María Luisa Carcedo dirigirá el alto comisionado contra la pobreza infantil

María Luisa Carcedo dirigirá el alto comisionado contra la pobreza infantil

La asturiana es, junto a Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, una de las personas de mayor confianza de Sánchez

Andrés Suárez
ANDRÉS SUÁREZGijón

La asturiana María Luisa Carcedo, secretaria general del grupo socialista en el Senado y secretaria de Sanidad de la ejecutiva federal del PSOE, dirigirá el alto comisionado contra la pobreza infantil que dependerá directamente de la Presidencia del Gobierno y, por tanto, de Pedro Sánchez.

Carcedo es, junto a Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, una de las personas de mayor confianza de Sánchez. Será la encargada de poner en marcha este organismo de nueva creación, cuyo impulso es uno de los primeros compromisos que lanzó el nuevo presidente del Gobierno al llegar a la Moncloa.

Carcedo, de profesión médico, Pedro Sánchez le encargó la creación del Ingreso Mínimo Vital o renta básica cuando diseñó su ejecutiva el pasado mes de enero y fijó los diez acuerdos de país para tejer con colectivos sociales y presentarlos en su programa electoral.

Ha diseñado las políticas de familia en el último programa electoral del PSOE, desde su responsabilidad en Bienestar Social, primero, y ahora desde la Secretaría de Sanidad y Consumo, ha impulsado medidas como la nueva regulación de la eutanasia.

Tomará mañana posesión de su cargo esta histórica socialista asturiana (nacida en San Martín del Rey Aurelio), que apoyó a Sánchez en las últimas primarias y que actualmente, en su tercera legislatura consecutiva en el Senado, era secretaria general y portavoz adjunta del grupo en la Cámara Alta.

Carcedo ha defendido la aprobación de una Ley de Familias para adaptar la legislación a la realidad social actual de los distintos tipos de núcleos familiares y responder a sus problemas, como los que sufren los hogares con niños a cargo expuestos a un mayor riesgo de pobreza.

Con una dotación presupuestaria de 6.500 millones de euros al año, los socialistas propusieron en su programa la creación de un ingreso mínimo vital para unos 750.000 hogares sin ingresos, así como la extensión de la prestación por hijo a cargo para que llegue a todas las familias que se sitúan por debajo del umbral de la pobreza moderada.

Según ha declarado Carcedo, las políticas de familia e infancia no se pueden limitar a las prestaciones económicas, que son imprescindibles para satisfacer las necesidades básicas de una vida digna, sino que también requieren otro conjunto de medidas vinculadas a los servicios públicos, los modelos de convivencia y la conciliación de la vida familiar y laboral.

Senadora autonómica por Asturias, Carcedo es licenciada en Medicina y Cirugía. Ocupó puestos de responsabilidad en la administración de Sanidad de Asturias entre 1984 y 1991, fue diputada autonómica y consejera de Medio Ambiente y Turismo del Principado entre 1991 y 1995.

En 2011 presidió la Agencia Estatal de Evaluación de la Políticas Públicas y de Calidad de los Servicios, entidad que fue suprimida por el Gobierno del PP.

Tras el anuncio de la creación de el Alto Comisionado, las ONG de defensa de la infancia valoraron la decisión del nuevo Ejecutivo de situar este asunto en el centro de la agenda política.

Save the Children, Unicef y Plataforma de la Infancia destacan el acierto de que esa figura dependa de presidencia para que pueda coordinar mejor las medidas que podrían afectar a varios ministerios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos