«Si Manuel Llaneza viera y viviera esta situación no daría crédito»

«Si Manuel Llaneza viera y viviera esta situación no daría crédito»

UGT advierte de que el SOMA forma parte de su patrimonio y que únicamente se podrán marchar los afiliados a título personal

ANA MORIYÓN

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, no se anda con rodeos. Tras el rechazado de la asamblea del SOMA a la propuesta de integración planteada por la confederación nacional de FICA-UGT y su acuerdo por unanimidad de abandonar UGT, el máximo líder de esta central fue muy contundente. Advirtió esta mañana de que el SOMA “no se puede ir” porque forma parte del patrimonio de UGT, y añadió que los únicos que pueden marcharse, “cuando quieran”, son los afiliados “a título personal”. Álvarez entiende que el SOMA “nace en la UGT, se desarrolla en la UGT” y, al contrario que otras organizaciones adscritas recientemente al sindicato, no existe una cláusula que prevea una posible escisión. “Desde luego en UGT no se va a crear ninguna comisión de enlace para negociar nada que no sea quedarse en el sindicato. Que se les quite de la cabeza”, afirmó.

Más noticias

“Si Manuel Llaneza viera y viviera esta situación, yo creo que no daría crédito”, llegó a decir el secretario general en rueda de prensa, apelando a la figura del fundador de la organización sindical minera. Álvarez reconoció la idiosincrasia del SOMA y explicó que, precisamente por esta particularidad y su peso en Asturias, se ha decidido incorporar sus siglas. No obstante, se entiende que se refiere a su inclusión de la palabra SOMA en el logo, puesto que en la propuesta de integración no se recogía su incorporación en el nombre de la federación. “Vamos a incorporarlas yéndose unos cuantos o quedándose, porque las siglas son de la UGT, no son de nadie más que de la UGT”, incidió Álvarez. El líder sindical atribuyó la decisión del SOMA a una cuestión de “sillas” y no de “políticas” ya que, defendió, UGT ha mantenido siempre la misma postura que el SOMA en relación al carbón. “No aceptan que haya una mayoría en la organización que no sea la suya. Se podrán ir unos señores que decidan irse, pero el SOMA es patrimonio de UGT”, declaró Álvarez, quien además señaló que, a ojos de UGT, la asamblea celebrada ayer en la Casa del Pueblo de Mieres, y en la que participaron unas 400 personas, por es reglamentaria porque no ha sido convocada por el sindicato. “No se puede reunir uno en la plaza del pueblo con unos amigos y decidir que ponemos en jaque una organización que tiene más de cien años de existencia”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos