Mariano Marín, nuevo delegado del Gobierno: «Afronto esta nueva etapa con ilusión»

Mariano Marín, nuevo delegado del Gobierno: «Afronto esta nueva etapa con ilusión»

Méndez de Vigo ensalza la labor de Gabino de Lorenzo, «un gran asturiano y gran ovetense», al hacer público la designación del hasta ahora concejal del Ayuntamiento de Gijón

DANIEL FERNÁNDEZ / ELCOMERCIO.ES

Mariano Marín acaba de ser nombrado delegado de Gobierno Asturias por el Consejo de Ministros, sustituyendo en el cargo a Gabino de Lorenzo, que presentó su dimisión a última hora de la noche. En declaraciones a ELCOMERCIO.es, las primeras tras ser nombrado por el Ejecutivo central, Mariano Marín ha afirmado que «afronto esta nueva etapa con ilusión».

El presidente del PP de Gijón y, hasta esta mañana concejal popular –presentó su dimisión minutos antes de ser nombrado por el Consejo de Ministros como delegado de Gobierno—agradece «la confianza» que en él ha depositado el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy.

Mariano Marín era el favorito por el Gobierno central para relevar a Gabino de Lorenzo. En la lista de posibles candidatos también se encontraba la exsenadora Dorinda García y el diputado nacional Ramón García Cañal. Finalmente, el Gobierno se ha decantado por el gijonés, un hombre que mantiene una buena sintonía con la dirección regional del PP –es uno de los hombres fuertes de Mercedes Fernández-, así como con la nacional. Mantiene una estrecha relación con el ministro de Fomento, Íñigo de la serna, fruto de las negociaciones llevadas a cabo para desbloquear el plan de vías de Gijón.

Sobre esas relaciones institucionales, el flamante delegado del Gobierno ha señalado que espera que sean «las más cordiales y fluidas posibles».

Agradecimiento a De Lorenzo

El nombramiento de Marín como nuevo delegado del Gobierno en Asturias lo ha hecho público el ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, durante la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Ejecutivo en la que también ha dedicado unas palabras de reconocimiento a De Lorenzo, «un gran asturiano y gran ovetense». Minutos antes de la comparecencia de Méndez de Vigo, se conocía la renuncia de Mariano Marín a su acta de concejal en el Ayuntamiento de Gijón, corporación a la que se sumó tras las últimas elecciones municipales de 2015, a las que concurrió como cabeza de lista del PP gijonés.

El relevo en la Delegación del Gobierno en Asturias tiene lugar cuando apenas se han cumplido doce horas de la dimisión de Gabino de Lorenzo, que al filo de las 23 horas de este jueves hacía pública una carta en la que comunicaba su decisión al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que afirma que «setenta y cinco años es una buena edad para la jubilación y yo los he cumplido hace unos años».

De Lorenzo fue alcalde de Oviedo desde 1991 y la referencia del PP en Asturias. Gobernó con mayoría absoluta durante veinte años en el municipio asturiano. En 2011, con la irrupción de Foro Asturias, perdió esa mayoría absoluta y en 2012 dejó el cargo para ocupar el cargo que ahora ha abandonado. Incluso en la junta local del PP de Oviedo el anuncio de Gabino de Lorenzo causó sorpresa. A muchos de sus principales militantes les sorprendió la noticia durante la cena del premio al Ovetense del Año. Los móviles comenzaron a sonar y la conmoción fue intensa.

Pese a la sorpresa causada en amplios ámbitos del partido en Asturias, no se olvida que en los últimos meses se había hablado, incluso, de dos ternas de candidatos que desde la dirección de la formación en la región se habrían remitido al Gobierno central para facilitar la designación de un nuevo delegado del Gobierno en el momento en el que Mariano Rajoy lo considerase oportuno.

El propio Gabino de Lorenzo había deslizado recientemente en varias ocasiones que el momento de su jubilación de la política se acercaba. Al cumplir los 75 años el pasado 14 de febrero los rumores se reforzaron en el sentido de que el relevo podría estar cercano, pero también se subrayaba, como explicación para la tardanza en un relevo que en el partido no eran pocos quienes consideraban cercano, que el Gobierno de Mariano Rajoy llevaba demasiados meses inmerso en el conflicto generado por el independentismo catalán y que, consecuentemente, trataba de mantener las problemáticas territoriales circunscritas a lo inevitable, postergando así decisiones que muchos daban por hechas hace no tanto.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos