«La FSA está en una línea de podemización que limita el margen de maniobra de Fernández»

Ignacio Prendes responde a una de las preguntas de la entrevista. / PALOMA UCHA
Ignacio Prendes responde a una de las preguntas de la entrevista. / PALOMA UCHA

Ignacio Prendes, vicepresidente del Congreso y diputado nacional de Ciudadanos: «Espero que lo que ha pasado ya con el cupo vasco no se extienda al resto de la negocación de la financiación autonómica, sería como la gangrena del sistema»

ANA MORIYÓN GIJÓN.

Vive a caballo entre Asturias y Madrid, con un ojo puesto en lo que se cuece en la Junta General y el otro en las Cortes, desde su posición de vicepresidente del Congreso. El diputado nacional de Ciudadanos por Asturias repasa la actualidad con la mirada ya en las próximas elecciones autonómicas, donde ve a su formación como ganadora, aunque, por ahora, rehuye hablar de su posible candidatura: «No toca aún».

-Fomento ha vuelto a cambiar el plan para la variante de Pajares. ¿Esta vez será el definitivo?

-Agradecemos la sonora rectificación del ministro porque la planificación anterior era un auténtico disparate. No se podía consentir una variante exclusivamente para pasajeros, con las mercancías condenadas a circular por la variante de Pajares. El problema es que ese disparate nos ha costado corregirlo un año y lo que hemos hecho es dar coartada a Fomento para retrasar toda la planificación del AVE en Asturias tres años más.

-¿Será una realidad en 2020?

-No. Ni siquiera Íñigo de la Serna lo garantiza porque habla de inauguración en pruebas para ese año. La entrada en servicio no se va a producir, en ningún caso, antes de 2021, y eso con mucha suerte, porque los plazos están ajustadísimos. Otra vez este cainismo de la política asturiana nos aboca a retrasos que se hubieran podido evitar si hubiéramos actuado de forma unívoca y conjunta. Se lo tenemos que agradecer a Francisco Álvarez-Cascos y a Mercedes Fernández. Esa es su gran obra.

-¿Debe Asturias actuar de forma unívoca y conjunta también en la negociación del modelo de financiación autonómica?

-Sería muy bueno un acuerdo político en Asturias, pero más importante que eso, fundamental para que sea justo, es que haya un acuerdo entre los grandes partidos. Entre PP, PSOE, Ciudadanos y, si puede ser, también Podemos. Si pensamos que esto de la financiación autonómica debe ser una suma de intereses territoriales, en la que cada uno defiende los suyos, el acuerdo será imposible o será desequilibrado, puesto que los territorios con mayor peso político serán los que acaben imponiendo sus criterios.

-¿Lo ve viable en esta legislatura?

-Hay que intentarlo, pero desde luego no ha sido un buen principio el acuerdo del cupo vasco. Un acuerdo injusto que complica y mucho esta negociación porque permite que la segunda comunidad en términos de renta per cápita en España no contribuya a la solidaridad territorial. El responsable ha sido el Gobierno de Mariano Rajoy, pero también todos los que votaron a favor: PSOE, Podemos y Foro incluidos. Aunque luego, en Asturias, se rasguen las vestiduras.

-¿Teme que en esta negociación se tomen medidas para satisfacer a los nacionalistas catalanes?

-No tiene por qué. Una cosa es que se corrijan los defectos para que se tengan en cuenta las singularidades de cada comunidad, tanto las de Asturias como las de otras autonomías, y otra cosa es dar satisfacción a reivindicaciones independentistas o de otro tipo.

-Está clara su postura, pero ¿teme que pueda ocurrir?

-Espero que lo que ha pasado ya con el cupo vasco no se extienda al resto de la negociación de la financiación autonómica porque entonces sería como la gangrena del sistema. Acabaríamos con un sistema de servicios públicos quebrado.

Dinámica del bipartidismo

-El PNV, pese a conseguir ya la actualización del cupo, condiciona ahora su apoyo a los presupuestos a la recuperación de la normalidad en Cataluña.

-Desgraciadamente, PP y PSOE siguen presos de esa dinámica del bipartidismo imperfecto que nos ha gobernado en los últimos treinta años y siguen entregando las decisiones estratégicas a partidos nacionalistas, como es el caso del PNV. Ni siquiera ese injusto cupo vasco que ha entregado Rajoy a los nacionalistas le ha servido para ganar el apoyo de este partido a los presupuestos. Ha quedado de manifiesto el malísimo negocio que ha hecho a costa de los dineros de todos. Esperamos que no se repita.

-Ustedes ya han llegado a un acuerdo para aprobar las cuentas. ¿Cuáles son sus líneas rojas?

-Nosotros hemos negociado e impuesto una serie de condiciones de política general para apoyar estos presupuestos. Hemos conseguido cosas muy importantes como la ampliación de permisos de paternidad, un complemento salarial para jóvenes, la bajada de impuestos a la clase media trabajadora y un compromiso de equiparación salarial de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y las policías autonómicas.

-El PSOE, sin embargo, se niega a sentarse a hablar.

-El PSOE comete una gran irresponsabilidad por su oposición frontal a los presupuestos, porque pide constantemente infraestructuras e inversiones que, si no tienen consignación presupuestaria, se quedan en nada. Un partido que tiene vocación de construcción, de desarrollo de políticas sociales, no puede renunciar a incorporarlas en el presupuesto.

-¿Habrá presupuesto u ocurrirá como en Asturias?

-Espero que lo haya y que no esté condicionado por un partido nacionalista.

-¿De quién fue la responsabilidad de lo ocurrido en Asturias?

-De quien tiene la responsabilidad de conseguir los votos para alcanzar la mayoría, que es el presidente Javier Fernández.

-En esta ocasión, el Principado no quiso negociar con las fuerzas de la derecha. ¿La renovación de la FSA ha sido determinante en esta decisión?

-Ha influido decisivamente. Tenemos a un presidente vigilado muy de cerca por la FSA, que está en una línea de podemización clara y evidente, y eso le ha recortado el margen de maniobra de forma clara. Es evidente. Y luego se ha comprometido a una búsqueda de pactos con lo que se llama 'la izquierda' que yo creo que en Asturias es un terreno muy difícil y complicado.

-¿A qué se refiere?

-La izquierda en Asturias se supone que es PSOE, Podemos e IU, pero lo cierto es que hay muchas izquierdas con proyectos muy diferentes y con propuestas divergentes. Están enfrentadas y tienen visiones muy distintas de lo que debe ser el futuro y el desarrollo de Asturias. Por eso pretender construir sobre eso una política presupuestaria, y una política autonómica en Asturias, me parece que es construir sobre arenas movedizas.

-¿Ve a Javier Fernández con ánimos de acabar la legislatura?

-Le veo con intención de acabar la legislatura, con ánimos, evidentemente, no.

«Nos vemos fuertes»

-¿Ciudadanos se ve ahora, tras el 21-D, más fuerte para las próximas elecciones?

-Los demás nos ven más fuertes, pero nosotros nos llevamos viendo fuertes mucho tiempo. El reto de España de los próximos años es acometer una reforma de nuestras instituciones sin rupturas, dentro del marco constitucional, para mejorar el proyecto común que es España, y ese reto yo creo que ahora mismo los ciudadanos lo identifican claramente con nosotros.

-¿Y en Asturias?

-La política autonómica de Asturias, probablemente más que en ningún otro sitio, está necesitada de un impulso reformista, y de salir un poco de los debates circulares de los que llevamos presos durante tantos años. Asturias es una región que necesita de una reforma sensata y de esa política de cambio que representa hoy Ciudadanos.

-¿Es el momento de volver a Asturias como candidato?

-No me he ido nunca.

-Como candidato del Principado, me refiero.

-No es el momento de hablar de candidatos. Los procesos de selección de este partido se hacen a través de primarias y llegarán en su momento. Pero yo no me he ido de Asturias, soy diputado por Asturias, mi primera obligación es defender los intereses de Asturias en Madrid y eso trato de hacer.

-Al menos, me dirá cuál es el objetivo que se ha marcado Ciudadanos para las próximas elecciones autonómicas. ¿Se han fijado un mínimo de diputados?

-El objetivo es que Ciudadanos gobierne en esta comunidad y en los principales ayuntamientos de Asturias. Es el objetivo que nos hemos marcado en este comité autonómico y es por lo que vamos a trabajar fuertemente.

-En las últimas elecciones locales, Ciudadanos presentó una decena de candidaturas. Parece que les queda mucho por hacer para su implantación a nivel local...

-Es cierto. Por eso estamos trabajando ahora en fortalecer las estructuras locales del partido, creando agrupaciones y delegaciones locales por toda Asturias. Nuestra vocación es presentarnos en la mayor parte de los municipios de la región para que la práctica totalidad de los asturianos pueda votar una candidatura de Ciudadanos en las próximas elecciones autonómicas y municipales.

Más entrevista

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos