De Lorenzo deja la Delegación de Gobierno al cumplir 75 años, «buena edad para la jubilación»

Gabino de Lorenzo, durante los actos del último Día de los Ángeles Custodios. /  Á. P.
Gabino de Lorenzo, durante los actos del último Día de los Ángeles Custodios. / Á. P.

Los populares asturianos reciben con sorpresa la decisión del delegado, que se define ante Mariano Rajoy como «jubilado y leal amigo»

O. VILLA / D. FERNÁNDEZ OVIEDO.

El delegado del Gobierno en Asturias durante los últimos seis años y dos meses, Gabino de Lorenzo, dimitió anoche de su cargo a través de una escueta carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que afirma que «setenta y cinco años es una buena edad para la jubilación y yo la he cumplido hace unos días» -concretamente, el 14 de febrero pasado-.

Por ello, afirma en la misiva que «dejo la responsabilidad de la Delegación del Gobierno en Asturias. Gracias por haberme dado la oportunidad de haber servido a mi país. Ha sido una gran experiencia». Y se despide: «Presidente, puedes contar siempre con este jubilado y leal amigo. Un fuerte abrazo».

«Es el más puro estilo de Gabino», afirmaba anoche, pasadas las once de la noche, un alto cargo público del partido al ser informado por este periódico de la noticia. Un concejal popular, por otra parte, anotaba minutos después de que «ahora mismo, esto es un hervidero. Nadie se lo esperaba», si bien es cierto que en los últimos meses se había especulado reiteradamente con un posible relevo en la Delegación del Gobierno de Asturias.

Incluso en la junta local del PP de Oviedo el anuncio de Gabino de Lorenzo causó sorpresa. A muchos de sus principales militantes les sorprendió la noticia durante la cena del premio al Ovetense del Año. Los móviles comenzaron a sonar y la conmoción fue intensa.

Pese a la sorpresa causada en amplios ámbitos del partido en Asturias, no se olvida que en los últimos meses se había hablado, incluso, de dos ternas de candidatos que desde la dirección de la formación en la región se habrían remitido al Gobierno central para facilitar la designación de un nuevo delegado del Gobierno en el momento en el que Mariano Rajoy lo considerase oportuno.

El propio Gabino de Lorenzo había deslizado recientemente en varias ocasiones que el momento de su jubilación de la política se acercaba. Al cumplir los 75 años el pasado 14 de febrero los rumores se reforzaron en el sentido de que el relevo podría estar cercano, pero también se subrayaba, como explicación para la tardanza en un relevo que en el partido no eran pocos quienes consideraban cercano, que el Gobierno de Mariano Rajoy llevaba demasiados meses inmerso en el conflicto generado por el independentismo catalán y que, consecuentemente, trataba de mantener las problemáticas territoriales circunscritas a lo inevitable, postergando así decisiones que muchos daban por hechas hace no tanto.

«Gabino mira para Gabino»

Siempre controvertido en el PP, el que detentase en su momento un poder casi omnímodo en el seno de la formación popular en Asturias había visto en los últimos años cómo su estrella iba declinando. La situación judicial de íntimos colaboradores como Agustín Iglesias Caunedo (investigado en el 'caso Pokemon' y de Alberto Mortera, exedil de Urbanismo en el Ayuntamiento de Oviedo y exjefe de Gabinete de la Delegación del Gobierno, para el que la fiscalía pide siete años de inhabilitación por un delito de prevaricación continuada, contaminaron su imagen. Ya no acudía a los actos del partido más que en muy contadas ocasiones.

No todo era sorpresa anoche en el PP. El propio De Lorenzo le comentó días atrás a gente cercana que 75 años «ya están bien», y buenos conocedores del ya exdelegado anotaron: «Gabino mira para Gabino».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos