«Espero y deseo que sea presidente», asegura Fernández sobre Barbón

«Espero y deseo que sea presidente», asegura Fernández sobre Barbón
Javier Fernández y Adrián Barbón se saludan en el último congreso de la FSA. / ÁLEX PIÑA

Podemos pone en el punto de mira al futuro candidato socialista, al que reprocha que no marque distancias con el PSOE clásico

A. SUÁREZ / D. FERNÁNDEZ OVIEDO.

De forma escueta, con apenas una frase, Javier Fernández se posicionó ayer sobre la candidatura de Adrián Barbón al Principado en las elecciones de la primavera de 2019, cuya confirmación solo está pendiente del trámite de los avales. «Es el candidato del PSOE, por tanto es el candidato de todos los socialistas; por eso mismo es mi candidato y espero y deseo que sea presidente», dijo el presidente del Principado a preguntas de los periodistas, en el transcurso de un acto en Avilés.

Es la primera reacción del jefe del Ejecutivo asturiano después de que el sábado se confirmase que la del político lavianés es la única candidatura que se ha presentado a las primarias para elegir el cabeza de cartel de los socialistas a la cita electoral del próximo ejercicio. Conocidas son las diferencias entre ambos dirigentes en el tormentoso proceso interno que ha vivido el PSOE en la etapa reciente, con Fernández respaldando a Susana Díaz y Barbón a Pedro Sánchez en las primarias por el liderazgo federal del partido en las que finalmente se impuso este último. Un viraje que luego tuvo su traslación autonómica con el acceso de Barbón a la secretaría general de la FSA, relevando precisamente a Fernández.

El salto de Barbón a la candidatura autonómica, solo pendiente del trámite de avales, cuya recogida está abierta hasta el próximo día 26, sacude el tablero político en la medida en que el discurso de la nueva dirección de la FSA se escora hacia la izquierda y agita ese espectro ideológico. Y mientras que IU ha recibido con buenos ojos la designación, al entender que con el ex alcalde de Laviana será más fácil que con Javier Fernández llegar a acuerdos en la Junta General, Podemos la ha encajado con escepticismo. Y, sostienen en algunos ámbitos de la formación morada, con cierto temor ante la posibilidad de que el nuevo discurso socialista pueda hacer mella en sus expectativas electorales.

«Parece que el concejal Barbón va a ser el único candidato», espeta Mercedes Fernández

De momento, la respuesta de Podemos a la candidatura de Barbón no ha sido precisamente entusiasta. En ese contexto se enmarcan las palabras del secretario general, Daniel Ripa, el domingo, y las de ayer del portavoz parlamentario, Emilio León. En ambos casos poniendo en duda que Barbón vaya a afrontar un giro real de su partido a posiciones diferentes a las del PSOE clásico.

León trasladó ese mensaje por la vía de afear a la nueva dirección de la FSA que secunde el mensaje de Javier Fernández y del Gobierno de que no hay margen para hacer nada en el caso de Duro Felguera, cuyos trabajadores sufren la amenaza de un expediente de regulación de empleo. Un ejemplo que lleva al partido morado a interpretar que el nuevo PSOE, en la práctica, presenta pocas diferencias con el 'viejo'.

«Tripartito radical»

Ese giro a la izquierda del PSOE de Barbón sí da margen a la derecha para intentar articular su discurso preelectoral, o al menos así lo entiende la presidenta del PP, Mercedes Fernández. Los populares han comenzado ya a articular su mensaje de precampaña, centrado en alertar de la formación de un «gobierno tripartito de la izquierda radical» en Asturias a partir de los comicios de 2019 que sume a los socialistas, Podemos e IU.

Ayer, preguntada por las primarias del PSOE al término de la reunión de portavoces de la Junta General, Fernández evitó pronunciarse en profundidad pero sí deslizó una idea que muchos entendieron en términos de menosprecio. «Parece que el concejal Barbón va a ser el único candidato», comentó.

Fuera del rifirrafe político, el anticipo de las primarias socialistas a la primavera y la única candidatura de Barbón despejan el horizonte preelectoral al partido. Que ahora tiene prácticamente un año de margen tanto para preparar el programa con el que el PSOE concurrirá a las urnas como para forjar un perfil 'presidenciable' del candidato, que hasta ahora ha estado más centrado en tareas internas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos