plurinacional porque el Estado es otra cosa».

El presidente del Principado, por cierto, no modificó ni una coma de lo dicho en Madrid el pasado martes sobre una nueva posición del PSOE en sus relaciones con el PP y una «rectificación» desde el 'no es no' inicial de Sánchez a la posibilidad de alcanzar acuerdos en temas de calado. «Deben entenderse y creo que se están entendiendo», anotó pese a los reproches que desde la actual dirección le trasladaron tanto la vicesecretaria general, la asturiana Adriana Lastra, como la portavoz parlamentaria, Margarita Robles.

El proceder de Fernández molesta a los 'sanchistas', que creen que sus declaraciones sobre temas tan sensibles en clave interna no son casuales y buscan tensar la cuerda. Otra cosa es que, preguntado al respecto, el secretario general de la FSA, Adrián Barbón, evitase el choque bajo la premisa de que no comenta las opiniones del presidente, que dijo «respetar».

Pero dejó algún mensaje. Dijo que la FSA no es un oráculo que se dedique a interpretar las declaraciones de Fernández. Las enmarcó en la libertad de todos los integrantes del partido para dar su opinión, pero recalcó que, al final, las decisiones se toman «colectivamente», en los congresos. Y el mandato de los congresos -en el federal fue donde se consagró la idea de la plurinacionalidad- es «lo que ahora tenemos que desarrollar».

Junto a Barbón compareció el secretario general del grupo socialista en el Congreso, Rafael Simancas, que señaló que conceptos como «pluralidad o diversidad» son una realidad en la España de hoy. Y que se esforzó por dejar claro que el compromiso del PSOE y su dirección «con la unidad de España y la integridad territorial está acreditado».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos