La Junta General urge una mayor subida de las pensiones en un pleno tenso y crispado

El grupo de pensionistas, en la sala desde donde los invitados siguen los plenos de la Junta General. A la derecha, los diputados de Podemos Enrique López y Lorena Gil, que les mostraron su respaldo. / PABLO LORENZANA
El grupo de pensionistas, en la sala desde donde los invitados siguen los plenos de la Junta General. A la derecha, los diputados de Podemos Enrique López y Lorena Gil, que les mostraron su respaldo. / PABLO LORENZANA

El descontento social por el «pírrico» incremento del 0,25% se traslada al Parlamento en un debate con reproches, abucheos y aviso de expulsión a los invitados por su actitud

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

El creciente descontento social por la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones llegó ayer al corazón de la Junta General. El Parlamento regional aprobó sendas iniciativas de Podemos e IU orientadas a reclamar una subida de la prestación mayor que la aprobada por el Gobierno central, del 0,25%, en un pleno bronco, plagado de reproches cruzados y con abucheos y algún que otro insulto que se escuchó desde la tribuna de invitados por parte de la veintena de pensionistas que seguían la sesión. Más allá del ruido, el debate evidenció la dificultad de que los partidos, en el ámbito nacional, se pongan de acuerdo a la hora de enfocar la sostenibilidad futura del sistema.

El desenlace del pleno fue un sinfín de votaciones cruzadas, con el PP alzando el 'no' en todos los casos, que desembocó en el emplazamiento al Gobierno central de una subida de las pensiones superior a ese 0,25% previsto, bien tomando como referencia el IPC, como reclamó Podemos, bien garantizando que su revalorización no implica una pérdida de poder adquisitivo, como defendió IU. Sobre la mesa se pusieron varias fórmulas, caso de un impuesto a la banca o la modificación de las cotizaciones de los salarios más elevados y de las empresas. La aprobación de las iniciativas tiene nulo efecto práctico pero una lectura política evidente.

El debate se caldeó desde el principio. El diputado de Podemos Enrique López fue durísimo al referirse al Gobierno de Mariano Rajoy. Habló de «estafa» y de «atraco» y acusó a los populares de «tratar a los ciudadanos como imbéciles». Descargó también parte de las culpas sobre el PSOE, aunque su intervención irritó a la bancada del PP y comenzaron los cruces de reproches de escaño a escaño.

El PP tampoco se mordió la lengua. La diputada Gloria García tomó la palabra a López y espetó: «No tratamos a los jubilados como imbéciles, pero tampoco los manipulamos». Sacó a colación Venezuela y la financiación de Podemos, acusó a sus responsables de querer «remover el avispero» y aseguró que el Gobierno sube las pensiones en la medida en que es posible y que ese incremento será superior en cuanto la recuperación lo permita.

La intervención de la diputada popular soliviantó a los pensionistas que seguían la sesión, que, entre abucheos, la tildaron a voz en grito de «sinvergüenza» y «caradura» y acabaron llevando a intervenir al presidente de la Junta, Pedro Sanjurjo. Este amenazó con expulsar a los invitados en caso de proseguir con esa actitud. No fue necesario porque, finiquitada la discusión de la iniciativa de Podemos y cuando se estaba debatiendo la de IU, los pensionistas abandonaron la sala.

Hubo ruido, mucho ruido en el debate. Tanto que resulta difícil atisbar un acuerdo político que asegure la sostenibilidad futura del sistema de pensiones. El portavoz de IU, Gaspar Llamazares, consideró «pírrica» la subida del 0,25% aprobada por el Gobierno de Rajoy, al que acusó de alentar los planes privados y favorecer un modelo público «pobre y asistencial».

Es necesario un gran acuerdo nacional «y ahí nos van a encontrar», anotó el diputado de Ciudadanos Armando Fernández Bartolomé. La portavoz de Foro, Cristina Coto, criticó la «demagogia» y el espíritu electoralista del discurso de Podemos y, como el partido naranja, rechazó que la solución al problema venga por la vía de las subidas fiscales. Y la socialista Margarita Vega afeó la intención «exhibicionista» de la formación morada con su iniciativa, que debe abordarse en el marco estatal por la vía, entre otras cosas, de movilizar ingresos «que den sostenibilidad al sistema».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos