Manuel Escudero: «Tenemos razones más que suficientes para decir no a los presupuestos»

Manuel Escudero, durante su intervención en la Casa del Pueblo de Gijón./Joaquín Pañeda
Manuel Escudero, durante su intervención en la Casa del Pueblo de Gijón. / Joaquín Pañeda

El secretario de Política Económica del PSOE acusa al Gobierno de «inflar» los ingresos en un proyecto económico que califica como «antisocial»

EUROPA PRESS

El secretario de Política Económica y Empleo del PSOE, Manuel Escudero, ha expresado este jueves en Gijón el rechazo de su partido a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) por «antisociales» y poco resolutivos, al tiempo que ha avanzado que la semana próxima presentarán una propuesta alternativa. «Tenemos razones más que suficientes para decir no a estos presupuestos», así lo ha asegurado Escudero en rueda de prensa en la Casa del Pueblo de Gijón, acompañado del secretario de Política Económica de la FSA-PSOE, Enrique Fernández, y por el secretario general del PSOE de Gijón, Iván Fernández Ardura.

Asimismo, ha incidido en que el presupuesto es una buena ocasión para que se conozca un poco más en detalle el proyecto del PSOE para España. Ha remarcado, a este respecto, que no cabe esperar del PSOE solo una posición, aunque razonada, negativa, sino también una positiva de lo que se puede hacer. «Tiene que haber una coherencia entre lo que criticamos y lo que proponemos», ha defendido sin querer adelantar nada sobre el proyecto alternativo socialista. Ha insistido, también, en que los PGE del Gobierno del PP se presentan «tarde», ya que serán solo para seis meses, y realmente son «escasamente fiables» porque el Ejecutivo central «infla» los ingresos, pone gastos «más o menos defendibles» aunque no lo son, a su juicio, pero luego al final, no los realiza, según el.

Más información

En cuanto a los PGE presentados por el Gobierno central en sí, ha aludido a una doble razón para rechazarlos y pedir su devolución. En primer lugar, porque dejan las cosas como están en España desde el punto de vista de crecimiento, y por los recortes en gasto social que afectan al Estado del Bienestar.

Por un lado, ha incidido en que no plantean bases sólidas de crecimiento para España. Según Escudero, la apuesta que hace el PP es «de carril», de una estructura productiva como la que se ha tenido siempre. Sin embargo, hacen falta, a su juicio, unas bases nuevas de crecimiento.

Ha señalado, entre otros datos, que para 2018 está previsto un 2,7 por ciento de crecimiento económico, del 2,5 en empleo y del 0,2 de la productividad. Es más, ha asegurado que el propio Gobierno reconoce que su planteamiento con respecto a las bases de crecimiento es que estas son «prácticamente inexistentes». En este punto, ha advertido de que sin productividad, difícilmente se podrá ganar en competitividad, y esta se basará en ajuste de costes pero no en calidad de lo que se produce.

Es por ello, que la partida de fomento del empleo, básica para el crecimiento económico, tiene crecimiento del 3,9 cuando mientras que el nominal de la economía va a ser del 4,2. Esto significa que la partida va a ir perdiendo peso en la economía, al estar por debajo del 4,2.

En cuanto a la partida para I+D+i, ha lamentado que está en niveles «bajísimos», mientras que en gasto real, de hecho, está por debajo de lo que se invertía en este ámbito en el año 2000. Incluso ha remarcado que año a año esta partida no solo no aumenta, sino que su grado de realización va descendiendo. En 2017, por ejemplo, fue solo de un 30 por ciento el nivel de ejecución, es decir, que de cada diez euros presupuestados, solo se ejecutaron tres.

Son por tanto, a su modo ver, unos presupuestos que no satisfacen. «Queremos una España productiva», ha reivindicado, antes de apostar por dar oportunidades a las clases medias y trabajadoras que se han visto «hundidas y estancadas» durante la crisis.

En segundo lugar, el PSOE se opone a los PGE porque «no son resolutivos» y, además, son «antisociales». El crecimiento del gasto social previsto es del 2,8, a lo que ha recalcado que cada vez se le da menos importancia en el presupuesto y en la renta nacional al gasto social.

Por otro lado, ha indicado que para aumentar el gasto público (38%) a niveles de otros páises europeos, se ha elaborado un plan de estabilidad que trae como consecuencia que el gasto social vaya bajando.

Esto, según Escudero, tiene consecuencias «gravísimas» desde el punto de vista el Estado del Bienestar, que se va «jibarizando» y que se ve en recortes educativos, con solo 50 millones de euros para becas o con grados de precarización «increíbles» del personal sanitario, con contratos de una semana. A esto a añadido el copago sanitario, que desde 2012 ha supuesto hasta 3.000 millones de euros de «factura privada» que han pagado los españoles.

Mención aparte ha hecho respecto a las ayudas a la dependencia, con un crecimiento previsto del 3,4 por ciento, por debajo del 4,2 nominal de la economía. El responsable del PSOE ha enfatizado que hay una cola de 100.000 pernas con derecho acreditado pero sin él concedido. De hecho, ha recriminado que cada año 100 personas mueren con este derecho reconocido y que no han llegado a tiempo a tenerlo.

También ha criticado los recortes en materia de vivienda y que la partida para prestaciones por desempleo haya descendido, además de que hay dos millones de parados de larga duración que no están recibiendo nada. Es más, ha señalado que la contribución del Estado al SEPE este año, por primera vez es de cero euros.

«Fraude y marginación» para Asturia

Enrique Fernández, por su parte, ha remarcado que lo extraño es que el PSOE dijera que sí a estos presupuestos, que suponen, según él, un «fraude y marginación» para Asturias, con tan solo 233 millones de euros para infraestructuras. Ha remarcado, sobre esto último, que en el último Gobierno de 2011 del PSOE se destinaron más de 500 millones de euros para infraestructuras en el Principado, y ahora menos del 50 por ciento. Una cifra que ha tildado de «rácana» para Asturias.

Asimismo, ha incidido en que el Gobierno central del PP pretende, con estos presupuestos, consolidar el «hachazo» a los fondos para la dependencia. A este respecto, ha remarcado que si en Asturias se va a continuar con las ayudas a la dependencia es por el «único y exclusivo» esfuerzo del Gobierno del Principado.

Ardura, por su lado, ha apuntado que Gijón sufre como Asturias un recortes de inversiones «muy notable». Para él, los PGE anticipan que los grandes proyectos en la ciudad que acumulan retrasos van a seguir ralentizados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos