«En un momento de vacío, el Rey se convirtió en referente»

Los asturianos presentes en los actos destacan el papel de Felipe VI y celebran la «masiva» presencia ciudadana y el apoyo a las instituciones

A. SUÁREZOVIEDO.

Dos cosas llamaron la atención de los asturianos que ayer participaron en los actos oficiales de celebración del 12 de octubre. Por un lado, la «masiva» presencia ciudadana en las calles y el «respaldo» expresado a las instituciones, en un momento marcado por la tensión asociada a la ofensiva independentista en Cataluña. Por otro, y también en directa relación con ese trasfondo político, el papel jugado por el rey Felipe VI en este difícil episodio. «En un momento de vacío y de necesidad de liderazgo se convirtió en referente del Estado», resumió Ignacio Prendes, diputado nacional de Ciudadanos y vicepresidente del Congreso.

Prendes fue uno de los asturianos que tomaron parte en los actos institucionales. También acudieron el presidente del Principado, Javier Fernández, y el de la Junta General, Pedro Sanjurjo. El senador socialista Vicente Álvarez Areces, Enrique Fernández-Miranda, el vocal del Consejo General del Poder Judicial Álvaro Cuesta, la ex ministra Matilde Fernández, el empresario Blas Herrero, el ex rector Rafael Puyol, el abogado Adolfo Menéndez, la escritora María Teresa Álvarez, el pintor Hugo Fontela o el periodista Diego Carcedo fueron otros nombres vinculados al Principado que se dejaron ver en Madrid. También acudieron el director de EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez, y el de la agencia Colpisa deVocento, el asturiano Alfonso Aldeyturriaga. La presencia ciudadana en las calles durante el desfile sorprendió agradablemente a todos. Mostrando «cercanía y afecto» a las instituciones y sus representantes, anotó Prendes, que recordó escuchar gritos de «no estáis solos» en referencia al papel que las autoridades están jugando en el conflicto catalán.

Hubo múltiples referencias al papel que el Rey está desempeñando en esta crisis. Su actuación, el discurso de respuesta al reto secesionista, fue «el aldabonazo a partir del cual se pusieron en marcha el resto de actuaciones políticas y económicas», anotó Enrique Fernández-Miranda, un histórico del PP. «La gente estaba volcada con Felipe VI», añadió la presidenta de Foro, Cristina Coto.

La dirigente forista opinó que los actos de ayer expresaron un mensaje claro, «el apoyo de la sociedad española a nuestra monarquía parlamentaria y por ende a nuestro modelo de convivencia, como muestra inequívoca del rechazo a los golpistas que pretenden destruirlo y con ello nuestros derechos como españoles». Un término, el de «golpe de estado», que también utilizó Fernández-Miranda.

En el ambiente flotaba el debate catalán y la forma de enfocarlo. A ello se refirió Vicente Álvarez Areces, para quien ayer imperaba la sensación de que la respuesta del bloque constitucionalista, de amplia unidad y evitando las fisuras, ha provocado «satisfacción» tanto en la sociedad en su conjunto como dentro de las propias instituciones. El senador socialista reclamó «altura de miras» y «evitar el regate corto» para que las soluciones políticas que se puedan arbitrar en adelante, además de la fortaleza que exhibe el Estado de derecho, prosperen. En este punto, celebró la iniciativa del PSOE de abrir el debate sobre la reforma constitucional como punto de partida para apuntalar ese proceso.

«Satisfacción» expresó por su parte el presidente de la Junta General del Principado, para quien en Madrid se expresó «la voluntad de una sociedad que quiere vivir en paz y libertad» dentro de la Constitución, objeto hoy de cuestionamiento por parte de los independentistas.

Fotos

Vídeos